La Chabola de la Hechicera (Elvillar, Rioja Alavesa)

La Chabola de la Hechicera (Rioja Alavesa)

Situado a los pies de la Sierra de Cantabria y rodeado por la preciosa estampa con la que el otoño tiñe los viñedos de la Rioja Alavesa, el dolmen de La Chabola de la Hechicera es uno de los monumentos megalíticos que mejor se conserva en toda la zona. ¿Te apetece descubrirlo?

LA CHABOLA DE LA HECHICERA

Un dolmen o “mesa grande de piedra” en el idioma bretón, es un sepulcro o tumba de carácter colectivo en el que se practicaron sucesivos enterramientos entre el Neolítico y la Edad de Bronce. Están construidos con varias losas de piedra hincadas en la tierra en posición vertical y una losa de cubierta apoyada sobre ellas en posición horizontal. Las losas verticales delimitan un espacio en forma de caja denominado cámara, en el cual se depositaban los cadáveres. Algunos de ellos tienen un pasillo o corredor por el que se accedía a dicha cámara. El conjunto está rodeado en muchos de los casos por un montón de tierra o piedra, formando una colina artificial denominada túmulo. En el interior del dolmen y acompañando a los difuntos se colocaban algunas de sus pertenencias como pueden ser vasijas, armas, adornos, etc. La imagen de la “mesa grande de piedra” es la que queda tras la pérdida del túmulo que cubría estos monumentos, quedando a la vista la cámara con una gran piedra como tapa.

La Chabola o Choza de la Hechicera es un dolmen del tipo sepulcro de corredor aunque su nombre y la leyenda recuerdan su carácter sagrado hablándonos de la casa de una bruja a quien en las mañanas de San Juan se oía cantar. Está localizado a las afueras de la localidad alavesa de Elvillar, entre los ríos San Ginés y Quintanilla, a 620 metros sobre el nivel del mar.

Su historia nos traslada hasta hace unos 5000 años siendo erigido por gentes neolíticas que practicaban la agricultura y ganadería. Fue utilizado hasta hace 3000 años en una etapa correspondiente a la Edad de Bronce. El dolmen es de tipo sepulcro corredor y está formado por tres partes bien diferenciadas: la cámara, el túmulo y el corredor. El túmulo era originalmente un montículo semiesférico de piedras que cubría todo el monumento. Fue construido con piedras planas de arenisca que fueron colocadas de manera superpuesta. En el extremo del túmulo se hallaban dos muros divergentes que pudieron conformar un espacio de antesala del recinto en el que pudieron practicar rituales funerarios. Desde estos muros arrancaba el corredor por el que se accedía a la cámara, que, cubierto con el túmulo, creaba una especie de pasadizo. El corredor estaba orientado a hacia el Sur-Sureste y estaba compuesto por cinco losas con una piedra transversal a modo de cierre en la entrada. La cámara, situada al fondo, estaba conformada por nueve losas verticales. Junto con el corredor, son las partes más conocidas de estos monumentos.

Con el paso de los siglos el monumento perdió su función funeraria y su túmulo fue utilizado como cantera de extracción de piedra. A su vez se fueron cultivando los alrededores e incluso parte del túmulo, salvo el entorno más cercano a la cámara.

La Chabola de la Hechicera (Rioja Alavesa)

El dolmen fue descubierto en 1935 por Álvaro de Gortázar y Carlos Sáenz de Tejada. La primera excavación tuvo lugar en 1936 aunque en años posteriores se realizaron otras excavaciones. Dichas excavaciones fueron llevadas a cabo en la cámara y el corredor así como en una parte del túmulo como paso previo a la restauración realizada por la Diputación Foral de Alava. En la restauración se recolocó la cubierta, se restauraron los ostatos rotos y se sustituyó el situado en el lado oriental de la cámara por una losa localizada en el mismo túmulo. Finalmente en el año 2010 la Diputación encargó un estudio arqueológico del dolmen y gracias a las metodologías actuales y una vez finalizada la excavación de lo que quedaba del túmulo original, se ha llevado a cabo la restauración que muestra el dolmen a día de hoy.

Durante las excavaciones realizadas en el dolmen fueron hallados diversos materiales y objetos que acompañaban a los difuntos, además de los esqueletos humanos propiamente dichos, siendo al menos veinte adultos y nueve niños. Entre los objetos se hallan armas, útiles, vasijas, adornos, hachas de piedra pulimentadas, útiles de sílex, puntas de flecha, un diente de hoz, cuentas de collar en hueso, mineral y cobre, un colgante en piedra verde y un vaso campaniforme. La mayor parte de estos materiales se conservan en el Museo Bibat, el museo de arqueología y naipes de Vitoria.

