Cristina Enea: el parque mas grande de San Sebastián

Parque de Cristina Enea

San Sebastián es sin duda, una de las ciudades más bonitas del mundo. Entre sus calles, atesora un sinfin de lugares con encanto ademas de sus conocidas playas, su bonito puerto, su casco antiguo, o los montes de Igueldo y Urgull. Un claro ejemplo es el Parque de Cristina Enea. Un lugar donde el verde es el protagonista y donde es todo un placer perderse. ¿Me acompañas?

EL PARQUE DE CRISTINA ENEA

Se trata del parque más grande de la ciudad. Se encuentra en el barrio de Egia, muy próximo a la Estación del Norte (estación de Renfe) y se accede al mismo desde el Paseo Duque de Mandas, llamado así en memoria de quien legó para la ciudad lo que en su día fue su residencia en San Sebastián.

UN POCO DE HISTORIA…

D. Fermín de Lasala y Collado se casó en 1859 con Dña. Cristina Brunetti, Duquesa de Mandas nacida en Italia en 1831 y perteneciente a una familia aristocrática. Este matrimonio no tuvo descendencia y a su muerte D. Fermín de Lasala y Collado dispuso en su testamento que el uso de su finca y residencia en San Sebastián, “Cristina Enea”, permaneciera durante algún tiempo en manos de su familia para ser finalmente cedida a la ciudad de San Sebastián. La primera beneficiada fue Dña. Ines Brunetti pero a su muerte en 1925 el resto de familiares contemplados en el testamento manifestaron su voluntad de ceder sus derechos sobre la finca en beneficio de la ciudad, cuyo gobierno municipal los aceptó el 2 de Junio de 1926.

El Duque de Mandas exigió una serie de condiciones que debían ser cumplidas a cambio de la cesión de su finca a la ciudad. En primer lugar ordenó no alterar lo más mínimo la denominación de Cristina Enea que su finca tenía y que su uso fuera exclusivamente para el paseo público. Quedaban totalmente prohibidos los juegos en Cristina Enea: fútbol, pelota, las quillas, la barra, los bolos etc. así como los almuerzos, comidas y meriendas, y dejó escrito que Cristina Enea debía quedar cerrado siempre al anochecer. Así mismo prohibía la venta, permuta o hipoteca del terreno o de los edificios, que solo se podrían reconstruir en caso de ruina, no permitiendo la construcción de nuevas edificaciones ni aun con carácter provisional. Quiso también que el jardín permaneciese en su estado originario por lo que prohibió la modificación de su trazado así como la tala de árboles y arbustos salvo que fuera previamente consultada a los Ingenieros de Montes de Gipuzkoa y Bizkaia. Por último, para que la figura de su esposa siguiese manteniendo su recuerdo en Cristina Enea, exigió que fuese trasladado su retrato desde Madrid para ser colocado en un lugar preferente como así se hizo.

Parque de Cristina Enea

EL PARQUE:

El Parque de Cristina Enea se asienta sobre una colina formada por la reducida península que describe el último meandro del Urumea antes de desembocar en el mar. En el siglo XVIII, en la parte de la colina más alejada de la ciudad se encontraba la finca Mundaiz propiedad de la familia Olazabal, dotada de un palacio y jardines; el resto una serie de caseríos y huertas que el Duque de Mandas comenzó a comprar a partir de 1863 con la intención de construir en ella su casa de campo.

El diseño de los prados, jardines, estanques y caminos fue llevado a cabo por Pierre Ducasse, jardinero de la Casa Real. En 1890 se finaliza la construcción del palacio, obra de José Clemente de Osinalde quien conjugó rasgos de la arquitectura tradicional vasca con tendencias estilísticas de la época.

En el momento de la entrega de Cristina Enea a la ciudad, el parque contaba con una extensión de 78.979 m2 de los que 993 era superficie edificada con el palacio, capilla, cocinas, portería y dos casas más. Gracias a las adquisiciones realizadas por el Ayuntamiento en diversos momentos, actualmente cuenta con una superficie de 94.960 m2 de los que 16.660 m2 son viales, 1.300 m2 de edificios o ruinas y 780 m2 de estanque.

El parque cuenta con una colina en su centro donde existen multitud de especies de árboles (algunos de ellos centenarios) y flores donde destacan una impresionante Secuoya, un precioso y enorme Cedro del Líbano, el Ginkgo, Castaños de Indias, Tilos, Espinos Albares y Fresnos entre otros. El recinto también alberga un estanque con patos y una zona donde podemos ver y estar bien cerca de los pavos reales. También habitan otra serie de aves más pequeñas que nos deleitan con su canto desde las copas de los árboles.

