El Capricho de Madrid

El Capricho (Madrid)

Es uno de los parques más bellos de Madrid y uno de los más bonitos que he tenido la oportunidad de descubrir hasta ahora. Un precioso jardín lleno de historia y envuelto en una de extraordinaria belleza que te atrapa y seduce a partes iguales. Cada uno de sus rincones esconde “caprichos” que lo hacen único y le dan un encanto especial. ¿Te apetece descubrir esta maravilla madrileña? Acompáñame…

SU HISTORIA

El parque El Capricho se encuentra ubicado en la Alameda de Osuna s/n, en el distrito de Barajas, y ocupa una superficie de 14 hectáreas. A pesar de ser uno de los jardines más bellos de Madrid no es muy conocido, lo que le convierte en un rincón ideal para disfrutar de su inmensa belleza y de la tranquilidad que en él se respira.

Su historia se remonta hasta 1784 cuando los Duques de Osuna adquieren esta finca con el objetivo de crear un espacio de recreo alejado de la gran ciudad. Un año después el arquitecto Pablo Boutelou expuso un proyecto inicial para el jardín y encargó el diseño de los espacios al arquitecto Jean-Baptiste Mulot, proveniente de la corte francesa. El Capricho comenzó a construirse en 1787 para ser concluido en 1839.

La duquesa, Doña María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel, fue la principal impulsora en la creación del parque. Considerada como la mujer más inteligente de la época y protectora de artistas, toreros e intelectuales creó en la finca un paraíso artístico y natural que fue frecuentado por las personalidades más ilustres de la época. Ella ordenó la construcción de los estanques y de buena parte de los elementos presentes, además de mandar plantar las miles de lilas (su flor favorita) que hay por todo el parque. La duquesa falleció en 1834 por lo que no pudo ver completamente concluido el recinto.

El Capricho (Madrid)

Templo de Baco

Tras la muerte de la duquesa, su primer nieto, Pedro Alcántara, heredó el Ducado de Osuna y El Capricho. Sin embargo cuando falleció, pasó todo a manos de su hermano, un auténtico derrochador que perdió toda la fortuna familiar. Debido a ello “El Capricho” tuvo que ser subastado para liquidar sus deudas. Posteriormente pasó a manos de la familia Baüer y a pesar de que mantuvieron el paraje en un aceptable estado de conservación, poco a poco fueron vendiéndose sus pertenencias.

Durante la Guerra Civil lo que había sido un lugar de recreo se convirtió en un cuartel general del ejército y prueba de ello queda un entramado de bunkers que recorre el jardín. Finalizada la guerra el recinto pasó por diferentes manos hasta que en 1974 fue comprado por el Ayuntamiento de Madrid para comenzar su restauración varios años después. En 1985 fue declarado Bien de Interés Cultural y en el año 2001 consiguió el diploma Europa Nostra.

El Capricho (Madrid)

Casa de la Vieja

DESCUBRIENDO EL JARDIN

El Capricho atesora rincones que aúnan belleza y singularidad y que te van sorprendiendo a medida que vamos caminando y descubriendo el parque.

Una vez cruzada su puerta comienza un camino que nos conduce hasta la Plaza de los Emperadores, considerado como uno de los puntos de referencia del jardín. Hasta llegar a la plaza encontramos el antiguo invernadero, una fuente renacentista y el Parterre de los Duelistas, donde podemos observar dos columnas de mármol sobre las que se ubican sendos bustos que simbolizan a dos personas que se dan la espalda en el momento de batirse en duelo. La distancia que separa ambas es la misma que la de un duelo real: cuarenta pasos.

Tras el Parterre de los Duelistas se halla el invernadero, construido en 1795. En una zona no visitable y dentro de una estructura de hierro y cristal se encuentra el espacio de plantación. A continuación observamos una fuente de mármol blanco y estilo renacentista que se instaló en el parque a finales del siglo XIX.

