Labraza, siglos de vida entre murallas

 Labraza (Araba)

Aferrada en lo alto de una colina y rodeada de vides y campos de cereal, la localidad alavesa de Labraza es un singular conjunto fortificado que conserva toda la esencia de su pasado medieval. Sus tres únicas calles, protegidas por una muralla muy bien conservada, hacen de este rincón uno de esos lugares que bien merece una visita. No obstante recibió el premio como Mejor Ciudad Amurallada del Mundo. ¿Me acompañas?

LA HISTORIA DE LABRAZA

La historia de Labraza se remonta hasta el año 1196 cuando fue fundada por Sancho VII “El fuerte” en un momento tenso entre las Coronas de Navarra y Castilla. La reacción de Alfonso VIII de Castilla no tardó mucho en llegar y entre la primavera de 1199 y Enero del año 1200 se apoderó de toda Álava a excepción de Laguardia, Bernedo y Labraza, que pertenecieron al señorío navarro durante casi tres siglos más.

Para su fundación, Sancho VII aprovechó la existencia previa de un lugar poblado, “villa de Labraça”, al que llamaría San Cristóbal de Labraza, y añadiría los términos de “villa de Gorribusto”, (el municipio actual de Barriobusto) y los ahora despoblados “Castellor” (Castellana), “Expisano” (Pisana) y “Cerram” (Santa María de Cerrán). De este modo quedaba definido un término municipal situado entre los municipios de Viana y Laguardia perteneciente al realengo navarro. En el año su fundación (1196) Sancho VII concedió el Fuero a la villa.

Labraza (Araba)

Durante el siglo XIII, la necesidad de reforzar las fronteras navarras exigió el levantamiento de un castillo que fue bien defendido por los caballeros navarros, aunque en el año 1461 Labraza fue conquistada por las tropas de Pedro Girón, Maestre de la Orden de Calatrava, pasando a formar parte del señorío castellano. Varios años después, en el año 1501, Labraza pasó a formar parte de la Hermandad Provincial de Álava.

A mediados del siglo XVI Labraza contaba con 50 vecinos y Barriobusto con unos 20, es decir, 70 vecinos aproximadamente. Entre las dos tenían 17 ermitas, entre ellas la de San Saturnino, la que fuera iglesia juradera de San Cristobal de Labraza en 1196. En el siglo XIX el municipio de Barriobusto se independizó finalmente de Labraza.

A lo largo de su historia la actividad económica de Labraza ha estado marcada por la producción de trigo, cebada, avena, vino, legumbres y hortalizas además de la cría de ganado lanar y caprino. Desde 1977 Labraza pertenece al municipio de Oyón/Oión, situado al sur de Alava, formando parte de la Cuadrilla Laguardia-Rioja Alavesa.

Labraza (Araba)

DESCUBRIENDO LABRAZA

Encaramado en lo alto de un cerro a 680 metros de altitud, el pueblo de Labraza esconde entre sus murallas agradables sorpresas para todos aquellos que nos acercamos a descubrirlo. Su recinto amurallado tiene la peculiaridad de ser el más pequeño de todas las villas medievales del País Vasco ya que consta con tres únicas y estrechas calles: la calle de la Concepción, la calle de San Miguel y la calle de San Roque.

Labraza (Araba)

La mayor parte de las viviendas de Labraza son del siglo XVI y tienen puertas de entrada de piedra de sillería con sólidos arcos de medio punto. Muchas de ellas han utilizado la muralla como propio muro de la vivienda, e incluso han hecho huecos en él para colocar las ventanas. Labraza conserva bodegas en el subsuelo de la villa. Recorriendo la calle de la Concepción encontramos en una de las paredes una estela conmemorativa del siglo XVI en memoria de Pero Ferrand, un clérigo de Labraza asesinado en 1522. Otro de los atractivos de Labraza es la antigua puerta de la muralla. Situada en el Sur de la villa, la puerta porticada se sigue alzando majestuosa a pesar del paso de los siglos.

La Iglesia de San Miguel (S.XVI) es una construcción de origen gótico cuyos muros formaron parte de la muralla de la localidad. Con el paso de los años ha sufrido numerosas reformas, especialmente en su interior. En él destaca el actual retablo mayor (foto) (S.XVIII) de estilo barroco, obra de Francisco de Castañeda y Ventura de la Cuesta que sustituyó a otro anterior perteneciente al S.XVI de autor anónimo. La torre de la iglesia fue construida en el siglo XVIII, es de estilo barroco, y en ella destaca su esbelto remate con cúpula y linterna.

