Un paseo por el Ghetto, el barrio judío de Roma

El Ghetto, el barrio judío de Roma

No es fácil describir en unas líneas uno de los barrios mas cargados de orgullo y dolor de Roma. Como tampoco es fácil imaginar la vida de tantas y tantas personas afinadas entre “cuatro paredes” bajo el mandato del poder. Han pasado varios siglos desde el nacimiento del Ghetto y a día de hoy solo quedan los restos de parte de su historia. Un lugar que nos muestra su cara mas amable entre ruinas, calles olvidadas e historias anónimas que permanecen intactas en el corazón del barrio, y que merece la pena recorrer para poder descubrir. Es el barrio judío de la Ciudad Eterna. ¿Me acompañas?

EL GHETTO

Pasear por el Ghetto nos hace sentir parte del legado que todavía queda impregnado en sus calles. Un legado escrito a base de sufrimiento que a día de hoy muestra su cara mas amable. Son siglos de historia los que recaen sobre los hombros del barrio judío de Roma. Un barrio que se convirtió en el año 1555 en una especie de cárcel donde la comunidad fue obligada a reagruparse para poder seguir viviendo en la ciudad. Tres puertas y distintas limitaciones personales y profesionales fueron su particular condena impuesta por la bula papal promulgada por el Papa Pablo IV. Con ello se buscaba la autoprotección de los cristianos ante una comunidad “extraña”, así como la protección de los propios judíos de los ataques que recibían. No solo eso. Estarían obligados a vestir de amarillo para ser perfectamente reconocibles, no podrían tener propiedades ni si quiera en el Ghetto, mientras que todas las noches se cerrarían las puertas de su particular “ciudad” para estar perfectamente controlados. Situaciones que se alargarían en el tiempo durante siglos a pesar de las diferentes épocas en las que sería temporalmente abolido, pero que no vió su final hasta el año 1870 cuando se derribaron los muros y gran parte del barrio para reconstruir lo que a día de hoy podemos observar.

El Ghetto, el barrio judío de Roma

QUE PODEMOS VER

Entre las callejuelas que componen el barrio judío de Roma, podemos encontrar diferentes tesoros que a día de hoy se mantienen en pie a pesar del estado de algunas zonas del propio Ghetto, que parecen haber sufrido mas duramente el rigor del paso del tiempo que otras. Debemos comenzar por el epicentro cultural y religioso del Ghetto, que no es otro que su imponente Sinagoga. Construida entre los años 1901 y 1904, puede presumir de ser un edificio único. Diseñado bajo la corriente del eclecticismo por parte de Vincenzo Costa y Osvaldo Armanni, su cúpula se hace visible desde cualquier punto panorámico de la ciudad, formando parte del particular skyline de la capital italiana. En la actualidad, además de ser lugar de culto, alberga en su interior el Museo del Judaísmo. Para mas información acerca del museo, horarios de visita, historia, etc, está disponible la página web www.museoebraico.roma.it (en italiano, ingles y hebreo).

Otro de los lugares de visita obligada que encontramos en el Ghetto, es sin duda el Teatro di Marcello. De apariencia similar, aunque con evidentes diferencias con el Coliseo (entre ellas su tamaño), el Teatro di Marcello mantiene en pie su vieja estructura siendo su historia la que nos hace darnos cuenta de la grandeza del mismo. Y es que a pesar de ser el Coliseo uno de los mayores atractivos de la ciudad, el Teatro di Marcello tiene el honor de ser el mas antiguo de los dos, siendo sus obras acabadas en el siglo 11 a.C. Su nombre lo debe a Marco Claudio Marcelo, sobrino del emperador Augusto, a quien éste dedicó el teatro tras su muerte prematura en el 23 a. C. En la actualidad, el teatro se mantiene activo gracias a los conciertos que se programan dentro del mismo, así como a las visitas guiadas que se pueden realizar para conocer el interior.

Teatro di Marcello (Roma)

Tras el teatro, nos espera otro cachito de historia que parece resistir de manera estoica al paso del tiempo. Se trata del Portico d’Ottavia. Construido en el Siglo II a.C. y restaurado en el año 191 d.C. en honor  a Octavia (hermana de Augusto), fue utilizado durante la Edad Media como mercado de pescado (el Forum Piscium), levantando además una iglesia conocida como Sant’Angelo in Pescheria a su lado. Cuenta la leyenda que entre las ruinas del pórtico sigue presente el espíritu de Berenice de Cilicia, hija de Herodes Agripa I, Rey de los judíos. Cierto o no, la realidad es que el lugar parece sagrado.