La Chabola de la Hechicera (Rioja Alavesa)

OTROS DOLMENES EN ALAVA

La Rioja Alavesa es una comarca en la que encontramos gran cantidad de restos arqueológicos. Los dólmenes y monumentos funerarios de toda esta zona dan testimonio de que fue un área poblada por pequeñas comunidades de agricultores desde épocas remotas.

En las localidades de Laguardia, Elvillar y Kripan, encontramos uno de los conjuntos dolménicos más importantes y espectaculares del País Vasco. Son dólmenes de corredor y se hallan a los pies de la Sierra de Cantabria. Entre ellos destacan los dólmenes de Lazaya, El Sotillo, San Martin y el Alto de la Huesera, todo ellos en Laguardia. En esta localidad cabe hacer mención a su vez al Poblado de la Hoya, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del País Vasco.

Además de “La Chabola de la Hechicera”, en el municipio de Elvillar también se encuentra el dolmen de El Encinal. En la carretera que une Elvillar con Kripan se halla el domen de Los Llanos, cuyas piedras forman una planta rectangular con la tapa caída en su interior. Por último el dolmen de El Montecillo situado en Villabuena de Alava, se encuentra en un alto que le da su nombre, rodeado de viñas, unas viñas que podrían incluso haber cubierto el túmulo del dolmen con anterioridad a ser descubierto.

Dolmen El Sotillo (Rioja Alavesa)

En la Llanada Alavesa dos son los dólmenes más destacados, el de Sorginetxe y el de Aizkomendi. El primero de ellos cuyo nombre significa “casa de la bruja” se encuentra muy próximo a la pequeña localidad de Arrizala. Se trata de un monumento que se encuentra en medio de los campos de labranza de la llanada. A finales del siglo XIX fueron hallados bajo sus grandes losas diversos restos humanos y útiles de sílex. Es otro de los dólmenes más espectaculares de Alava, donde existen más de 80 dólmenes catalogados y excavados.

El dolmen de Aizkomendi se encuentra en el municipio de Eguilaz, a unos 10 minutos en coche desde el dolmen anterior. Se trata de uno de los dólmenes más grandes del País Vasco y fue descubierto en 1830 por un agricultor. Cuando fue descubierto el túmulo medía unos 60 metros de diámetro y sus cuatro metros de altura tapaban toda la cámara. El dolmen conserva la tapa original, de más de diez toneladas de peso, y la cámara está formada por diez grandes losas. Las excavaciones han demostrado su uso funerario hasta la Edad de Bronce. En su interior fueron hallados numerosos restos humanos y un importante número de objetos y materiales.

El Valle de Kuartango alberga un buen número de restos dolménicos. Entre ellos destaca el conjunto de los cuatro dólmenes de la localidad de Catediano en los cuales se encontraron restos humanos, herramientas de sílex y objetos decorativos. Alava es una provincia muy completa desde el punto de vista megalítico y muchos son los restos que podemos contemplar, aunque algunos de ellos se encuentran deteriorados.

Dolmen El Sotillo (Rioja Alavesa)

MIS IMPRESIONES

La Chabola de la Hechicera es uno de los dólmenes más grandes y mejor conservado de La Rioja Alavesa. Se halla entre los pueblos de Elvillar y Laguardia y el acceso está debidamente señalizado. Es un dolmen que cuenta con una imagen renovada desde hace unos meses lo que le confiere un aspecto inmejorable acompañado por el bellísimo emplazamiento que lo rodea. La Rioja Alavesa está especialmente bonita en otoño. Los tonos dorados, rojizos y amarillos tiñen toda su estampa convirtiendo el paisaje en un auténtico placer para la vista.

Junto al dolmen encontramos un panel con la información relacionada acerca del patrimonio arqueológico de la Rioja Alavesa, haciendo mención a los dólmenes más destacados, los cuales aparecen señalados en un mapa. A su vez se puede leer la información relacionada con este dolmen en concreto así como los objetos hallados durante las excavaciones.

Como habéis podido leer no es el único dolmen de la zona, muy próximos se hallan los otros que he mencionado aunque sin duda este es el más espectacular de todos. Como siempre dejo unas fotos realizadas hace unos días para que os hagáis una idea, aunque sin duda os recomiendo que os acerquéis a verlo con vuestros propios ojos.

La Chabola de la Hechicera (Rioja Alavesa)

¿Mas entradas sobre Rioja Alavesa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

2 Respuestas a “La Chabola de la Hechicera (Elvillar, Rioja Alavesa)

  1. Pingback: La Chabola de la Hechicera (Elvillar, Rioja Ala...·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s