Villa Borghese: arte y naturaleza en Roma

Villa Borghese (Roma)

Es uno de los parques más extensos y bellos de Roma. Uno de esos lugares que te invitan a evadirte y relajarte del frenético ritmo de la capital italiana. Es Villa Borghese. Un espacio que aúna naturaleza, belleza y arte en cada uno de sus rincones convirtiéndose en todo un lujo para el visitante. ¿Te apetece descubrirlo?

LA HISTORIA

Hablar de Villa Borghese nos obliga a remontarnos hasta 1605 cuando el cardenal Scipione Borghese, mecenas del gran escultor Bernini, comenzó a transformar la zona (hasta entonces cultivada de viñedos) para convertirla en el parque más grande construido en la Roma antigua. En el siglo XIX gran parte de los jardines fueron transformados al estilo inglés, muy popular en aquella época. En 1902, debido a problemas económicos, la familia Borghese se vio obligada a vender al Estado Italiano el edificio principal, la Galería Borghese. Un año después, los jardines deVilla Borghese fueron comprados por el Ayuntamiento de Roma, siendo abiertos al público el 12 de Julio de ese mismo año.

El edificio principal, la Galería Borghese, es obra del arquitecto Flaminio Ponzio, quien empezó a edificarla en 1612 por encargo del cardenal Borghese, que la usó como villa suburbana, a las afueras de la ciudad. Un año después, tras la muerte de Ponzio, fue Giovanni Vasanzio quien le sucedió en la obra y proyectó una fachada con terraza en forma de U, decorando el conjunto con vanos, estatuas clásicas y relieves.

En el año 1705 el príncipe Marcantonio IV Borghese mandó rediseñar los jardines al estilo inglés, reemplazó los antiguos tapices, y reordenó las esculturas y antigüedades de los Borghese. A finales del siglo XVIII el edificio se convirtió en museo público que fue notablemente acogido por la sociedad romana. En 1808, el príncipe Camillo Borghese, cuñado de Napoleón III, vendió algunas de las esculturas y antigüedades de los Borghese al Emperador. Debido a ello, el Gladiador Borghese, una de las estatuas más admirables de la colección, se puede apreciar a día de hoy en el Museo del Louvre de París. En 1902 la familia Borghese se vio obligada a vender la villa recibiendo un total de 3,6 millones de liras por parte del Estado Italiano. El edificio fue restaurado por última vez entre 1995 y 1997.

Villa Borghese (Roma)

UN PASEO POR VILLA BORGHESE

Villa Borghese es el mayor parque de Roma y uno de los más atractivos ya que combina naturaleza, arte y arquitectura. El parque está situado en la zona norte del centro de Roma y cuenta con nueve puertas de entrada, siendo seis de ellas monumentales. Su interior está salpicado por pequeños lagos, monumentos, hermosas esculturas, más de una docena de fuentes, así como jardines, alguno de ellos secreto. A lo largo de todo su recorrido encontramos además bellos edificios, un zoo, una ludoteca, una galería de arte moderno o el “Galoppatoio di Villa Borghese” (pista de equitación), entre otros.

La Galería Borghese es la joya de Villa Borghese. Se trata de uno de los museos más importantes de la capital italiana y una visita totalmente recomendable. Entre sus paredes alberga algunas de las grandes obras maestras de Gian Lorenzo Bernini (Apolo y Dafne, El rapto de Proserpina, Eneas y Anquises, el David, etc.), además de una importante y extraordinaria colección de pintura italiana de los siglos XVI-XVII, con importantes obras de Rafael, Caravaggio, Tiziano, Bellini o Correggio entre otros. Entre las obras no italianas destacan “La Piedad” de Rubens, “Venus y Amor” de Lucas Carnach o el retrato que hizo Antonio Cánova de Paulina Bonaparte como Venus victoriosa (1808). Para visitar la Galería Borghese es obligatorio realizar una reserva previa con el fin de controlar la afluencia de visitantes ya que es uno de los museos más solicitados de Roma. Toda la información acerca de la reserva de estradas la podemos consultar en la siguiente dirección: www.audioguiaroma.com. Toda la información relacionada con el museo está disponible en www.galleriaborghese.it (italiano e inglés).

Villa Borghese (Roma)

Museo y Galeria Borghese

Otro de sus puntos de interés es Bioparco, un zoo en el que conviven más de 1.000 animales de más de 200 especies diferentes, incluyendo mamíferos, aves, reptiles y anfibios de los cinco continentes. A lo largo de sus 17 hectáreas encontramos una interesante colección botánica que incluye especies poco comunes como el Pino Azul del Himalaya, el Tulípero de Virginia o Árbol de las Tulipas, la Araucaria australiana o diversas especies de palmeras. Toda la información relacionada con el zoo, horarios, tarifas, etc. está disponible en www.bioparco.it (italiano e inglés).

