Palacio de Miramar, un palacio junto al mar

Palacio de Miramar - San Sebastian

Fue residencia de verano de la Familia Real a finales del siglo XIX y en la actualidad uno de los rincones mas bellos de la capital gipuzkoana. Ubicado en un lugar privilegiado, el Palacio de Miramar contempla todo el esplendor de la Bahía de la Concha regalándonos una de las mejores vistas de la ciudad.

EL PALACIO DE MIRAMAR

El Palacio de Miramar también conocido como Palacio Municipal de Miramar o Palacio Real está situado en el Paseo de Miraconcha nº 48, entre las playas de Ondarreta y La Concha. El palacio forma parte del Parque de Miramar, un conjunto integrado además de este edificio por unos hermosos y verdes jardines en suave pendiente y otras dependencias abarcando un total de 34.136 m2. El parque cuenta con una serie de senderos que permiten el acceso a todos sus rincones incluido el Pico del Loro, un precioso punto de separación entre las dos playas citadas.

Palacio de Miramar - San Sebastian

LA HISTORIA DEL PALACIO

A mediados del siglo XIX San Sebastián se convirtió en la ciudad de veraneo elegida por la familia real española. Primero fue la reina Isabel II quien comenzó a veranear en la capital guipuzcoana con el fin de tomar baños en las aguas del Mar Cantábrico. Posteriormente la reina María Cristina de Austria (esposa de Alfonso XII) trasladó los veranos de la Corte a la ciudad después de enviudar. Las visitas veraniegas de la Familia Real requerían de una Real Casa de Campo, una construcción que la reina María Cristina encargó al arquitecto inglés Selden Wornum. El emplazamiento elegido fue una extensa finca situada frente a la Bahía de La Concha en la que antiguamente estuvo ubicado el Monasterio de El Antiguo. A esta superficie se le unió otra de propiedad estatal en la que se encontraba la iglesia de El Antiguo (que tuvo que ser trasladada) completándose la extensión de la finca con otras pequeñas propiedades adquiridas.

El palacio fue construido en 1893 y a su alrededor disponía de un gran parque trazado por Ducasse -mucho mayor que el que actualmente se conserva abierto al público- dotado de hermosas vistas hacia la bahía de la Concha. Posteriormente fue preciso realizar un falso túnel (1889-1890) bajo los jardines para facilitar el paso de la carretera y del tranvía, construyéndose en 1920 el edificio denominado Pabellón del Príncipe.

Después de la muerte de la reina María Cristina en 1929 la finca fue heredada por el rey Alfonso XIII siendo expropiada por el Gobierno Republicano en 1931. En 1933 pasó a manos del Ayuntamiento de San Sebastián con el fin de servir de residencia veraniega del Presidente de la República y con la condición de que a parte de sus dependencias se les diera una utilidad educativa y cultural.

Tras la caída de la República en 1941 los bienes fueron devueltos a D. Alfonso de Borbón siendo herederos del mismo D. Jaime, Doña María Cristina y D. Juan (heredero mayoritario) así como un usufructo a favor de Doña Victoria Eugenia. El condominio sobre el palacio se disolvió en 1958, de tal manera que D. Juan conservó el palacio y su entorno inmediato separándose una parcela de 1000 m² que fue vendida en 1963. El resto de la finca fue dividida en dos parcelas de 10.000 y 37.000 m² y vendida en 1963 a beneficio de los hermanos de D. Juan.

Tras el proceso de disolución del condominio la extensión inicial de más de 80.000 m² de la finca quedó reducida a 34.136 m², siendo adquirida a Don Juan en 1972 por el Ayuntamiento de San Sebastián. De esta forma, el Palacio Real de Miramar pasó a denominarse Palacio Municipal de Miramar.

En la actualidad el Palacio de Miramar es la sede oficial de los cursos de verano de la Universidad del País Vasco y del Centro Superior de Música del País Vasco, Musikene. El parque está abierto al público durante todos los días en un horario determinado y aunque no es posible visitar el palacio es una maravilla dar un paseo alrededor de sus jardines y sobre todo contemplar la impresionante panorámica de la bahía donostiarra que se observa desde este punto.

Palacio de Miramar - San Sebastian

EL EDIFICIO

El Palacio de Miramar es de estilo puramente inglés y presenta ciertos elementos decorativos neogóticos. Fue construido bajo la dirección del arquitecto inglés Selden Wornum que también diseñó diferentes palacios en Biarritz y San Juan de Luz. Fue construido en ladrillo y piedra arenisca con entramado de madera. Los jardines por su parte son obra de Pierre Ducasse, autor a su vez de los jardines del Palacio de Aiete y de la Plaza de Guipúzcoa, ambos en San Sebastián.