La Plaza de los Emperadores, en la que podemos observar los bustos de doce emperadores romanos y la exedra (una construcción descubierta de planta semicircular), nos lleva hasta los jardines anteriores al palacio. La excelencia paisajistica del El Capricho se manifiesta en tres tipos de jardines clásicos: el parterre o jardín francés, el jardín inglés y el giardino italiano.

Delante de la fachada oeste del palacio se extiende el parterre con sus setos perfectamente recortados. En la parte baja se encuentra el giardino italiano, el espacio más antiguo de la finca. Es un jardín que podría considerarse como “secreto” ya que al estar apartado del camino principal pudo ser ese rincón romántico perfecto para una cita o para un momento especial, apartado de las miradas indiscretas y “protegido” por su vegetación. El jardín italiano posee una fuente (posiblemente la original) que está decorada con unas ranas añadidas por la duquesa.

El Capricho (Madrid)

El Laberinto

Junto al jardín italiano se encuentra una de los espacios que me llamó mucho la atención, el Laberinto. Se trata de un espacio concebido para el juego amoroso y los escondites que ocupa una superficie de 6.030 m2 y fue reconstruido en 1987 siguiendo los planos originales. El resto de los jardines del parque son de estilo inglés y evocan a la naturaleza en su estado puro, invitándote a dar un paseo y a detenerte en los rincones más escondidos.

Antes de llegar al palacio encontramos la Fuente de los Delfines, construida en el siglo XVIII y en la que podemos observar cuatro delfines adosados a ella. Ya estamos ante el Palacio, un edificio que fue construido en el siglo XVIII y que sufrió varias modificaciones a lo largo de su historia. Tiene tres plantas rematadas por cuatro torreones y en su interior siglos atrás se distribuían las dependencias del servicio, un majestuoso salón de baile, una biblioteca que llegó a contar con 6.000 volúmenes, y las alcobas y gabinetes de los miembros de la familia. Las habitaciones privadas estuvieron decoradas con obras de los más importantes artistas de la época tales como “Las Cuatro Estaciones”, “El Columpio”, “La merienda campestre” o “La Pradera de San Isidro” de Goya. Junto al palacio sorprende ver la entrada a un búnker construido durante la Guerra Civil Española.

El Capricho (Madrid)

Palacio y Fuente de los Delfines

Continuamos nuestro paseo y descubrimos el Templo de Baco. Situado sobre un promontorio, fue creado entre 1786 y 1789 y presenta una construcción de estilo clásico con planta ovalada rodeada de doce columnas jónicas. Originariamente estaba cubierto por una cúpula que luego desapareció, y en un principio la diosa Venus ocupó el lugar de Baco. Próximo al templo se halla el estanque de los cisnes. A pesar de que los cisnes que le dan nombre no están presentes, es sin duda uno de esos rincones llenos de magia que te invitan a soñar.

Uno de los caprichos del parque que me pareció sumamente curioso es El Abejero. Se trata de un edifico construido a partir de 1794 y en cuya fachada se hallaban una serie de colmenas. Desde el interior del edifico y a través de unos cristales, los invitados de los duques podían observar el trabajo de las abejas mientras tomaban una taza de chocolate. El edificio estaba rodeado por las plantas preferidas por las abejas para elaborar la miel.

Siguiendo el recorrido encontramos la Ruina o Casa del Artillero. Su construcción se realizó con el objetivo de parecer un edificio abandonado. Según palabras de Carmen Añón Feliú, “La ruina contribuía a añadir el elemento “tiempo”, con su peso evocador, sentimental llamada a lo efímero de las cosas, y subyacente la presencia de la muerte en contraposición a la imagen de la vida y la naturaleza”.

A escasos metros de la Ruina se halla el Fortín, un fuerte de figura triangular con baluartes que está rodeado por un foso de agua. Data de 1829 y en el momento de su construcción contaba con una serie de complementos (pequeños cañones de bronce, un puente levadizo, una garita) que en la actualidad ya no existen. El siguiente punto que descubrimos es el jardín de los juegos, donde siglos atrás se montaban diferentes aparatos, como podían ser el “Juego de la Sortija” y el “Columpio”, de los cuales ya existía constancia en 1798.