Video: http://youtu.be/aI6wrNQRzi8

Excavada al pie de las murallas, la Fuente del Moro (foto) (S.XVI) sigue suministrando a día de hoy agua fresca. La fuente está excavada en una de las laderas del cerro y se encuentra protegida por una bóveda apuntada de piedra de sillería. A la entrada del recinto encontramos dos arcos góticos y se dice que contaba con un pasadizo que la atravesaba y la comunicaba con el interior de la villa lo que permitía el abastecimiento de agua durante los asedios.

A las afueras de Labraza se extiende el Pinar de Dueñas, un gran bosque de pino carrasco que tiene la particularidad de ser el pinar de su especie más occidental de Europa. Hay varios senderos que lo recorren y permiten dar un paseo para disfrutar de todo el entorno.

Labraza (Araba)

LABRAZA, MEJOR CIUDAD AMURALLADA DEL AÑO 2008

El Círculo Internacional de Ciudades Amuralladas otorgó a Labraza el galardón a la Mejor Ciudad Amurallada del Mundo en el año 2008. Se trata de una distinción que se concede cada tres años a los proyectos de gestión, conservación y restauración de murallas históricas. En esa edición Labraza competía con las ciudades de Carrickfergus (Irlanda), Chichester (Inglaterra), Plasencia (Extremadura) y Vitoria-Gasteiz.

El jurado reunido en la localidad irlandesa de Carrickfergus, valoró especialmente la singularidad de ser una muralla habitada que a su vez destaca por su gran estado de conservación. El plan de conservación de la muralla es desarrollado por la sociedad foral Arabarri, pero el premio concedido también es para los habitantes de Labraza. Ellos son parte de la fortificación, sus casas han utilizado la muralla como propio muro de la vivienda y tanto ellos como sus antepasados se han encargado de conservarla a lo largo de sus ocho siglos de historia.

Labraza (Araba)

OTROS DATOS

Labraza se encuentra en el Sur de la provincia de Alava, en las últimas estribaciones de la Sierra de Cantabria. Dista a 55 km de Vitoria, a 15 de Logroño, a 170 de San Sebastián, a 155 de Bilbao y a 90 de Pamplona.

A lo largo del año (normalmente en los meses de verano y otoño) se organizan visitas teatralizadas por la villa medieval de Labraza. Tienen una hora y media de duración y el recorrido por sus callejuelas combina la información histórica con otros apuntes sobre la vida del pueblo a través de diversas escenas teatralizadas. Las plazas son limitadas y es necesario hacer una reserva previa en la Oficina de Turismo de Laguardia (945 600 845).

La localidad celebra sus fiestas durante el primer fin de semana de Agosto. A su vez, el día 29 de Septiembre se festeja el día de San Miguel, patrón del pueblo, con una misa mayor y varios actos programados.

Labraza cuenta con un único bar, un parque infantil, zona de aparcamiento en la zona trasera de la iglesia de San Miguel y un aseo público. Los restaurantes más cercanos se encuentran en Oyon (a 9 km), y en ellos se puede degustar la deliciosa cocina regional regada con un buen vino de la tierra.

Próximas a Labraza se encuentran otras localidades que merece la pena descubrir en la Rioja Alavesa. A 25 km se encuentra Laguardia, la capital de la comarca y un rincón lleno de encanto, Elciego (30 km), Labastida (45 km) o bien otras más cercanas como Moreda de Álava, Yécora, Lanciego y Oyón. A su vez podemos conocer otra zona de Álava, la perteneciente a la Montaña Alavesa con su capital Santa Cruz de Campezo y localidades como Arraia-Maeztu, Antoñana, Bernedo, Lagran o Peñacerrada entre otras.

Labraza (Araba)

MIS IMPRESIONES

Labraza es una de esas localidades que a pesar de no aparecer en las guías turísticas convencionales bien merece una visita. Su silueta despunta hacia el cielo en lo alto de la colina y una vez dentro, sus estrechas callejuelas nos invitan a retroceder en el tiempo. Tiene la peculiaridad de tener únicamente tres calles, unas calles en las que encontramos bonitos edificios del siglo XVI rodeados de un halo de paz y tranquilidad. Al sur, una magnifica puerta porticada nos muestra además de su belleza parte del bello paisaje que rodea a Labraza. No debemos olvidar la Fuente del Moro y el pinar de Dueñas, otro de sus atractivos, así como la Iglesia de San Miguel y su bonita plaza. Un lugar único merecedor del galardón a la Mejor Ciudad Amurallada del Mundo, donde su vida sigue latiendo entre murallas. Toda una joya por descubrir.

guia

¿Mas entradas sobre Rioja Alavesa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s