A la entrada del mismo se encuentra una zona de juegos infantiles, una fuente, servicios y parking para bicicletas. A lo largo del camino disponemos de varios bancos repartidos por todo el recinto donde poder pararnos a descansar un rato, a contemplar las vistas o ¿por qué no? a leer un buen libro en verano a la sombra de sus frondosos árboles.

EL PALACIO:

El palacio consta de planta baja y dos pisos, el último parcialmente abuhardillado donde se ubica el Servicio de Lucha contra el Cambio Climático y Agenda 21 del Ayuntamiento de San Sebastián. El resto ha sido reformado para albergar el Centro de Recursos Medioambientales de la ciudad. La planta baja acoge la Fundación Cristina Enea.

Por la entrada principal y siempre bajo la atenta mirada del busto del Duque de Mandas, situado enfrente de la misma, se accede a la planta baja la cual acogía la zona noble del palacio, donde se situaban los comedores, la biblioteca, los salones y las salas de recepción. Desde el vestíbulo podemos contemplar una señorial escalera de madera que daba acceso a los pisos superiores que en aquella época fueron los dormitorios, los cuartos de invitados y el despacho del Duque. En el piso superior se situaban los cuartos de los criados y varios trasteros. En el terreno anexo se construyó en 1906 una capilla con campanario cilíndrico en cuyo subterráneo existía la cocina unida con el palacio por un estrecho pasillo.

Parque de Cristina Enea

Como curiosidad al lado de la puerta del palacio se encuentra una nevera en desuso denominada “frigoteca” cuyo contenido es un tanto “original”. Un cartel puesto en la puerta de la misma dice:

“Refréscate con la lectura… Cuando abras esta frigoteca puedes… Dejar un libro tuyo que ya has leído y que no quieras guardar, para que otra persona lo lea y repita esta operación. A cambio, puedes llevarte uno de los que encontrarás dentro. Escoger un libro del interior, leerlo y cuando te apetezca, devolverlo a la frigoteca. Así, más personas podrán refrescarse con la lectura.”

Una interesante iniciativa para fomentar el hábito a la lectura.

LA FUNDACIÓN CRISTINA ENEA:

La Fundación Cristina Enea fue creada a finales del año 2008 (aunque no sería hasta principios del 2009 cuando empezase a dar sus primeros pasos) por el Ayuntamiento de San Sebastián con el objetivo de potenciar la divulgación y sensibilización ambiental.

A lo largo de este tiempo la fundación se ha convertido en un organismo importante que impulsa un decidido avance hacia un modelo de desarrollo más sostenible y eficiente llevando a cabo una serie de proyectos y programas. Cuenta con dos herramientas fundamentales, el Centro de Recursos Medioambientales y el Observatorio de la Sostenibilidad Urbana.

El Centro de Recursos Medioambientales pretende impulsar un giro hacia la sostenibilidad global desde el ámbito de la formación y la sensibilización local favoreciendo así un cambio en las actuaciones. Cuenta con programas formativos, recursos didácticos y acciones sensibilizadoras dirigidas al público en general, los profesionales y los escolares.

El Observatorio de la Sostenibilidad Urbana pretende ser un instrumento de análisis, reflexión, observación y planificación estratégica cumpliendo dos funciones: por una parte el análisis preciso y riguroso de la situación y por otra la publicación de información y propuestas estratégicas que faciliten la toma de decisiones.

Parque de Cristina Enea

MIS IMPRESIONES:

Merece mucho la pena acercarse hasta el parque más grande de San Sebastián. Sus árboles, los patos en el estanque, los colores vivos de los pavos reales, el palacio… simplemente me encantó. Un parque donde aparte de aire puro se respira paz y tranquilidad. Ideal para disfrutarlo en cualquier época del año percibiendo la multitud de colores, olores y sonidos que nos ofrece y regala cada una de las distintas estaciones. En definitiva una visita recomendada al máximo si te acercas a San Sebastián.

DATOS:

Parque Cristina Enea

Paseo Duque de Mandas 66

20012 San Sebastián – Donostia

Horario del parque:

Verano: 7:00 – 22:00 h.

Invierno: 7:00 – 21:00 h.

¿Mas entradas sobre Gipuzkoa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s