Mundaka: magia y surf en Urdaibai (Bizkaia)

Mundaka

La Reserva de la Biosfera de Urdaibai es una de las grandes joyas naturales que atesora el País Vasco. Entre sus muchos atractivos nos encontramos con la preciosa villa marinera de Mundaka, situada en el extremo norte de la Reserva. Un pequeño pueblo de pescadores lleno de encanto conocido mundialmente por su ola izquierda. Un paraiso para los amantes del surf, que ademas, cuenta con otros atractivos llenos de magia, como sus dos excepcionales miradores o su bonita y eterna Ermita de Santa Catalina. Un paseo por un pueblo que merece la pena conocer de principio a fin. ¿Te vienes?

UNA HISTORIA CON LEYENDA

Lo cierto es que el origen de Mundaka es tan antiguo y desconocido, que ha dado pie a que se le hayan atribuido fundaciones basadas en leyendas y fábulas. La leyenda más conocida atribuye el nombre de Mundaka a la expresión latina “munda aqua” -agua limpia-. Una leyenda que aparece en la Crónica de Vizcaya escrita por el historiador vizcaíno Lope García de Salazar en el siglo XV. Según esta historia, un navío procedente de Escocia arribó a la costa de Mundaka con una princesa a bordo que había sido desterrada de su tierra. Los escoceses llamaron en su lengua latina a este lugar “Munda aqua” ya que encontraron una fuente de agua muy limpia que contrastaba con las turbias aguas de la ría de Urdaibai. Esta princesa tendría un hijo que llegaría a ser llamado Jaun Zuria (“Señor Blanco”, un nombre que se le atribuiría por su rubia cabellera) que acabaría convirtiéndose, según la leyenda, en el primer Señor de Vizcaya. Mediante esta leyenda se explicaría además por que Mundaka ocupaba el primer puesto entre las anteiglesias de Bizkaia.

Entre las primeras noticias que se tienen de Mundaka, está la existencia del Palacio de Altamira, donde a finales del siglo XI vivió la Infanta de Escocia, madre de Jaun Zuria. La iglesia parroquial de Santa María es citada ya en el año 1051 en la donación del señorío de Vizcaya al monasterio de San Millán de la Cogolla, así como en 1070 en la donación de la citada iglesia al monasterio de San Juan de la Peña.

Desde tiempos antiguos Mundaka siempre ha estado ligado a la pesca y al comercio marítimo. Entre finales del siglo XIX y principios del XX la anteiglesia se modernizó gracias a los capitales conseguidos fundamentalmente por los navegantes de Mundaka. Posteriormente, ya en la época actual, junto a los trabajos del mar y la agricultura, surgió una nueva fuente de ingresos, el turismo.

Mundaka

UN PASEO POR MUNDAKA

Mundaka es un pequeño pueblo de estrechas y sinuosas callejuelas con olor a salitre y mar. Su casco urbano está presidido por la bonita Iglesia de Santa María, un templo del siglo XVI que sobresale sobre la atalaya con notable altura. Es de estilo renacentista y aunque fue destruida en el siglo XV durante las luchas banderizas, fue reedificada y ampliada en el siglo XV. En ella se venera una reliquia de San Pedro Apóstol.

Descubrimos paseando por Mundaka el Palacio de Kurutziaga, un edificio de planta cuadrada que presenta dos grandes balconadas y escudos policromados en la parte superior. En otros tiempos fue una casa de postas y a día de hoy lo vemos reconvertido en un coqueto hotel. El edificio se encuentra en una pequeña plaza empedrada donde se halla la Cruz de Calvario. Se trata de una cruz fechada en 1611 en la que se observa el crucifijo a uno de los lados de la cruz y la Virgen con el niño por el otro. Una cruz en cuya piedra se puede leer: “Esta cruz la hizo hacer Rodrigo Abad de Mendecano vos que sois lector rogad al soberano”.

El pequeño puerto de Mundaka aparece entre las casas protegido de la bravura del Mar Cantábrico. Muy próximo a él encontramos los principales restaurantes y bares, así como el punto de información turística. Junto al mismo, se levanta uno de los epicentros de la localidad bizkaina, el parque de la Atalaya. Un lugar desde donde podemos observar la panorámica que nos ofrece Mundaka. Es junto al mirador de Portuondo, un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza y su famosa ola izquierda.

