Bayonne: belleza entre el Adour y el Nive

Bayonne (Francia)

Es una de las grandes joyas que atesora el País Vasco Francés. Una ciudad dividida en tres barrios separados por dos ríos que buscan su camino hacia el mar. Una ciudad que nos invita a descubrir cada uno de sus secretos a través de estrechas callejuelas que atrapan al visitante. Como su catedral, símbolo eterno de su grandeza. Una preciosa estampa que nos recibe en un silencio cargado de vida que resulta imposible olvidar. Es la bella ciudad de Bayonne, un lugar de infinito encanto que te invito a conocer.

BREVES APUNTES HISTORICOS

La historia de Bayona (Bayonne en francés y Baiona en euskera) se remonta hasta el año 950 cuando fue fundada sobre las ruinas de un antiguo campamento romano llamado Lapurdum. Existen varias teorías sobre el origen de su nombre. La más extendida afirma que en el año 842 los vikingos se establecieron en las orillas del río Nive, en un asentamiento que llamaron en honor de su líder Björn Björhamn, luego Baionam y finalmente Baiona. A su vez podría tratarse de un aumentativo vasco o gascón del latín Baia (gran extensión de agua) o un nombre derivado del euskera, “Ibai-ona” (buen río) o “Ibai-une” (lugar del río).

Un siglo después de la ocupación vikinga, Bayona fue recuperada por el duque de Vasconia Guillermo Sancho, pasando a ser la capital del vizcondado de Labort. Durante años formó parte del ducado de Aquitania, el cual pasó a dominación inglesa en 1155. Durante el reinado de Carlos VII de Francia, el Conde de Dunois conquistó la ciudad el 21 de agosto de 1451 para la corona de Francia, último capítulo de la Guerra de los Cien Años.

Bayonne (Francia)

Muchos judíos expulsados de los reinos de Castilla y de Aragón por los Reyes Católicos se establecieron en Bayona, hasta que en 1602 el rey les obligó a abandonar la ciudad, a la que volvieron en 1789, cuando se instalaron en el barrio de Saint Esprit.

En el año 1808, en el Castillo de Marracq, se firmaron las actas de abdicación del rey Carlos IV de España y su hijo Fernando VII en favor de Napoleón Bonaparte, hecho conocido como las Abdicaciones de Bayona. El 8 de Julio de ese mismo año se promulgó el Estatuto de Bayona como constitución española de José Bonaparte.

Una curiosidad. A lo largo de los conflictos que agitaron los campos franceses en el siglo XVII, los agricultores de Bayona se encontraron cortos de pólvora y de proyectiles, por lo que utilizaron sus cuchillos de caza para introducirlos en los cañones de sus escopetas, confeccionando unas lanzas improvisadas que a partir de entonces se llamarían bayonetas.

UN PASEO POR BAYONA

Situada a los pies de los Pirineos y en la confluencia de los ríos Nive y Adour, la ciudad de Bayona se divide en tres barrios: Grand Bayonne, Petit Bayonne y Saint Esprit. Los dos primeros están separados por el río Nive y los puentes que cruzan sus aguas, formando junto a las siluetas de las casas reflejadas en ellas, una de las imágenes más emblemáticas y bellas de la ciudad. El tercero por su parte, se halla en la orilla opuesta del río Adour.

Una ciudad que esconde entre sus callejuelas empedradas numerosos atractivos en forma de mansiones centenarias, preciosos monumentos, tiendas o talleres llenos de encanto, jardines botánicos y mucha vida. Su casco antiguo está coronado por la muralla fortificada que se extiende a ambos lados del Nive y data de 1680.

Grand Bayonne

Bayonne (Francia)

Grand Bayonne es el barrio más comercial de Bayona además de su corazón histórico. Dominando el panorama de la ciudad se encuentra la Cathédrale Sainte-Marie (Catedral de Santa María), un edificio gótico con altas torres que se pueden divisar desde la lejanía. La construcción de esta catedral comenzó en el año 1213 aunque no fue terminada hasta el siglo XVII. Su claustro medieval es una auténtica joya gótica, siendo uno de los mayores claustros de Francia. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998 como monumento del Camino de Santiago en Francia.

No muy lejos de la Catedral se encuentra el Château Vieux (castillo viejo), una fortaleza medieval con torreones circulares que formaba parte de la antigua muralla. Fue construido en el siglo XIII por los vizcondes de Lapurdi. Antiguamente fue la residencia oficial de los gobernadores de la ciudad y a día de hoy el edificio pertenece al ejército y no está abierto al público.

Otro de los atractivos de este barrio de Bayona es el jardín botánico o Jardín Botanique des Remparts que se encuentra en uno de los baluartes entrela catedral y la muralla. Ocupa una extensión de 3000 m2, tiene un diseño de inspiración japonesa (con un estanque, cascada y puente peatonal), y en él podemos observar diversas especies de árboles, arbustos y flores que provienen de diversos países. Fue abierto al público a finales de los años 90 y se puede visitar de manera gratuita.

Bayonne (Francia)

Situado en la intersección de los ríos Nive y Adour se encuentra el Ayuntamiento de Bayona (Hôtel de Ville en francés). Es un bonito edificio que fue construido en 1843 siendo por aquel entonces la oficina de la aduana. Si dirigimos nuestra mirada hacia el tejado observaremos seis estatuas que representan las actividades económicas y artísticas más importantes de la ciudad. El edificio, además del Ayuntamiento, alberga el teatro y un coqueto café.

