Monte Palatino: origenes de Roma

Monte Palatino (Roma)

Forma parte de una de las zonas mas antiguas de Roma en la que descansan siglos y siglos de historia. Ubicado entre el grandioso Coliseo y las eternas ruinas del Foro Romano, el Monte Palatino compone una estampa visual única que merece la pena recorrer sin prisas. ¿Te apetece conocerlo?

UN POCO DE HISTORIA

La colina Palatina es la mas céntrica de las siete colinas de Roma y en ella yacen siglos de historia de la ciudad. Sus apenas 51 metros de altitud atesoran el que parece ser el origen de Roma, habiendo encontrado restos arqueológicos que datan aproximadamente del 1000 a.C. Una aldea que formaba parte de la conocida como Roma Quadrata, que no era sino el conjunto de pueblos que habitaban las orillas del Tiber y de la cual hay datos inciertos sobre su origen. Cuenta la leyenda, que además, era en esta colina donde se encontraba la cueva en la que habitaba Luperca, la loba que amamantó y mantuvo con vida a Rómulo y Remo hasta que Fáustulo y su esposa Aca Larentia encontraron a los niños. Con el paso de los años y conocedores de su origen, los gemelos Rómulo y Remo regresaron a su ciudad natal en busca de venganza contra su tío abuelo, que había destronado al que era su abuelo. Dándole muerte, este, en agradecimiento, les concedió territorios en el Lacio, donde ambos fundarían la ciudad de Roma. Sin embargo, al no ponerse de acuerdo sobre el lugar exacto donde se debería fundar, dejaron la decisión en manos de los dioses. Así, mientras Rómulo apostaba por el Monte Palatino como lugar idóneo, Remo aguardaba en lo alto del Monte Aventino esperando ver mas aves que su hermano como símbolo de buen augurio. Eufórico al ver seis enormes buitres sobrevolando el Aventino, Remo echó a correr en busca de su hermano para demostrarle que tenía razón, pero al acercarse hacia el Monte Palatino, donde Rómulo aguardaba, observó como doce pajaros se acercaron hasta lo alto de la colina, dando como vencedor a este último. Sin pensarlo, y sin esperar la llegada de Remo, Rómulo trazó con un arado los limites de la nueva ciudad, amenazando con matar a cualquiera que los traspasase. Pero el osado Remo, enfadado, hizo caso omiso y su hermano no dudó en acabar con su vida. Arrepentido de sus actos, decidió enterrar a su hermano en la cima de la Colina Palatina, dándole ademas a la ciudad el nombre de Roma, en honor a su hermano.

Tiempo después, durante la época de la República (509 a.C – 27 a.C), el Monte Palatino se convirtió en residencia de gente pudiente de la ciudad de Roma, algo que podemos constatar a día de hoy.

Monte Palatino (Roma)

VISITANDO EL PALATINO

El Monte Palatino se encuentra ubicado entre el Coliseo, el Foro Romano y el Circo Máximo, y constituye la entrada perfecta desde lo alto en la Antigua Roma. En realidad es en sí un museo al aire libre que nos adentra en la historia de la ciudad. Paseando entre sus jardines, van surgiendo los restos de siglos y siglos de historia que permanece aún viva entre el susurro de sus visitantes. Son muchos los tesoros que podemos ir encontrando a lo largo del recorrido, aunque entre ellos, destacan algunos como la Domus Flavia. Un palacio construido en el 81 a.C. como residencia del emperador, que en realidad solo era la parte pública del inmenso Palacio de Domiciano, que abarcaba esta parte pública, otra privada (la Domus Augustana) y el Stadio Palatino. Un palacio que sirvió de residencia para los distintos emperadores que fueron tomando cargo a lo largo de los siguientes 300 años y que hoy podemos hacernos una idea de su grandeza.

Sin salir de lo que fue el Palacio de Domiciano, merece también una visita el pequeño pero bien conservado Stadio Palatino (también conocido como el Hipódromo Palatino). Un pequeño estadio con forma de circo romano, del que se desconoce a ciencia cierta su utilidad, ya que las dimensiones no eran lo suficientemente grandes como para realizar carreras de carros, por lo que podría haber sido construido como un simple jardín. Lo cierto es que resulta de gran belleza por los restos que aún siguen presentes.

Cerca de allí, podemos encontrar los restos de la Casa de Livia (siglo I a.C.), los mejor conservados de todo el Palatino. En ella podemos observar desde fuera los restos de los mosaicos y frescos que adornaban la casa de la que fuera esposa del primer emperador romano, Augusto. Una casa que, a pesar de su pobre fachada, merece la pena acercarse sin pasarla por alto. Junto a ella, yacen los restos de la Cabaña de Rómulo, así como el que posiblemente sea el primer jardín botánico del que se tiene constancia en Europa, los Jardines Farnesianos.

