Monumento al Tamborrero (San Sebastián)

Monumento al Tamborrero (San Sebastian)

Cada 20 de Enero San Sebastián es una fiesta de tambores y barriles. Ese día se celebra la mayor festividad de la ciudad en honor a su patrón, en el día mas sentido por los donostiarras. La fiesta comienza con la izada de la bandera y la “Marcha de San Sebastián” interpretada por los tamborreros en la Plaza de la Constitución. No muy lejos de este escenario se encuentra el monumento al tamborrero, un monumento que rinde homenaje a esta tradición. ¿Te apetece conocerlo?

MONUMENTO AL TAMBORRERO

En pleno corazón de San Sebastián, junto al mercado de La Bretxa, se encuentra la Plaza Sarriegui, un lugar donde reside en forma de monumento parte de la esencia de la ciudad. Se trata del monumento al tamborrero, una figura a tamaño real que mira desde hace mas de 40 años a la placa en la que aparece escrita la letra de todos los donostiarras: la Marcha de San Sebastián. Tras él descansa el busto en homenaje a Raimundo Sarriegui, compositor del himno de la ciudad.

Raimundo Sarriegui fue un músico donostiarra conocido popularmente por ser el autor de la Marcha de San Sebastián y del resto de composiciones musicales (Diana, Retreta, Tatiago, Iriyarena, Caballería de viejas, etc) que se interpretan en la tamborrada. Nació en la capital guipuzcoana en 1838 y desde pequeño tuvo relación con el mundo de la música. Comenzó siendo soprano en la iglesia de Santa María y posteriormente fue reconocido tenor en la Parroquia de San Vicente. Creó y dirigió su propia charanga y colaboró con el movimiento musical donostiarra de aquella época, “La Euterpe”. En 1860 compuso la “Marcha de San Sebastián” y es autor de varias obras musicales más.

Monumento al Tamborrero (San Sebastian)

Sarriegui tiene un busto en su honor que mira a la plaza que lleva su mismo nombre. Se trata de una obra de José Lopetegui que fue creada tras una iniciativa de las Sociedades Populares que consistía en aportar 5 pesetas cada una (más las aportaciones voluntarias de los donostiarras) para sufragar los gastos y de esta manera tener una figura en honor al maestro. El busto fue instalado en 1964 ante la presencia de la Tamborrada Infantil. En la base del mismo se puede leer: “Raimundo Sarriegui – 1838 – 1913″.

Ocho años más tarde la “Unión Artesana”, apoyada por las Sociedades Populares, decidió encargar a José Lopetegui un monumento dedicado al tamborrero. La lluvia caída el 20 de Enero 1972 impidió que se celebrara la Tamborrada Infantil, y la inauguración de este monumento fue llevada a cabo tres días más tarde.

El monumento al tamborrero es una figura de bronce a tamaño real que aparece vestida con un traje napoleónico junto a la citada placa. En el año 2002 se llevó a cabo una remodelación de la Plaza Sarriegui y debido a ello se sustituyó la figura original de hormigón por la actual, una copia realizada por el autor Nino Barriuso.

Monumento al Tamborrero (San Sebastian)

LA TAMBORRADA

La tamborrada es la fiesta con la que cada 20 de Enero la ciudad celebra el día de su patrón, San Sebastián. El año de origen de esta fiesta es desconocido aunque se sabe que a partir de 1836 tomó cuerpo la tradición de festejar al santo patrón recorriendo de madrugada las calles al son de una “Marcha- Zortziko” del maestro Santesteban. Durante los primeros años fue ejecutada exclusivamente con barriles a los que posteriormente se añadieron sonoros tambores.

En un principio los participantes iban disfrazados con caprichosos trajes, aunque posteriormente se uniformaron. Cada año salían a las tres y media de la madrugada del local de la Sociedad “La Fraternal” redoblando el “Sheshenarena” hasta 1860, año en que fue compuesta la Marcha de San Sebastián por Raimundo Sarriegui. Incansables, los participantes recorrían las calles hasta las 8 en punto de la mañana, momento en que se detenían en la esquina de las calles Iñigo y Narrika donde esperaban la aparición de la sokamuturra, un espectáculo popular taurino equivalente a un toro ensogado.

Con la tamborrada comenzaba un ciclo de fiestas que finalizaba el martes de Carnaval. A la Sociedad “La Fraternal” le sucedió otra Sociedad, en concreto la “Unión Artesana”. A las cinco de la mañana y encabezada por tres heraldos a caballo, daba comienzo al desfile con unos tamborreros uniformados de milicianos de 1800 que redoblaban barriles y tambores al son de las marchas interpretadas por una banda de música que cerraba el cortejo. Posteriormente se unió la Sociedad “Euskal Billera” y más tarde se fueron multiplicando las tamborradas por los barrios donostiarras.

