Cimadevilla: el barrio alto de Gijón

Cimadevilla (Gijón)

Testigo y protagonista de los acontecimientos más significativos de Gijón, el barrio de Cimadevilla es uno de los rincones más entrañables de la ciudad. En su época fue un barrio de pescadores y a día de hoy guarda en sus calles monumentos e historias de hombres y mujeres “playos”, término con el que son conocidos los nacidos en este barrio. ¿Te apetece dar un paseo por Cimadevilla?

CIMADEVILLA, EL BARRIO ALTO DE GIJON

Situado a los pies del cerro de Santa Catalina, el barrio de Cimadevilla o Cimavilla constituye la parte más alta de la ciudad de Gijón. Un barrio lleno de encanto que conserva toda la esencia de su pasado. Sus calles han sido testigo de los hechos más importantes de la ciudad, como la fundación romana, los conflictos medievales, la creación del puerto, el nacimiento y la obra de Jovellanos, o los inicios de la industrialización. Antiguamente fue un barrio de pescadores, y a día de hoy es uno de esos rincones que uno no debe perderse si visita Gijón.

Una buena manera de descubrirlo es iniciando el recorrido desde el espacio ajardinado conocido como Campo Valdés donde podemos contemplar la estatua que se alza en honor al emperador César Augusto (recordando el pasado romano de la villa de Gigia), además de destacar la Iglesia Mayor de San Pedro y las Termas Romanas. La iglesia es de estilo gótico y fue construida en el siglo XV sobre los restos de un antiguo templo. En ella fue bautizado Jovellanos y hasta el año 1883 fue el único templo de la ciudad de Gijón. El museo de las termas romanas por su parte, nos ofrece una interesante visita sobre el pasado romano de la ciudad.

Cimadevilla (Gijón)

Otro de los edificios destacados es el Palacio Valdés situado juntos a los restos de la antigua muralla de la ciudad. Es un palacio que fue construido en 1570 y es un buen ejemplo de la construcción palaciega asturiana. Fue construido sobre los cimientos de la propia muralla y presenta un cuerpo central, dos torres almenadas y una capilla en uno de sus extremos. Sus dependencias fueron en tiempos pasados residencia de esa familia, primer asentamiento de la Fábrica de Tabacos a comienzos del siglo XIX y Aduana. En la actualidad es un centro educativo. Adosada a la torre se halla la capilla de Nuestra Señora de Guadalupe también conocida como Capilla de la Santa Cruz. Es de una sola nave y en su interior alberga imágenes realizadas por Luis Fernández de la Vega.

La Plaza de Jovellanos alberga varias construcciones de interés, una de las más destacadas es sin duda el Museo Casa Natal de Jovellanos. Sus salas recogen importantes muestras de la pintura asturiana de los siglos XIX y XX así como esculturas contemporáneas. En la segunda planta del museo destaca “El Retablo del Mar”, obra en madera del escultor ovetense Sebastián Miranda. En ella se ensalza la tradición pesquera y marinera de Cimadevilla al representar una escena habitual en el barrio: la subasta del pescado en la lonja local.

Cimadevilla (Gijón)

Enfrente del museo se encuentra “La Casona de Jovellanos”, un edificio construido en 1744 que albergó la primera sede del Instituto de Náutica y Mineralogía que fundó Jovellanos, como bien recuerda una placa en su fachada. A de día de hoy es un hotel que cuenta con una sidrería en su planta baja. Adosada a la casa natal de Jovellanos se encuentra la Capilla de los Remedios, cuyo interior alberga el sepulcro de Melchor Gaspar de Jovellanos. El citado museo y la capilla están anexos a un antiguo hospital de peregrinos que en la actualidad es un restaurante. Otro de los edificios destacados es la Casa de Nava, un sobrio caserón construido a principios del siglo XVIII que fue residencia del Vizconde del Campo Grande, actualmente es de propiedad municipal.

Cimadevilla (Gijón)

El recorrido continúa con un edificio que destaca por su fachada en tono rosado, es la Torre del Reloj. Se trata de una torre que se alza sobre la base de una antigua torre romana. Fue sede del Ayuntamiento de Gijón y con posterioridad pasó a ser la cárcel de la ciudad hasta 1909, dos años más tarde fue demolida. La torre que contemplamos en la actualidad fue reconstruida en 1995.

Cimadevilla (Gijón)

Dejando atrás esta torre nos dirigimos hasta la Plaza del Periodista Arturo Arias, la más grande de todo el barrio. La plaza está presidida por el busto realizado en honor a este popular periodista gijonés. Los vecinos la conocen como Plaza de la Tabacalera o el “Campu les Monxes” (Campo de las Monjas) ya que el edificio más destacado de esta plaza fue el convento de las Madres Agustinas Recoletas y posteriormente la Fábrica de Tabacos. Esta plaza es uno de los lugares más populares del barrio de pescadores. Sus casas típicas marineras conservan todo su encanto y a día de hoy es un punto de encuentro de mucha gente que se reúne para disfrutar de la charla y la sidra al aire libre.

