Piazza della Rotonda (Roma)

Piazza della Rotonda (Roma)

Seguramente es una de las plazas menos conocidas del centro de Roma pero a su vez, una de las mas visitadas por los millones de personas que llegan cada año a la ciudad eterna. Eclipsada por la sombra del imponente Pantheon, las antiguas paredes de la Piazza della Rotonda parecen narrar historias de forma evocadora. Y lo hacen en silencio. Un lugar cargado de esencia que te invito a descubrir en estas lineas.

PIAZZA DELLA ROTONDA

Es sin duda uno de esos lugares de Roma que te atrapan. Aunque bien es cierto que no es una de las plazas mas conocidas (por nombre) de la capital italiana, ni tampoco una de las mas grandes (apenas mide 60 metros de largo por 40 de ancho), la presencia del imponente Pantheon la convierte en una de las mas concurridas y llenas de vida del centro de Roma. Una plaza que nos transporta a otra época con el antiguo colorido de sus casas cuyas paredes parecen impregnadas por millones de historias anónimas de gentes que un día formaron parte de su paisaje.

El origen de la plaza se remonta al siglo XVI cuando fueron demolidas varias viviendas que ocupaban la zona. Un área que se había convertido en un laberinto de tiendas y cobertizos alrededor del Pantheon que fue finalmente reestructurada y pavimentada aunque no perdió su carácter comercial. Utilizada como mercado de comida a pesar de las prohibiciones, la plaza cambia su particular estética ambulante al reconvertirse a comienzos del siglo XIX en mercado de aves, dando lugar a todo un espectáculo visual… y olfativo (aunque eso era algo que también ocurría con el anterior mercado). Con el paso del tiempo, la plaza siguió sin terminar de convencer y permaneció bajo la sombra de la demolición, aunque nunca llegó a llevarse a cabo.

En el medio de la misma encontramos una preciosa fuente obra de Giacomo della Porta que el Papa Gregorio XIII mandó diseñar en el año 1575. Encima de ella, descansa el Obelisco de Ramses II, que no fue ubicado sobre la misma hasta el año 1711 por mandato del Papa Clemente XI. Un obelisco hecho en mármol rojo egipcio en el templo de Ra, que llegó a Roma en la antigüedad y que no fue redescubierto hasta el año 1374 en la iglesia de Santa María Sopra Minerva, permaneciendo desde mediados del siglo XV hasta su reubicación sobre la fuente, en la cercana Piazza di San Macuto.

Aunque sin duda, su plato fuerte no es otro que el Pantheon. 

Piazza della Rotonda (Roma)

EL PANTHEON

Es uno de los platos fuertes de la ciudad de Roma y como no podía ser de otra manera, el gran atractivo de la propia plaza. Su imponente presencia se hace notar desde las calles adyacentes debido a su grandeza, y en la plaza, pone el broche de oro a una estampa bellísima. Una maravilla arquitectónica que resiste al paso del tiempo y que es sin duda la estructura mejor conservada de la Antigua Roma que a día de hoy podemos observar. Tenemos que mirar atrás hasta el año 27 a.C. para conocer sus origenes. Fue entonces cuando Marco Vipsanio Agripa, yerno del emperador Augusto, levantó el primer templo, del que hoy solo queda su inscripción original. Una inscripción cuyo significado nos habla precisamente de su origen y que podemos leer en el frisio del pórtico de entrada: M · AGRIPPA · L · F · COS · TERTIVM · FECIT (“Marco Agrippa, hijo de Lucio, cónsul por tercera vez, lo hizo.”). A pesar de que durante mucho tiempo se creyó que la inscripción pertenecía al templo actual, la realidad es que el primer templo fue destruido y fue Adriano entre los años 118-128 d.C. quien volvió a reconstruirlo bajo el nombre original perteneciente a Agripa. Unas obras que cambiaron gran parte de la estructura original del templo pero que Adriano no se quiso adjudicar en un acto de modestia y respeto.

Su sobriedad y su imponente presencia exterior quedan a un lado al contemplar la estampa desde Piazza della Rotonda, donde la belleza se apodera del mismo. Ya en su interior, las miradas nos llevan a su impresionante cúpula, sin dejar ni un segundo de observar todos y cada uno de los altares que encontramos ante nosotros. Allí descansa entre otros, la eterna memoria de Rafael o reyes de Roma como Victor Manuel II o Umberto I de Saboya. Un templo cuya inmensidad se hace aún mas imponente en su interior, bajo la mirada de la que fuera mayor cúpula del mundo hasta finales del siglo XIX. Su óculo central, abre el camino de la luz a través de 9 metros de diámetro que parecen ser reducidos a la mitad dada la majestuosidad de la estructura. Una obra arquitectónica de inmenso valor que nos empequeñece con solo cruzar su pórtico y que sin duda, merece la pena visitar (entrada gratuita).

Piazza della Rotonda (Roma)

COMO LLEGAR

Para llegar hasta la Piazza della Rotonda, basta con seguir la enorme “estela” que genera el Pantheon. Al tratarse de uno de los grandes tesoros de Roma, es sencillo llegar hasta él, por lo que basta con acercarse hasta el mismo para disfrutar de la plaza. No obstante, hay varias lineas de autobús que nos acercan hasta las inmediaciones (la mas cercana la linea 116). Por su parte, la linea mas cercana de metro se encuentra a bastante distancia de allí (Spagna).

ALREDEDORES

Muy cerquita de allí nos espera la espectacular y no tan “conocida” iglesia de Santa Maria Sopra Minerva (sobrio exterior, excepcional interior) que merece mucho la pena visitar. Sabrás que estas delante de ella cuando encuentres el curioso Pulcino della Minerva, un pequeño elefante esculpido bajo un obelisco en el exterior de la misma que tambien merece la pena detenerse a observar. Un poco mas al Este encontramos el Palazzo-Galleria Doria Pamphilj, otro edificio cuyo mayor tesoro se encuentra de puertas hacia adentro y que alberga una de las mayores colecciones de arte patricio de Roma mientras recorremos salones y galerías que dejan sin aliento. Al Oeste, destaca sobre manera la preciosa Piazza Navona, una de las plazas mas bonitas de todo Roma a la que merece muchísimo la pena acercarse, mientras que al Sur de la misma encontramos otra de las plazas mas emblemáticas y llena de vida de Roma, la Piazza Campo de Fiori. No obstante, cada rincón de la zona centro se convierte en un verdadero atractivo con el simple hecho de pasear por sus calles.

Piazza della Rotonda (Roma)

MIS IMPRESIONES

Es uno de esos lugares de Roma que te sorprende de la nada al acercarte hasta ella. Será por su colorido, o por la presencia del Pantheon, pero la Piazza della Rotonda tiene algo que atrapa. Merece la pena acercarse hasta ella y detenerse a observar el tiempo. Tener el Pantheon de frente desde el otro lado de la plaza es una imagen que se queda grabada en la retina. Un lugar lleno de vida gracias a los numerosos cafés y restaurantes que salpican la misma y en los que podemos hacer un alto en el camino antes de adentrarnos en el imponente Pantheon. No podemos irnos sin visitarlo. Ante nosotros, descansa un pedazo de la Antigua Roma, y siglos y siglos de historia de la ciudad eterna.

Descubre Roma en Segway

¿Mas entradas sobre Roma? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Una respuesta a “Piazza della Rotonda (Roma)

  1. Pingback: Piazza Navona: la piazza più bella (Roma) | El Cuaderno Viajero·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s