24 horas de tambores y barriles

La fiesta se inicia a medianoche, nada más comenzar el día 20 de Enero, momento en que se produce la izada de la bandera de la ciudad por parte de la Sociedad Gaztelubide en una abarrotada Plaza de la Constitución. A continuación comienza a sonar la “Marcha de San Sebastián” al son de los barriles y tambores de los componentes de Gaztelubide acompañados por miembros de otras tamborradas. Desde este momento las once composiciones oficiales del maestro Sarriegui suenan una y otra vez.

Video: eitb.com

Mientras los mayores celebran la fiesta durante toda la noche, los niños duermen nerviosos esperando que llegue su turno en la Tamborrada Infantil que se celebra al mediodía. Más de 5000 niños agrupados en medio centenar de compañías y vestidos principalmente con uniformes militares del siglo XIX desfilan por el centro de la ciudad.

Durante 24 horas la ciudad es una fiesta de tambores y barriles, y en todos los barrios se puede escuchar los himnos de Sarriegui. Al llegar la medianoche del 20 de Enero los donostiarras se reúnen de nuevo en todos los barrios para arriar la bandera de la ciudad y volver a tocar el himno de San Sebastián. La arriada oficial y principal se celebra en la misma plaza donde comienza la fiesta, la Plaza de la Constitución, aunque en este acto será la “Unión Artesana” la encargada de poner el broche final a la fiesta donostiarra por excelencia.

Otro de los actos destacados del día 20 de Enero es la concesión del Tambor de Oro, el máximo galardón que otorga el Ayuntamiento de San Sebastián a una persona, física o jurídica, por su promoción de la imagen de la ciudad y sus méritos profesionales. El primer galardón fue entregado en 1967 a Manuel Bastos, Miguel de Echarri, Guy Petit y Guillermo Cebrian. A lo largo de estos años muchas han sido las personas o instituciones que han recibido este premio. Julio Caro Baroja (1979), el pueblo francés de Tarbes (1980), la Federación Inglesa de Atletismo (1981), Alfredo Landa (1985), Pilar Miró (1987), Iñaki Gabilondo (1988), Marino Lejarreta (1991), Alfredo Di Stéfano (1997), Ainhoa Arteta (1999), José María Olazabal (2000), Chillida Leku (2004), Martín Berasategui (2005), La Oreja de Van Gogh (2010), Xabier Alonso (2011) o la Clásica Ciclista de San Sebastián galardonada el año pasado son algunos de los “Tambores de Oro”.

Leire Martinez, de la Oreja de Van Gogh, interpretando la Marcha de San Sebastián. 

Video: azeri96

LA PLAZA SARRIEGUI Y ALREDEDORES

El monumento al tamborrero está ubicado en la Plaza Sarriegui, una pequeña plaza con bancos y juegos infantiles que está rodeada por algunos comercios. Está situada junto al Mercado de La Bretxa y el Boulevard, la alameda que une la Parte Vieja y el Ensanche de la ciudad.

La Parte Vieja donostiarra conserva toda su esencia a lo largo de unas calles que albergan numerosos bares y restaurantes y otros lugares y edificios destacados como la Plaza de la Constitución rodeada de soportales y presidida por el primitivo Ayuntamiento, la Iglesia de San Vicente (la más antigua de la ciudad, siglo XVI), el Museo de San Telmo o la Basílica de Santa María cuyo altar mayor está presidido por la Virgen del Coro y San Sebastián, patronos de la ciudad.

El casco antiguo está protegido por el Monte Urgull donde destacan el monumento al Sagrado Corazón, el Castillo de la Mota (fortaleza construida en el siglo XII) y el Cementerio de los Ingleses con un monumento en memoria de los soldados británicos fallecidos en la guerra de la Independencia y las Guerras Carlistas.

La Plaza Sarriegui se encuentra muy próxima al mar y al bellísimo puerto donostiarra con sus pequeñas barcas de colores y pintorescas casas de pescadores. El Ayuntamiento (ubicado en un antiguo casino construido en 1887) y los Jardines de Alderdi Eder, la Playa de la Concha y la zona centro de la ciudad se encuentran a su vez muy cerca de la plaza.

Monumento al Tamborrero (San Sebastian)

CONCLUSIONES

El monumento al tamborrero mantiene viva la esencia del 20 de Enero, la fecha más señalada para todos los donostiarras, y esa es su mayor razón de ser. Junto a ella se encuentra el busto a Sarriegui en recuerdo al compositor del himno de la ciudad.

Como ya he dicho, el 20 de Enero se celebra el día de San Sebastián, una jornada en la que niños y mayores hacen sonar los barriles y tambores durante todo el día inundando la ciudad con los temas de Raimundo Sarriegui. Es una fiesta muy bonita, que si en alguna ocasión tenéis la oportunidad de acercaros, merece la pena conocer.

La Plaza Sarriegui está en pleno corazón de la ciudad, muy próxima a varios de los atractivos de la capital guipuzcoana por lo que os animo a dar un paseo por ella, sacaros una foto con el tamborrero, y conocer este pequeño rincón lleno de historia.

¿Mas entradas sobre Gipuzkoa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s