Trengandin: una playa con leyenda (Noja)

Cuenta la leyenda que antiguamente, cuando la luna creciente iluminaba la playa del Trengandín, los pescadores salían a capturar morenas susurrándoles una canción que parecía venir del fondo del mar o de ánimas perdidas en la noche. Un canto tan antiguo como Noja que ahora ya nadie conoce, pero que todavía vive entre las rocas de una playa cuya belleza enamora. ¿Te apetece conocerla?

LA PLAYA DEL TRENGANDÍN

La playa del Trengandín está situada en la localidad cántabra de Noja, una villa que mezcla mar y montaña con casonas y palacetes además de otros servicios (hoteles, campings, tiendas, supermercados, restaurantes, cafeterías, autobuses, taxis etc.) que se ha convertido desde hace decadas en una referencia turística de esta zona costera. Una villa que tiene dos grandes playas, la del Ris, con una extensión de dos kilómetros y la de Trengandín mucho más “salvaje ” y extensa, que se aprecia sobre todo cuando la marea baja y deja al descubierto un paisaje único que se extiende a lo largo más de 6 kilómetros entre mar y montaña, acabando en la Punta de El Brusco, un peñón que con sus 237 metros de altitud separa los municipios de Noja y Santoña, así como sus respectivas marismas de Victoria y Santoña y sus playas de Trengandin y Berria.

UN PASEO POR LA PLAYA

La playa de Trengandín, de casi doscientos metros de anchura, te invita, aparte de tomar el sol o darte un baño, a dar un largo y precioso paseo a la orilla del cantábrico. No es una playa tan concurrida como la del Ris, salvo en la zona mas cercana al centro del pueblo, por lo que incluso en pleno verano, tienes la posibilidad de disfrutar de la playa sin necesidad de ir sorteando bañistas y toallas.

Una de las características que comparten tanto de la playa del Ris como la de Trengandín, son sus rocas. Y es que con marea baja, ambas playas dejan al descubierto un paisaje único que no tiene comparación. Un “paisaje cambiante” dependiendo del estado de las mareas que nos regala además la posibilidad de disfrutar buscando cangrejos y pequeños peces entre las pequeñas “lagunas” que se forman.

La parte final de la playa está situada al lado del barrio de Helgueras desde el cual también hay accesos a la misma. Una playa ideal para ir con niños por su seguridad y extensión.

Por último cabe destacar que la Playa del Trengandin es de oleaje suave, por lo que si lo que nos van son las olas y la práctica del surf, debemos acercarnos hasta la playa del Ris. Solo hay que tener cuidado de no cortarnos al pisar alguna roca.

ALREDEDORES DE LA PLAYA

Se podría decir que la playa está integrada en pleno centro de Noja (al menos su extremo izquierdo). Allí encontramos todo tipo de servicios, entre ellos varios hoteles, restaurantes, cafeterías, algunas con una terraza mirando hacía la playa, así como aparcamientos en toda la línea playera.

De camino hacia el barrio de Helgueras se encuentran las Marismas Victoria, uno de los principales humedales del norte del país y una muy importante reserva de aves. Las marismas Victoria y Joyel (esta última en la zona de la playa del Ris) se encuentran separadas del mar Cantábrico por una franja de dunas que se extienden desde el estuario reducido de Quejo, donde se asienta la marisma Joyel, hasta el final de la playa de Trengandín, donde se encuentra la marisma Victoria. Este campo dunar tiene una extensión actual de unos 456.963 m2 , estando el 45% del mismo dentro del área protegida de la Reserva.

Al lado de las mismas se encuentra un pequeño puente romano (aunque de romano solo tiene el nombre ya que es una construcción gótica) y un molino de mareas cuya fuerza motriz era el flujo y reflujo de la mar.

Por último junto al parking que encontramos en el extremo izquierdo de la playa, comienza uno de los recorridos mas espectaculares que nos ofrece la Villa de Noja, la Ruta de la costa. En ella encontraremos pequeñas calas, paisajes increibles, y caminos que transcurren entre bosque y acantilados que merece muchísimo la pena descubrir. No te lo puedes perder.

EN RESUMEN

La playa del Trengandín es una de esas playa que te deja con la boca abierta nada mas verla, sobre todo si la descubres cuando las aguas retroceden para dejar al descubierto su esqueleto. Pasear por ella es otra de las cosas que te llenará de paz, sobre todo si te alejas de la parte mas cercana al centro de la villa. Quizá escuches aún el susurro de los pescadores buscando morenas mientras recorres la orilla hasta el Brusco.

Si lo que te gusta es la acción, entonces tu playa es la del Ris, al otro lado de la Villa, pero si quieres pasar un rato agradable con total tranquilidad, debes acercarte hasta el Trengandín. Te acabarás enamorando.

¿Mas entradas sobre Cantabria? Click aqui.
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s