Otro de los “caprichos” del parque es un singular puente de hierro que cruza la ría artificial (de casi medio kilómetro de longitud) que forma sinuosas curvas y recorre una parte del parque. Tras el puente descubrimos un pequeño lago que se halla bordeado por varios elementos interesantes. Todo ello fue creado por expreso deseo de la duquesa, quien deseaba tener un jardín de estas características que tan de moda estaba en el siglo XVIII.

El Capricho (Madrid)

Casa de las Cañas

En una de las orillas del lago observamos la Casa de las Cañas, un pequeño embarcadero que está revestido en su exterior por el material que le da nombre. Es un edifico que fue construido entre 1792 y 1795 y sirvió como pabellón de reposo y comedor abierto hacia el agua, además de ser el lugar donde se guardaban las barcas del recinto. Debido al gran estado de deterioro en que se encontraba el edificio fue restaurado entre los años 1999 y 2001.

En el centro del lago discurre una pequeña cascada sobre la que se levanta el Monumento al Duque de Osuna en cuya lápida aparece escrito: “A la memoria de D. Pedro Téllez Girón III Duque de Osuna, Virrey de Nápoles”.

Seguimos caminando y observamos que el lago se bifurca en un pequeño canal, apareciendo ante nuestros ojos al final de este, el edificio conocido como el Casino de Baile. Se trata de una obra del arquitecto Antonio López Aguado (autor de varias obras en Madrid, entre ellas la Puerta de Toledo) que fue construida en 1815. En su interior contaba con dos plantas, siendo la segunda el espacio donde se llevaban a cabo los bailes. Tras él descubrimos un precioso jardín con flores que le confiere un encanto especial a todo el conjunto.

El Capricho (Madrid)

Casino de Baile

El recorrido está próximo a su fin pero no quiero pasar por alto otros edificios como la ermita, escondida entre árboles en la parte central del parque, y la Casa de la Vieja, una vivienda abandonada y cubierta por algo de vegetación que le da un aire misterioso. Fue construida entre los años 1792 y 1795 siendo una imitación de una casa de labranza de las de aquella época. Por último y antes de salir del parque observamos una plaza circular, la que en su día fue su propia plaza de toros.

DATOS DE INTERÉS

Parque El Capricho
Dirección: Paseo de la Alameda de Osuna, s/n
Teléfono: 91 588 01 14 (información sobre visitas al parque)

Metro: El Capricho (L5)
Autobus: 101, 105, 151

Horarios:
Invierno (Octubre a Marzo): sábados, domingos y festivos de 09:00 a 18:30 horas.
Verano (Abril a Septiembre): sábados, domingos y festivos de 09:00 a 21:00 horas.
Cerrado: 1 de enero y 25 de diciembre.

Precio: Entrada gratuita

El Capricho (Madrid)

MIS IMPRESIONES

El Capricho es un rincón que te atrapa por su belleza y singularidad desde el momento en que cruzas su puerta de entrada. Es un precioso jardín en el que se respira magia y tranquilidad y que guarda en cada rincón pequeños y grandes caprichos llenos de encanto que lo hacen único.

Para descubrirlo deberemos acercarnos un sábado, domingo o festivo (el resto de los días permanece cerrado) siendo la entrada gratuita. Debemos de tener en cuenta que no está permitido el acceso con comida, bicicletas o animales aunque estos vayan atados.

Es un parque que me sorprendió y encantó a partes iguales. Sus características naturales y paisajísticas te invitan a disfrutar de un entorno lleno de sensaciones teñidas con la belleza propia de la época del año en la que realicemos la visita. Uno de los parques más bellos que he tenido la oportunidad de visitar, y que te invito a descubrir con tus propios ojos si visitas Madrid.

sm-madrid

¿Mas entradas sobre Madrid? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s