El edificio está dividido en tres plantas, la última de ellas abuhardillada. Algunas de sus zonas nobles se mantienen fieles a su configuración original: el Salón Blanco, el Salón de Música, el Salón de Madera, el Petit Salón, la Biblioteca y el Comedor Real. Posteriormente se han ido reformando otras estancias convirtiéndolas en espacios funcionales además de la restauración de la torre que fue llevada a cabo en el año 2007. Exteriormente el palacio sigue manteniendo su aspecto original y junto a sus jardines es el escenario elegido para un buen número de fotografías.

EL PARQUE Y SUS MAGNÍFICAS VISTAS

El palacio está rodeado por unos bellos y cuidados jardines que descienden suavemente hacia el mar. Son unos jardines excepcionales cuya ubicación junto al mar hace de este entorno un espacio único y de ensueño. Uno de los rincones verdes mejor situados y con mejores vistas de la ciudad.

La panorámica sobre la Bahía de la Concha es simplemente espectacular… en mi opinión es uno de los mejores lugares para contemplarla junto a las vistas que nos regalan los montes de Igueldo y Urgull con una perspectiva diferente.

Si diriges tu mirada hacia la izquierda observas la preciosa Playa de Ondarreta, un rincón único al abrigo del Monte Igueldo. Es una playa de arena fina y dorada que comienza junto al Pico del Loro y que está delimitada por el famoso Peine del Viento de Chillida, unas esculturas de acero que se agarran fuertemente a las rocas desafiando a las olas del mar. En el centro de la bahía y justo enfrente del palacio se encuentra la Isla de Santa Clara con su pequeña playa que aparece y desaparece a merced de las mareas.

El recorrido visual continua con una de las señas de identidad de la capital guipuzcoana, la Playa de La Concha. Desde este punto se observa perfectamente su forma de concha así como el precioso paseo que la bordea. Se trata de un recorrido compuesto por varios tramos de distintos nombres, el primero de ellos (comenzando el paseo desde el palacio) es el Paseo de Miraconcha, un bonito tramo que nos acerca hasta el Paseo de la Concha donde se encuentran los elementos arquitectónicos y ornamentales más destacados: sus elegantes farolas, edificios señoriales, el centro de talasoterapia La Perla o los dos grandes y famosos relojes. El último tramo del recorrido es el Paseo Nuevo que concluye en la parte final de la bahía a las faldas del monte Urgull. Este es otro de los puntos donde se contempla la bahía en todo su esplendor. Desde el Paseo de la Concha y hasta parte del Paseo de Ondarreta se encuentra la famosa barandilla de La Concha, diseñada por Juan Rafael Alday e instalada a principios del siglo XX convirtiéndose en uno de los símbolos más característicos de la ciudad.

Palacio de Miramar - San Sebastian

MIS IMPRESIONES

El Palacio de Miramar es uno de esos lugares que merece la pena visitar en la maravillosa ciudad de San Sebastián. No es un palacio visitable pero merece la pena acercarse hasta el Parque de Miramar, un lugar donde se respira paz y tranquilidad caminando por sus senderos, leyendo un libro en uno de los bancos o perdiendo la mirada donde los ojos te lleven.

El parque está situado a unos 20 minutos del centro y se puede llegar cómodamente dando un paseo disfrutando de toda la belleza del entorno o bien en alguno de los autobuses urbanos que te acercan a la zona de Ondarreta.

Ademas de su belleza, otro de los rincones señalados es, como ya he comentado, el Pico del Loro. Está situado debajo del Parque de Miramar (se accede a través de unas escaleras) y desde el mismo se obtienen tambien unas vistas extraordinarias, además de escuchar intensamente las olas del mar o sentir la dulce brisa donostiarra en la cara. Os recomiendo que os acerquéis a descubrirlo.

El Palacio de Miramar y todo el conjunto es uno de los símbolos de San Sebastián. Una visita totalmente recomendable. Merece la pena dar un paseo por este espacio natural, uno de los mejores situados y con las mejores vistas de la ciudad, donde el azul del mar y el verde de los jardines se funden en perfecta armonía.

Palacio de Miramar - San Sebastian

¿Mas entradas sobre Gipuzkoa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s