Otro de los elementos destacados por excelencia es sin duda la Ermita de Santa Catalina. Situada sobre un pequeño promontorio que parece estar protegido por algún misterioso manto mágico, este santuario que data del siglo XIX ha sufrido diversas modificaciones y reconstrucciones a lo largo de la historia. Su fisonomía actual es el resultado de la restauración llevada a cabo a finales de los ochenta, mientras que las murallas que rodean la ermita son antiguos restos de un fortín. Durante su historia y debido a su lejanía del núcleo urbano ha tenido diversos usos. Así fue sitio de reuniones de la cofradía de pescadores o lugar de cuarentena para enfermos de epidemias. Lo cierto es que el entorno de la ermita resulta embriagador. Un área de esparcimiento al que merece la pena acercarse y que gracias a su situación estratégica nos permite divisar la imponente figura del Cabo de Ogoño, el acantilado más grande del País Vasco.

SU FAMOSA OLA IZQUIERDA

Mundaka atrae cada año a numerosos surfistas de todo el mundo para disfrutar de la famosa ola izquierda que está considerada como la mejor ola izquierda de Europa. Esta ola forma un tubo perfecto que puede llegar a alcanzar los 400 metros de longitud y los 4 metros de altura. Una ola que nace en la barra de Mundaka y que muere en la playa de Laida, y que se ha convertido en el santo y seña de la localidad bizkaina debido a su fama mundial. No obstante, Mundaka acoge anualmente en sus aguas competiciones de surf a nivel internacional y en nueve ocasiones ha sido la sede del Circuito Mundial. Sobre esta ola han engrosado su palmarés de victorias algunos de los mejores surfistas del mundo como Kelly Slater, Bobby Martínez, Adriano de Souza o Mark Occhilupo. Una ola que se ha convertido en un buen reclamo turístico no solo para Mundaka, sino para todo Bizkaia y Euskadi en general.

Video: Billabong Europe

RESERVA DE LA BIOSFERA DE URDAIBAI

Rodeada de colinas siempre verdes se encuentra una de las mayores joyas de la costa vasca, la ría de Mundaka, verdadero epicentro de la extraordinaria Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Esta distinción fue otorgada por la UNESCO en 1984 y sin duda es el mejor reconocimiento posible a unos valles en los que el hombre ha sabido adaptarse a la naturaleza sin humillarla, humanizando el entorno sin dañar un ecosistema que constituye un auténtico paraíso natural. Arenales que aparecen y desaparecen al ritmo de las mareas, marismas que albergan una importante diversidad biológica y verdes pastos junto a los caseríos (algunos de ellos centenarios) son el decorado de un territorio incomparable. Merece la pena una visita para comprobarlo con todos los sentidos.

Para conocer más acerca de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, se puede visitar el Centro de Biodiversidad de Euskadi muy cercano a Mundaka.

Mundaka

OTROS APUNTES

Mundaka ofrece la posibilidad de degustar la exquisita gastronomía vasca en sus asadores y restaurantes o bien probar algunos de sus variados pintxos, bocadillos y cazuelitas en cualquiera de sus bares. En caso de buscar alojamiento en esta localidad hay cuatro hoteles, apartamentos, camping y un albergue.

A lo largo del año Mundaka propone un amplio calendario de actividades festivas y culturales, entre las que cabe destacar el Aratuste (Carnaval), una fiesta muy típica y multitudinaria. Ocurro lo mismo que el día de San Juan (23 de Junio) con la hoguera y la quema de la bruja al son del txistu. El 29 de Junio se celebra la festividad de San Pedro, las fiestas patronales de Mundaka, donde destacan la celebración de conciertos, la procesión, los cabezudos, la cucaña marítima etc. El 22 de Julio se celebra la fiesta de hermanamiento entre Bermeo, Mundaka y Elantxobe, y ya en Agosto destacan las actuaciones con los txistus y las gaitas, el baile de la era y los partidos de pelota. En Octubre se celebra el campeonato del mundo de surf, mientras que en Noviembre, en Santa Catalina se organizan diversos actos en la ermita que lleva su nombre. Por último, durante el último mes del año se celebra el día del txakolí así como los distintos actos navideños programados.

Mundaka

MIS IMPRESIONES

Mundaka es un pequeño y tranquilo pueblo lleno de encanto situado en el corazón de Urdaibai. Merece la pena recorrer sus calles impregnadas de olor a mar descubriendo todos y cada uno de sus rincones. En el entorno de la ermita de Santa Catalina se respira un ambiente mágico y las vistas desde este punto son una auténtica maravilla. Como las vistas que se ven desde los dos miradores que nos regala la localidad. Por otro lado, su famosa ola izquierda atrae cada año a numerosos surfistas de todo el mundo que llenan de color las aguas con sus tablas ofreciendo todo un espectáculo. Seas amante o no del surf, es inevitable perder la mirada en el mar esperando ver llegar la ola perfecta. Sin duda un bonito pueblo lleno de encanto e historia situado dentro de un entorno privilegiado como es Urdaibai que recomiendo totalmente descubrir y disfrutar.

guia

¿Mas entradas sobre Bizkaia? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s