A orillas del río Nive se encuentra la plaza del mercado de Bayona llamada “Les Halles”. Es un mercado cubierto donde encontramos los mejores productos locales en sus puestos de carne, fruta, pescado y dos panaderías, en las que recomiendo probar el sabroso “gâteau basque” o pastel vasco. El mercado y sus alrededores están especialmente animados los sábados por la mañana cuando se celebra el mercado semanal.

Dando un paseo por este barrio descubrimos callejuelas con mucho encanto como la peatonal “rue Port Neuf”, antiguo canal y sede de las más famosas chocolaterías de la ciudad, o “rue des Faures” que debe su nombre a los artesanos que realizaban en ella su trabajo. Las calles de Grand Bayonne están jalonadas además, por hermosas casas tradicionales y tiendas de todo tipo (pastelerías, chocolaterías, tiendas de antigüedades, decoración, artesanía, etc) y talleres tradicionales. Recomiendo descubrirlas tranquilamente respirando todo su encanto.

Bayonne (Francia)

Petit Bayonne

Situado en la orilla opuesta del río Nive se encuentra Petit Bayonne o “la pequeña Bayona”. Es un bonito barrio en el que se suceden estrechas callejuelas medievales salpicadas por el bullicio de la gente que se concentra alrededor de sus bares. En esta zona podemos visitar dos interesantes museos (el Museo Vasco y el Museo Bonnat) o acercarnos a contemplar la silueta del castillo situado en su parte más alta.

El Museo Vasco o Musée Basque et de l’histoire de Bayonne fue fundado en 1922 y alberga una importante colección relacionada con la historia y la cultura vasca y francesa de la región. A lo largo de sus veinte salas tenemos la oportunidad de descubrir desde las costumbres más tradicionales hasta lo relacionado con los astilleros del puerto de Bayona en la Edad Media, la caza de la ballena y los corsarios, o la mitología vasca entre otros. El museo se encuentra en un pequeño palacio del siglo XVI llamado “Maison Dagourette”.

El Museo Bonnat o Musée Bonnat de Bayonne acoge un buen número de obras del pintor realista local León Bonnat además de obras de otros artistas famosos como Botticelli, Rafael y Rembrandt. El museo cerró sus puertas temporalmente en el año 2011 debido a trabajos de renovación y su reapertura está prevista para este año.

El Château Neuf o “castillo nuevo” se ubica en la parte más alta de Petit Bayonne. Fue construido en el siglo XV y a día de hoy es un castillo que no está abierto al público. En las inmediaciones del castillo se encuentra la Iglesia Saint André, construida a finales del siglo XIX gracias a una donación de M. Lormand. El templo ocupa el lugar donde se ubicó una iglesia medieval y el colegio municipal en tiempos pasados.

Bayonne (Francia)

Saint Esprit

El tercero de los barrios de Bayona es Saint Esprit y se halla en la orilla opuesta del río Adour. El barrio perteneció inicialmente a la región de Gascuña y es por ello diferente al resto de Bayona. A principios del siglo XVIII fue ocupado mayoritariamente por los judíos, que contribuyeron en gran medida al crecimiento de la ciudad. Una de sus aportaciones más importantes fue la introducción del chocolate, quedando a día de hoy muchos artesanos chocolateros en la localidad.

En el siglo XVII Vauban, ingeniero militar jefe bajo el reinado de Luis XIV de Francia, ordenó la construcción de la ciudadela (con forma rectangular y cuatro bastiones), así como otras fortificaciones. La ciudadela permanece intacta pero no está abierta al público. Las mejores vistas de la misma se obtienen desde el puente Saint Esprit.

En este barrio se encuentra la estación del tren y desde Petit Bayonne podemos cruzar por el puente Saint Esprit para llegar hasta el mismo.

Bayonne (Francia)

MIS IMPRESIONES

Bayona es una ciudad que te atrapa gracias al encanto que emana por todos y cada uno de sus rincones. Las calles de su casco antiguo, en siglos pasados utilizadas para el transporte de mercancías, hoy son arterias comerciales marcadas por el trasiego del ir y venir de la gente. La Cathédrale Sainte-Marie es una de las joyas de Gran Bayonne, uno de esos lugares que todos los que nos acercamos hasta esta bellísima ciudad no debemos dejar de visitar. Como su pequeño jardín botánico, sus interesantes museos, o la no menos bella Iglesia Saint André, que nos aguarda al otro lado del rio Nive. Aunque sin duda, la magia parece surgir de manera especial al recorrer las estrechas callejuelas que recorren la ciudad antigua. Un paseo entre coquetos cafés, tiendas de todo tipo y talleres tradicionales que merece la pena disfrutar con los cinco sentidos.

Los puentes que cruzan el río Nive y separan los barrios de Gran Bayonne y Petit Bayonne le confieren un encanto especial a una ciudad que ve reflejada sobre sus aguas la silueta de las casas de ambos barrios. Como curiosidad, cabe reseñar que es sobre el entorno del Nive y el Adour donde dan comienzo las fiestas de Bayona a finales del mes de Julio. Unas fiestas que nacieron bajo la influencia de los Sanfermines de Pamplona en el año 1932. Cada año se celebran durante 5 días y sus gentes llevan el mismo uniforme que en la capital navarra, es decir, todo el mundo va de blanco y lleva un pañuelo rojo anudado al cuello. Los toros también desempeñan un papel importante en las fiestas de esta ciudad francesa que cada año atraen a más de un millón de visitantes.

Bayona es uno de esos lugares donde se respira encanto e historia. Un bonito rincón situado a pocos kilómetros de la frontera que merece la pena conocer y os invito a descubrirlo con vuestros propios ojos.

Click en la imagen para ver el especial fotográfico de Bayonne.

Bayonne (Francia)

sm-guia-iparralde

¿Mas entradas sobre País Vasco Francés? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s