Perdiéndonos por las calles del Ghetto, encontramos la última parada obligada en el barrio judío. Allí aguarda la hermosa Fontana delle Tartarughe, o lo que es lo mismo, la Fuente de las Tortugas. Una fuente cuyo origen se remonta a finales del 1500, basada en un proyecto de Giacomo della Porta y realizada por Taddeo Landini, pero que debe su nombre y aspecto final a las tortugas que se añadieron a mediados del 1600 obra de Gian Lorenzo Bernini. En la misma podemos observar como cuatro efebos, apoyados sobre sendos delfines intentan ayudar a las tortugas a llegar al cuenco superior de la fuente. No es seguramente la mas espectacular de Roma, pero está considerada como una de las mas bonitas y merece la pena acercarse a observarla. Lastima que el entorno la haga pasar un tanto desapercibida.

Fuente de las Tortugas (Roma)

No podemos irnos del Ghetto sin antes haber parado a coger fuerzas en cualquiera de los muchos establecimientos que dispone el barrio para probar la comida típica judía, así como otros clásicos de la cocina romana. Un gusto para el paladar de aquellos/as que quieran probar algo diferente antes de seguir caminando por la ciudad eterna.

COMO LLEGAR

Para llegar hasta el Ghetto, podemos hacerlo desde distintas vías perfectamente comunicadas entre si. Si nos encontramos en las inmediaciones del Monumento a Vittorio Emanuele II basta con coger la calle que pasa por el lado derecho del mismo (Via del Teatro di Marcello) y en apenas unos cuantos metros, nos encontraremos con la figura del propio Teatro a nuestra derecha, a través del cual podemos acceder al Ghetto. Otra de las opciones si nos encontramos en la zona del Pantheon, Piazza Campo de Fiori o Piazza Navona, es acercarnos hasta Via Arenula y seguir en dirección al río Tevere. Antes de llegar a Ponte Garibaldi, (vía de acceso principal al Trastevere), dejaremos el Guetto a nuestra izquierda. Caminando por la linea del río, podremos observar la Sinagoga.

Ghetto (Roma)

ALREDEDORES

El Ghetto se encuentra a caballo entre la Antigua Roma y el Trastevere, por lo que son muchos los puntos de interés que encontramos en las inmediaciones. Basta con cruzar la Isola Tiberina para acceder a uno de los barrios mas bonitos y románticos del mundo: el Trastevere. Una parada obligada si visitas Roma que adquiere su máximo encanto cuando la luz del sol deja paso al colorido nocturno de la Ciudad Eterna. Al norte del Ghetto, encontramos uno de los monumentos mas espectaculares de Italia: el monumento a Vittorio Emanuelle II. Junto a él, las ruinas de la Antigua Roma se extienden a lo largo y ancho del Foro, mientras divisamos la silueta del eterno Coliseo al fondo. Antes de llegar al propio monumento, merece la pena pararse a contemplar la Piazza del Campidoglio, con sus interesantísimos Museos Capitolinos así como la Iglesia de Santa Maria in Ara Coeli y sus 124 escalones construidos en el año 1348. Al sureste y siguiendo el curso del río (sin cruzarlo), encontramos otro de los lugares de interés de la ciudad, la Bocca della Veritá (Boca de la Verdad) en la Iglesia de Santa Maria in Cosmedin. Tras ella, aparece imponente la explanada del que fuera Circo Massimo, y las siluetas eternas que aún nos regala la Casa de Augusto en el Monte Palatino.

Portico de Octavio (Roma)

MIS IMPRESIONES

Cruzar las puertas del Ghetto es entrar en una Roma desconocida. Una Roma donde los contrastes se hacen presentes como probablemente en ningún otro lugar de la ciudad. Un lugar cargado de historia… y de historias anónimas, que bajo el manto del Ghetto encontraron cobijo y a su vez condena al lado del Tiber. Un barrio que muestra el paso del tiempo en sus deterioradas paredes y estructuras, y que nos regala pequeños grandes tesoros entre sus callejuelas. Merece la pena detenerse a descubrir cada uno de sus atractivos. Quizá no sea la zona mas bonita, ni tampoco la mejor cuidada de Roma, pero el Ghetto tiene algo que no se puede ver con los propios ojos.

Tarjeta Roma Pass

¿Mas entradas sobre Roma? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

2 Respuestas a “Un paseo por el Ghetto, el barrio judío de Roma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s