Situado en uno de los extremos del parque, el Museo Nacional Etrusco de Villa Giulia acoge obras de la antigüedad prerromana italiana, especialmente las pertenecientes al mundo etrusco. La colección incluye trabajos de orfebrería, piezas de bronce, figuras de cerámica, esculturas, urnas funerarias, etc. Entre sus objetos más valiosos se encuentra un sarcófago del año 520 a.C o figuras de terracota como el Apolo de Veio del año 510 a.C. El edifico que acoge el museo es un magnífico palacete renacentista que está rodeado de preciosos jardines.

No muy lejos del Museo Etrusco se encuentra la Galería Nacional de Arte Moderno que acoge la colección más importante de arte moderno de Italia. Cuenta con más de 5000 obras pictóricas y escultóricas creadas por varios artistas entre los siglos XIX y XX. Entre ellas se incluyen obras de Paul Cézanne, Antonio Canova, Claude Monet y Vincent Van Gogh. También cabe señalar diferentes obras de artistas cubistas, futuristas y creadores de arte abstracto.

Villa Borghese (Roma)

Casino dell’Orologio

A lo largo de parque encontramos otros edificios destacados como el “Casino dell’Orologio” (del reloj), la “Casina di Raffaello” (s. XVIII) que a día de hoy es una ludoteca, la “Casina delle Rose”, la “Casina del Lago”, el “Casino degli Uffici”, el “Casino de Graziano”, o el Teatro-Opera Silvano Toti entre otros.

Entre los elementos decorativos de Villa Borghese destacan el reloj de agua de Pincio, un ejemplo de la ingeniería del siglo XIX que a día de hoy sigue funcionando, una copia del Arco de Septimio Severo, el pórtico de los leones, el Templete de Diana, la Grotta dei vini (gruta de los vinos), el Templo de Esculapio, situado en el centro del lago, o las bonitas fuentes que vamos encontrando a lo largo de todo el parque: Fuente de Venus, Fontana dei Pupazzi (de los muñecos), Fuente de los caballos marinos, Fontana del sarcófago, Fontana dei Mascheroni e dei Tritoni, Fontana del Fiocco o la Fontana del Sileno entre otras.

No debemos olvidar los bonitos jardines que tiñen de verde este precioso espacio. Entre ellos destacan los “jardines secretos”,  el “parco dei daini”, los jardines del lago, los jardines de “Villa Giulia” o el “valle de los plátanos” con árboles de más de 400 años.

COMO LLEGAR

Dada su amplísima extensión de terreno, podemos acceder a Villa Borghese desde diferentes puntos de la ciudad. Quizá una de las entradas más utilizadas sea la de Piazza del Popolo, aunque podemos hacerlo desde otros lugares como la elegante Via Vittorio Veneto (tras atravesar las murallas), o la archiconocida Piazza di Spagna. Si queremos acercarnos en metro, las paradas de Spagna y Flaminio constituyen una buena opción (Linea A), mientras que en autobús, existen líneas con parada a lo largo de todo el parque. Algunas de ellas: línea 61, 120, 150, 160, 491. Por su parte, las líneas de tranvía 3 y 19, nos acercan hasta Viale delle Belle Arti, con parada enfrente de la Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea, en la que es seguramente una de las mejores opciones para acceder al parque desde su parte norte.

Villa Borghese (Roma)

ALREDEDORES

Hacer una visita a Villa Borghese nos llevará un buen rato, pero si nos da tiempo a ver más, en su parte sur y suroeste encontramos algunos de los lugares más emblemáticos de Roma que no podemos pasar por alto, como la famosa escalinata de Piazza di Spagna donde podremos hacer un alto en el camino. No podemos olvidarnos de Piazza del Popolo un poco mas al oeste, de la cual obtenemos unas vistas inmejorables desde el Pincio, un lugar formidable para disfrutar con las inolvidables puestas de sol de Roma.

MIS IMPRESIONES

No es quizá uno de los destinos más solicitados de la Ciudad Eterna, pero después de unos cuantos días andando por sus concurridas calles, es todo un lujo poder atravesar las puertas de Villa Borghese desde cualquiera de sus entradas para sentir un poco de paz, frescor y tranquilidad. Cualquiera de sus arterias nos irá descubriendo sus secretos aunque resulte casi imposible descubrirlos todos. No obstante son mas de 800.000 metros cuadrados salpicados por la belleza de sus esculturas, fuentes y arbolados, entre los que aparecen sus grandes atractivos. Si se tiene intención de visitar alguno de ellos, lo ideal es acercarse al lugar de manera directa, ya que de lo contrario puede que se nos vaya el tiempo contemplando cada uno de los pequeños detalles que nos va regalando Villa Borghese, pero si solamente se quiere conocer el parque sin acceder a sus museos o al Bioparco, correr se convierte en un pecado. Todo un lujo para una ciudad que nos malacostumbra con eterna belleza, y que en Villa Borghese adquiere un cariz distinto. La belleza de su naturaleza mezclada con su historia y el arte. Una visita que recomiendo desde estas líneas para todos/as aquellos/as que paséis unos días en Roma.

sm-citypack-roma

¿Mas entradas sobre Roma? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s