Con el Foro Romano aguardando nuestra llegada, no podemos irnos del Monte Palatino sin antes haber pasado por la Casa de Augusto, en la que, al igual que en la Casa de Livia, se conservan todavía hoy algunos de sus frescos y mosaicos en sus paredes, ni tampoco del Museo Palatino, en el que encontramos una gran colección de los frescos, esculturas y otros objetos que se han ido encontrando en las excavaciones llevadas a cabo en el Palatino.

Se nos quedan cosas en el tintero. La Domus Severiana (visible desde el Circo Máximo), el Acueducto de Claudio, el Templo Magna Mater o el espectacular Criptoportico Neroniano entre otros, pero lo cierto es que todo el Palatino en si, conserva un sin fin de rincones de interés que merece la pena visitar.

ALREDEDORES

Como ya he mencionado, el Monte Palatino se encuentra ubicado entre el Coliseo, el Foro Romano y el Circo Máximo, y la entrada incluye la visita tanto al Coliseo como al Foro Romano. Cerca de la salida del Foro, nos encontramos con los Foros Imperiales (no incluidos en la entrada pero visibles desde fuera), la bella Piazza Campidoglio con sus interesantísimos Museos Capitolinos, y un poquito mas adelante el imponente Monumento a Vittorio Emanuele II, cuyo pequeño museo es visitable de manera gratuita.

Aunque un poco mas alejado de las diferentes salidas del Palatino, puede ser una buena opción acercarse hasta el Circo Máximo para hacerse una idea de la grandeza del estadio donde se llevaban a cabo las carreras de carros, así como muy cerquita de allí, visitar la misteriosa Bocca de la Verita en la pequeña iglesia de Santa María in Cosmedin, y los templos de Vesta y Fortuna Virilis pegados a esta.

Monte Palatino (Roma)

HORARIOS Y PRECIO

Enero 2 – Febrero 15:  8.30 am – 4.30 pm.
Febrero 16 – Marzo 15:  8.30 am – 5.00 pm.
Marzo 16 – último sábado de Marzo:  8.30 am – 5.30 pm.
Ultimo domingo de Marzo – Agosto 31:  8.30 am – 7.15 pm.
Septiembre 1 – Septiembre 30:  8.30 am – 7.00 pm.
Octubre 1 – último sábado de Octubre:  8.30 am – 6.30 pm.
Ultimo domingo de Octubre – Diciembre 31:  8.30 am – 4.30 pm.

Cerrado: Enero 1, Diciembre 25

Última admisión 1 hora antes del cierre.

Precios:

La entrada al Monte Palatino incluye la visita al Coliseo y al Foro Romano, por lo que es recomendable adquirir la entrada en la taquilla del Monte Palatino para evitar las colas del Coliseo. Con la entrada en la mano se puede hacer el recorrido de las tres zonas en el orden deseado. Los precios pueden variar dependiendo del pase que se adquiera para visitar el Coliseo (incluyendo subterraneos, tercer anillo, visita guiada…).

Por lo general:
Entrada normal – € 16,50
Entrada reducida – € 12,00

El pack se incluye también en el Roma Pass.

Monte Palatino (Roma)

MIS IMPRESIONES

Es quizá el gran desconocido del conjunto que forma junto al Coliseo y el Foro Romano, pero no por ello carece de interés ni belleza. Si bien es cierto que no encontramos toda la información necesaria tanto dentro del recinto como en las guías, merece la pena hacer el esfuerzo de conocer cada uno de sus rincones antes de adentrarnos en la joya de la Antigua Roma: el Foro. Un amplio pasadizo en forma de L  nos acerca hasta algunas de las mayores joyas que atesora el Palatino. Es el Criptoportico Neroniano. Un momento en el que se empieza a palpar la historia que yace bajo nuestros pies y ante nuestros ojos, dotando al lugar de un manto invisible pero sagrado. El recorrido continua por zonas abiertas llenas de rincones imperecederos. Resulta increible ver como el paso del tiempo no ha impedido que algunas de sus paredes desaparezcan. Todo un lujo para los amantes de la historia y la arqueología, así como para aquellos que disfrutan simplemente observando la belleza del lugar. Resulta casi imprescindible hacer un alto en el camino en el Museo Palatino para conocer un poco más. El Foro nos espera ladera abajo y no le podemos defraudar, pero todo llegará. Es tiempo de disfrutar de lo que el Palatino tiene para dar.

About these ads

Una respuesta a “Monte Palatino: origenes de Roma

  1. Pingback: Monte Palatino: origenes de Roma | Mundo Cl&aac...·

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s