Los puentes sobre el Urumea (San Sebastián)

Los puentes sobre el Urumea (San Sebastián)

Hoy vuelvo hasta San Sebastián y en esta ocasión me gustaría dedicar estas líneas a otro de los símbolos de la capital guipuzcoana, los puentes sobre el Urumea, haciendo especial mención al Puente de María Cristina, bajo mi punto de vista el más bonito de todos. ¿Os apetece dar un paseo por esta bonita zona donostiarra?

LOS PUENTES SOBRE EL URUMEA

El Río Urumea cuyo significado proviene del euskera, ur (agua) y mehea (fina) es un río que nace en el puerto de Ezkurra (Navarra) y tras descender por un valle estrecho y hondo y cruzar varias localidades desemboca en el Mar Cantábrico, concretamente en San Sebastián entre el Monte Urgull y la Playa de la Zurriola. El río atraviesa parte de la capital guipuzcoana separando por un lado el centro de la ciudad y el barrio de Amara con los barrios de Eguía y Gros situados en la otra orilla.

Seis son los puentes que cruzan el Río Urumea a su paso por San Sebastián: el Puente de la Zurriola, el Puente de Santa Catalina, el Puente de María Cristina, el Puente de Mundaiz, el Puente Lehendakari Agirre y el Puente de la Real Sociedad. Son seis puentes con estilos totalmente diferentes pero cada uno de ellos tiene su encanto, los más conocidos son sin duda los tres primeros que he citado. El Puente de María Cristina es para mí el más hermoso de todos por eso quiero hacerle una mención especial en este post.

PUENTE DE MARIA CRISTINA

El Puente de María Cristina es uno de los puentes principales de San Sebastián. Fue construido sobre el Río Urumea alrededor de 1893 cubriendo la necesidad de tener un acceso desde la zona centro de la ciudad a la Estación del Norte. En un primer lugar no se construyó un puente propiamente dicho, sino una pasarela que fue utilizada de manera provisional.

El Puente de María Cristina fue inaugurado el 20 de Enero de 1905 coincidiendo con la celebración de la mayor festividad de la ciudad en honor a su patrón, San Sebastián, el día más sentido por los donostiarras. La historia cuenta que el día 19 de Enero de 1905, justo el día anterior, se tomo la decisión de suspender la circulación por el viejo puente de madera para su destrucción posterior.

La construcción del puente fue llevada a cabo gracias al aporte de la Caja de Ahorros Municipal. Este apoyo comprendía un crédito sin intereses a pagar en cien años. Los autores del proyecto fueron los señores José Eugenio Ribera y Julio María Zapata mientras que el ingeniero Marcelo Sarasola y el arquitecto José de Goicoa fueron los encargados de ejecutar la obra.

Uno de los aspectos más destacados en el Puente de María Cristina son los cuatro obeliscos monumentales situados en sus extremos. Dichos obeliscos marcan las entradas de este puente y en ellos destacan los grupos escultóricos que coronan los mismos. Tres escudos polícromos rematan la decoración de cada uno de ellos y, junto con las cerámicas también polícromas de los arcos, dan al conjunto una vistosidad destacable.

Los puentes sobre el Urumea (San Sebastián)

El Puente de María Cristina está inspirado en el Puente de Alejandro III de París, tiene 18 metros de altura y está construido con hormigón armado, material que constituía una novedad en aquella época. Además tiene tres arcos de 24 metros de luz cada uno y mide 20 metros de ancho y 88 metros de largo.

El día de su inauguración fue un día de celebración especial en San Sebastián. Además de festejar su día grande numeroso público se acercó hasta sus calles cercanas para presenciar los fuegos artificiales y otros actos programados: actuaciones de las bandas de música, el Orfeón Donostiarra o el coro de la Academia Municipal de Música formado por 110 niños que cantaron un himno compuesto para esta ocasión.

EL RESTO DE LAS PASARELAS

Además del Puente de María Cristina varias son las pasarelas que nos encontramos a lo largo del curso del Urumea a su paso por San Sebastián. La mejor manera de descubrirlas es dando un paseo ¿me acompañáis?

Voy a comenzar mi recorrido en el Puente de la Zurriola también conocido como Puente del Kursaal debido a que está situado al lado del edificio que lleva el mismo nombre. Es el puente que está más cerca del mar ya que se encuentra junto a la desembocadura del río. Fue construido en 1915 con el objetivo de unir el centro de la ciudad con el barrio de Gros. Tres años más tarde su estructura tuvo que ser modificada a causa de los continuos embates del mar. Uno de los elementos más destacados en el Puente del Kursaal son sin duda sus llamativas farolas. Están situadas sobre los pilares del puente y tienen una especie de “bola luminosa” sobre un cono blanco y verde. Otro aspecto señalado es su sencillo diseño, no tiene ningún arco y todas sus líneas son rectas. Es un puente muy transitado tanto por vehículos y peatones habiendo aceras en ambos sentidos además de un carril de bicis.