La Plaza de la Corrada es un gran patio de vecinos que antaño fue una plaza dedicada a los espectáculos. En ella destaca un edificio construido en piedra que presenta un magnifico corredor de madera y un alero destacado. Se trata de la Casa de los Alvargónzalez, sede de la Fundación cultural del mismo nombre. Próxima a esta plaza se encuentra la Capilla de La Soledad, levantada en el siglo XVII y reconstruida en 1938. Esta pequeña capilla, antigua sede del Gremio de Mareantes (el gremio que financiaba y organizaba la captura de ballenas en el puerto gijonés), tiene una sobria fachada coronada por una minúscula espadaña y es muy frecuentada sobre todo por los lugareños que se acercan a venerar a la imagen de la Virgen de la Soledad y el Cristo de Medinaceli.

Los siguientes pasos nos dirigen hasta la vanguardista escultura “Nordeste” realizada en hierro por Joaquín Vaquero Turcios. Fue instalada en 1994 y simboliza el nordeste, el viento más esperado por los gijoneses en verano ya que empuja y barre las nubes y de esta manera asegura un día soleado. Por el contrario en invierno es un viento frío, húmedo y cortante. Desde este punto observamos una amplia panorámica sobre la zona oeste de la ciudad. Un recorrido visual nos permite observar, al occidente, un extenso brazo de tierra que sale al mar. Se trata del Cabo de Torres o Campa de Torres. En este punto se encuentra un castro prerromano donde se asentaron los primeros pobladores de Gijón, cuyos primeros estratos se remontan al s. VI a.C. La Campa de Torres es un parque arqueológico de gran interés que alberga uno de los mayores castros de Asturias. Además podemos observar más a la izquierda algunas grúas de los dos astilleros que permanecen en activo en la ciudad.

El Parque del Cerro de Santa Catalina es el punto más alto del barrio. Este espacio antiguamente era propiedad del Ministerio de Defensa y se utilizaba como campo de maniobras militares, estando el paso restringido. A día de hoy es un parque desde el cual se contemplan unas magníficas vistas sobre la costa gijonesa y es un espacio que cuenta con instalaciones deportivas, zona infantil, cafetería, mirador… Uno de los elementos más destacados es si duda la obra escultórica de Chillida “Elogio del Horizonte”, una enorme escultura de hormigón que parece abrazar a mar dando la bienvenida a los marineros. Esta escultura es un símbolo indiscutible de la ciudad.

Una vez visitado el parque podemos dirigirnos hasta el Puerto Deportivo que está presidido por el edificio en madera de la antigua rula o Lonja del Pescado. Esta lonja fue el centro de la actividad pesquera y un lugar de encuentro para pescadores, sardineras, comerciantes y lugareños que asistían a las subastas del pescado. Cuando el viejo puerto marinero se convirtió en el Puerto Deportivo actual, la actividad pesquera y la subasta del pescado se trasladaron a las instalaciones del puerto de El Musel. El edificio del puerto deportivo es en la actualidad un centro que cuenta con salas de exposiciones temporales.

Cimadevilla (Gijón)

Otro de los lugares destacados del barrio de Cimadevilla es la Plaza del Marqués, presidida por el monumento al rey Don Pelayo, erigido en 1891 como homenaje al primer rey de la Monarquía Asturiana. Además de esta figura en la plaza destaca el Palacio de Revillagigedo, a día de hoy Centro Internacional de Arte Contemporáneo. Es un palacio barroco de gran belleza que suele albergar importantes exposiciones a nivel nacional e internacional. Adosada al palacio se halla la Colegiata de San Juan Bautista que sirve de escenario a numerosos conciertos de música clásica a lo largo del año. Esta plaza es un buen punto de partida para seguir paseando y descubrir el resto de la ciudad que se extiende a los pies de Cimadevilla.

Cimadevilla (Gijón)

MIS IMPRESIONES

Cimadevilla es el barrio más emblemático de Gijón y uno de esos lugares de visita obligada. Se encuentra ubicado a los pies del Cerro de Santa Catalina y sus calles guardan toda la esencia de su pasado. Dar un paseo por ellas es disfrutar de su sabor marinero, de su pasado romano, de la belleza y encanto de sus edificios y del ambiente que se respira en sus bares y sidrerías.

Gijón ha sido uno de mis descubrimientos de este verano y junto con el puerto y la playa de San Lorenzo, el barrio de Cimadevilla ha sido uno de los rincones que más me ha gustado. Es un barrio lleno de atractivos como habéis ido leyendo a lo largo de estas líneas y sin duda os animo a descubrir si os acercáis a esta bonita ciudad asturiana.

Cimadevilla (Gijón)

¿Mas entradas sobre Asturias? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s