Paseo de Francia: un paseo junto al Urumea (San Sebastián)

Paseo de Francia (San Sebastián)

Los paseos de La Concha y Ondarreta, el Paseo Nuevo o el Paseo del Peine del Viento son algunos de los recorridos más bonitos y conocidos de San Sebastián. Son paseos que transcurren junto al mar y merece la pena caminar por cualquiera de ellos y disfrutar de unas espléndidas vistas. Otra de las joyas se encuentra junto al Urumea, se trata del Paseo de Francia, un paseo romántico y señorial rodeado de verdes jardines y edificios palaciegos alineados junto al río. ¿Os apetece recorrerlo conmigo?

PASEO DE FRANCIA

Situado entre los puentes de Santa Catalina y María Cristina se encuentra el Paseo de Francia, un romántico recorrido que discurre paralelo al río Urumea. Un paseo ideal para recorrerlo a pie o en bicicleta, sentarse en un banco a leer un libro o simplemente disfrutar de las vistas contemplando el río llegando casi a su desembocadura o a las traineras que en ocasiones podemos ver entrenando en el mismo.

El Paseo de Francia cuenta con un espacio verde muy cuidado donde las palmeras, sus blancas fuentes Wallace (originarias de París y consideradas como unos de los símbolos de la capital francesa) y las siete grandes villas situadas frente al río Urumea, le confieren un aire señorial, romántico y relajado.

Paseo de Francia (San Sebastián)

RECORRIENDO EL PASEO

El Paseo de Francia comienza en la Plaza de Euskadi, junto al Puente de Santa Catalina (el puente más antiguo de San Sebastián) y el edificio de “La Equitativa”, para, tras recorrer en paralelo el río Urumea, finalizar junto a la Estación del Norte (estación de Renfe) y el puente de María Cristina.

“La Equitativa” es un edificio de estilo racionalista en su variante expresionista que ocupa un lugar privilegiado entre el Paseo de Ramón María Lilí, la Plaza de Euskadi y el Paseo de Colón. Fue proyectado en 1933 y es conocido con la denominación de una importante compañía de seguros, “La Equitativa”, que tuvo su sede en este edificio. El inmueble consta además de la planta baja con otras cinco plantas y retranqueo a lo que hay que sumar un levante posterior. Es un edificio que se caracteriza por el juego de volúmenes en los que se llega a perder la noción de los que son volados y de los que se encuentran dentro de la alineación del edificio.

En el comienzo del paseo se encuentra uno de sus elementos más destacados, las siete villas palaciegas que se alinean en paralelo junto al río. Se trata de un conjunto de edificios que fue construido entre 1926 y 1927 aprovechando el espacio ganado al río Urumea tras su canalización, una obra de ingeniería realizada entre 1920 y 1925. Este conjunto presenta una interesante variedad que recoge influencias de los hoteles franceses de estilo barroco del siglo XIX. El Paseo de Francia y estos siete edificios palaciegos fueron construidos entre los dos años ya citados.

Un parque en el conviven palmeras y tilos entre otras especies y unos jardines perfectamente cuidados donde destacan las fuentes Wallace, unas fuentes originarias de París que también podemos encontrar en ciudades como Barcelona, Ferrol, Burdeos, Nantes, Poitiers, Marsella, Lisboa, Río de Janeiro, Montreal o Quebec, nos acompaña a lo largo de todo el recorrido.

En el caso de las fuentes de San Sebastián se especula que fueron regaladas por un Lord inglés a esta ciudad para premiar su belleza, pero los datos reales se perdieron en el tiempo. Hubo un tiempo en que estas fuentes se encontraron en el Paseo de la Concha donde eran fuentes propiamente dichas. Del interior de la cúpula caía un chorrito de agua que la gente recogía con un vaso. Con las obras de remodelación de la playa llevadas a cabo a principios del siglo XX, las fuentes fueron trasladas a su ubicación actual en el Paseo de Francia aunque se quedaron desprovistas de su función principal: emanar agua. Si nos acercamos hasta ellas, podemos observar aparte de las carpas que coronan la cúpula y decoran su pedestal, algunas inscripciones como el año de su fabricación (1872) y el artista que diseñó el molde original (Charles Le Bourg), o la fundición en la que eran producidas en cadena, Val d’Osne.

En el tramo final del paseo (o comienzo si el recorrido se inicia desde el Puente de María Cristina) se encuentra la Estación del Norte (Estación de Renfe). Fue inaugurada el 15 de Agosto de 1864 siendo un edificio que presenta una arquitectura de influencia francesa. Entre los hechos más destacados cabe señalar la huida de la reina Isabel II al exilio francés en 1868 tras la Revolución de La Gloriosa. En 1881 se produjo la primera reforma a cargo de Biarez con la ampliación de los laterales, la creación de dos nuevos pabellones y la instalación de la marquesina metálica que cubre las vías. Esta marquesina fue realizada en los talleres de Gustave Eiffel, aunque probablemente no fuera el propio ingeniero francés el encargado de su diseño y construcción.

Finalmente, el recorrido termina en el Puente de María Cristina, puente que para mi gusto es el más bonito de todos los que cruzan el Urumea. Desde este punto las vistas hacia ambos lados del río y el resto de los puentes son una maravilla.

OTROS PASEOS JUNTO AL URUMEA

Además del Paseo de Francia otros paseos se encuentran situados en ambas orillas del Urumea. Junto al Puente de María Cristina y a continuación del Paseo de Francia se halla el Paseo del Urumea, un paseo tranquilo con arbolado, bancos y fuentes de agua potable. Pero ademas, cuatro son los paseos que bordean la otra orilla del río: el Paseo de Bizkaia y el Paseo del Arbol de Guernica situados en la zona de Amara, el largo y arbolado Paseo de los Fueros paralelo a la zona centro de la ciudad y el Paseo de la República Argentina donde se encuentran dos de los edificios donostiarras más emblemáticos, el Hotel María Cristina y el Teatro Victoria Eugenia.

Paseo de Francia (San Sebastián)

MIS IMPRESIONES

San Sebastián es una ciudad llena de encanto que ofrece muchas posibilidades para ser disfrutada. La mejor manera para descubrir todos estos rincones es caminando y sin duda el Paseo de Francia es uno de esos lugares que en mi opinión uno no debe perderse en una visita a la capital gipuzkoana.

El Paseo de Francia se encuentra muy próximo al Kursaal y a la zona centro de la ciudad. Es un paseo tranquilo y lleno de encanto que merece la pena recorrerlo despacio observando todos y cada uno de sus detalles además de disfrutar de las vistas sobre los puentes y la otra orilla del Urumea donde se encuentran algunos de sus edificios emblemáticos.

En definitiva, un paseo que nos permite descubrir la Donostia más romántica asomada al río Urumea.

¿Mas entradas sobre Gipuzkoa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s