Jardines de Piquío: un balcón al mar (Santander)

Jardines de Piquio - Santander

Creados en 1925 como parte del desarrollo de la zona de El Sardinero, los Jardines de Piquío nos invitan a descubrir la belleza de Santander desde Mataleñas hasta La Magdalena. Un balcón que mira al mar al que te invito a asomarte.

SU HISTORIA

Originalmente creados por el arquitecto municipal D. Ramiro Sainz Martínez en 1925, los Jardines de Piquío han sufrido posteriores modificaciones conservando y respetando el trazado original. Con el fin de la Guerra Civil, los terrenos de Piquío fueron acondicionados como jardines, aunque fue en el segundo decenio del S. XX cuando se efectuó la definitiva transformación que culminó en una serie de rampas, escalinatas, plataformas y miradores junto a pérgolas ornamentales, complementando así un conjunto de elementos armónico con el paisaje de todo el entorno.

Jardines de Piquio - Santander

DESCRIPCIÓN

Los Jardines de Piquío se encuentran en la Avenida Fernández Castañeda, al lado de la Plaza de las Brisas, entre la primera y la segunda playa de El Sardinero. Su nombre es debido a la peculiar forma que simula el pico de un barco adentrándose en el mar. Antiguamente el parque era conocido como Piquillo o Punta del Rostro.

Tiene una extensión de 11.690 m² en los que abunda la vegetación y donde se pueden observar eucaliptos, yucas, tamarindos y palmeras entre otras especies arbóreas. En la parte exterior que da al paseo hay una hilera de tarays entre los cuales se yergue un viejo eucalipto de 4.20m de diámetro. El Taray es un arbusto de 3-4 metros con ramas largas y flexibles, hojas diminutas y flores en color blanco o rosa pálido. En la zona interior del parque entre otras especies destaca un olmo que sobrepasa los dos metros de altura.

Además de la vegetación, otro de los elementos destacados es sin duda su mirador. Un balcón rodeado de pérgolas a modo de túnel vegetal, desde el que se observan unas vistas increibles sobre las dos playas de El Sardinero, así como la Isla de Mouro, el faro de Cabo Menor, la península de La Magdalena y el Parque de Mataleñas.

Pero ademas podemos encontrar pequeñas sorpresas. En la parte del mirador que se orienta al mar nos espera una singular mesa de piedra circular. Se trata de “La Mesa Zodiacal”, un trabajo del ceramista D.Víctor González, donde están representados con forma de animales los doce signos zodiacales. Otro de los elementos que llaman la atención, esta vez en la zona interior del parque, es el monumento astronómico “bola del mundo”. Un monumento que en realidad se trata de un potente instrumento astronómico llamado “Tierra Paralela”. Consiste en una esfera de piedra caliza, de 65 centímetros de diámetro, esculpida en una sola pieza, en la que se representan los océanos, continentes y líneas de referencia configurando el mapa del mundo. Además funciona como reloj de Sol.

Los Jardines de Piquío están perfectamente cuidados por lo que es una gozada visitarlos. Unos jardines donde de día el contraste de verdes de los árboles y arbustos se mezcla con el colorido de las flores y el precioso azul del Mar Cantábrico de fondo, y durante las noches nos sorprende gracias a su preciosa iluminación que lo convierte en un lugar mágico.

Jardines de Piquio - Santander

 

LOS ALREDEDORES

Los Jardines de Piquío se encuentran en medio de la Playa de El Sardinero, la cual está dividida en dos amplios arenales separados precisamente por el promontorio de rocas sobre el que se asienta el parque. Cuando hay marea baja es posible pasar de una playa a la otra por la arena.

La primera playa de El Sardinero es la que contemplamos a la derecha del parque. Tiene una longitud de 350 metros y su arena es fina y dorada, característica común de las playas de toda esta zona. A ella le siguen la Playa de La Concha y la Playa del Camello para llegar hasta la Península de la Magdalena. La segunda playa de El Sardinero es la que se sitúa a la izquierda de los Jardines de Piquío. Esta playa tiene una longitud de 1000 metros que se extiende hasta el Parque de Mataleñas. Ambos arenales a pesar de su extensión son bastante concurridos en verano. No obstante es la playa más conocida de Santander.

En la zona se ubican varios hoteles, restaurantes, tiendas y edificios de interés donde sin duda destaca el flamante Gran Casino Sardinero situado en la Plaza de Italia. Merece la pena recorrer el paseo marítimo que bordea la playa.

Aparcar por esta zona puede resultar un tanto complicado sobre todo en los meses de verano. Aún así, para llegar a esta parte de la ciudad la conexión con transporte público es muy buena.

Jardines de Piquio - Santander

MIS IMPRESIONES

Los Jardines de Piquío es uno de esos lugares que no puedes dejar de visitar si te acercas hasta Santander. Es una bonita zona para descansar en uno de sus bancos o simplemente recrear la vista contemplando este marco incomparable de belleza natural. Un rincón precioso junto al mar desde donde se obtienen las mejores vistas sobre El Sardinero, y donde de noche, su magnífica iluminación lo convierte en un lugar lleno de magia. Un mirador único al Mar Cantábrico que merece la pena acercarse y conocer.

¿Mas entradas sobre Cantabria? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s