Siguiendo el recorrido nos encontramos con el puente más antiguo de San Sebastián, el Puente de Santa Catalina. Esta pasarela une dos de las principales arterias de la ciudad, la Avenida de la Libertad y la Calle de Miracruz. Es de estilo neoclásico y su arquitectura es muy sencilla, apenas tiene ornamentación. Está realizado con bóvedas de hormigón y sillería y destaca por el variado colorido que presenta por el uso de diferentes materiales. En el momento de su construcción contaba con cinco ojos pero cuando se llevó a cabo la canalización del río Urumea (acción que se realizó para poder habilitar el Paseo de Francia), el puente perdió un ojo. Lo más llamativo del mismo son sus farolas -sobre todo las primeras de cada lado- ya que cuentan en su base con diferentes escudos, uno de ello es el de Donostia. Desde este puente se observan unas hermosas vistas sobre el Hotel María Cristina, el Teatro Victoria Eugenia y el Kursaal.

La siguiente pasarela es el Puente de María Cristina y si seguimos caminando llegamos hasta el Puente de Mundaiz. Inaugurado el 13 de Mayo del 2000 es el cuarto puente sobre el Urumea, es el más sencillo de todos y personalmente el que menos me gusta. Una de sus entradas se encuentra en el barrio de Amara junto al Parque de Araba y la pasarela comunica con el Paseo del Urumea. Es el puente que presenta el peor estado de conservación mostrando grandes desconchados y un triste aspecto.

Si seguimos caminando nuestros pasos nos llevan hasta el quinto puente, el Puente Lehendaki Agirre, que comunica el barrio de Amara con la zona de la Universidad de Deusto. Inaugurado en el año 2010 destaca su construcción innovadora que se asienta sobre los márgenes del Urumea, eliminando cualquier tipo de pilar sobre el río. A su vez destacan sus dos arcos paralelos de acero al carbono pintados de blanco. Uno de ellos, el más cercano a la desembocadura, no se encuentra en el extremo del puente si no que está desplazado hacia el centro creando un bonito mirador.

El sexto y último puente es el denominado Puente de la Real Sociedad que fue inaugurado en Julio del año 2010. Se trata una vía rápida de salida de la ciudad que conecta con la variante en sentido Irún, con el barrio de Riberas de Loiola y con la Autovía del Urumea. Este puente sustituye al antiguo Puente de Hierro cuya histórica estructura se ha conservado y transcurre en paralelo a las vías del tren.

MIS IMPRESIONES

San Sebastián es una ciudad llena de encanto que ofrece muchas posibilidades para ser disfrutada. La mejor manera para descubrir todos estos rincones es dando un paseo y en el caso del Urumea hay dos bonitos recorridos situados en ambas orillas del río.

Si tomamos como punto de partida el Kursaal (eligiendo la zona izquierda) tras caminar unos metros y llegar hasta el Puente de Santa Catalina nos encontramos en uno de los paseos que más me gusta de la capital guipuzcoana, el Paseo de Francia. Está situado entre los puentes de Santa Catalina y María Cristina y en el destacan sus blancas fuentes Wallace, sus tilos, sus zonas verdes perfectamente cuidadas y los edificios palaciegos que se alinean en paralelo al río. A continuación y junto al Puente de María Cristina está situada la Estación del Norte (estación de Renfe) y el comienzo (o final si se viene en el otro sentido) del Paseo del Urumea, un paseo con arbolado, bancos y fuentes de agua potable. El recorrido concluye junto al Puente de la Real Sociedad aunque antes habremos llegado hasta el Puente Lehendakari Agirre que nos permite cruzar a la otra orilla del río en la zona del barrio de Amara.

Desde este punto voy a continuar el recorrido por la otra orilla del Urumea que me llevará de nuevo hasta el Kursaal a lo largo de cuatro paseos diferentes. Entre los dos primeros, el Paseo de Bizkaia y el Paseo del Arbol de Guernica se encuentra el Parque de Araba creado especialmente para la diversión de los más pequeños con columpios, toboganes y otros juegos con gran colorido. En este punto se encuentra la entrada -o salida si accedemos desde el Paseo del Urumea- del Puente de Mundaiz. Entre el Puente de María Cristina y el Puente de Santa Catalina discurre el Paseo de los Fueros paralelo a la zona centro de la ciudad. El Paseo de la República Argentina nos conduce hasta el Puente de la Zurriola y a lo largo del mismo encontramos dos de los edificios donostiarras más emblemáticos, el Hotel María Cristina y el Teatro Victoria Eugenia.

Los puentes sobre el Urumea es otro de los atractivos de San Sebastián, seis puentes con seis estilos diferentes que enlazan ambas orillas del río desde diferentes puntos. Como ya he mencionado el Puente de María Cristina es el más bonito para mí pero sin duda os animo a descubrir todos y cada uno de ellos.

¿Mas entradas sobre Gipuzkoa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s