La Concha, un bello marco para la bahía donostiarra

54

San Sebastián cuenta con tres playas: La Zurriola, ideal para los amantes de surf, Ondarreta, una playa al abrigo del Monte Igueldo y La Concha, la última de las playas urbanas que da forma a la bahía donostiarra. Enmarcada por su más que fotografiada barandilla, sus bellas farolas y sus relojes, La Concha forma parte de la mas pura esencia de la capital gipuzkoana. ¿Me acompañas a recorrerla?

SITUACIÓN

La Playa de La Concha está situada en el extremo oeste de la capital guipuzcoana y forma parte de la Bahía de la Concha, formada por las playas de Ondarreta y La Concha, así como una isla, la de Santa Clara. Una bahía que ocupa el espacio comprendido ente los montes Igueldo (oeste) y Urgull (este). Según estudios geológicos, la primitiva bahía abarcaba desde el monte Igueldo hasta el monte Ulía (monte que cierra la playa de la Zurriola por el este), ya que el monte Urgull pudo haber sido, con toda probabilidad, una isla. De esta manera, la bahía, con una línea de playa de más de 3000 metros de longitud, abarcaba las tres playas de la ciudad, así como las dos islas. Posteriormente con los sedimentos acumulados en la desembocadura del río Urumea, se formó un pequeño istmo que unió la isla de Urgull a tierra firme, convirtiéndose en el monte que conocemos a día de hoy. De esta manera quedó formada la actual bahía cuya forma de concha sería consolidada con la construcción del paseo. La línea de playa tiene una longitud aproximada de 2000 metros de los cuales 1400 corresponden a la playa de La Concha y los 600 restantes a la playa de Ondarreta.

La distancia aproximada desde la Playa de la Concha hasta la Isla de Santa Clara es de 1000 metros y desde Ondarreta ronda los 400 metros. Las aguas de la bahía son tranquilas aunque los cambios en las mareas son frecuentes y afectan en gran medida a la anchura de estas dos playas, sobretodo en La Concha, donde en más de una ocasión la arena puede desaparecer durante unas horas.

Bahia de la Concha - San Sebastian

Bahia de la Concha desde el Palacio de Miramar

CARACTERISTICAS DE LA PLAYA

La playa de La Concha nos brinda la oportunidad de disfrutar de unas magníficas vistas en un marco incomparable, formado por la bahía, flanqueada por los montes de Igueldo y Urgull, sus dos playas y la Isla de Santa Clara. Una estampa preciosa.

Se trata de una playa urbana de arena fina situada en el centro de la ciudad, lo que la convierte en la playa más concurrida y masificada durante los meses de verano. Tiene una longitud de 1350 metros y una anchura media de 40 metros, aunque cuando se produce la pleamar, la anchura se reduce considerablemente.

Su arena es fina y dorada, y es una gozada sentirla en los pies. El agua es bastante clara y fría, una de las características del Mar Cantábrico. Su oleaje es bastante moderado por lo que se puede disfrutar de un baño agradable y es ideal para ir con niños. Para los amantes de las olas recomiendo la Playa de la Zurriola, al otro lado del Kursaal. Dando un paseo se puede llegar hasta el Pico del Loro, punto que separa las playas de La Concha y Ondarreta.

Es una playa ideal para dar un paseo por la orilla, darte un baño, leer un libro o simplemente tumbarte en la toalla y sentir los rayos del sol. En la temporada de verano se coloca una estructura en el mar con toboganes y trampolines que nos permite disfrutar más si cabe del baño. Los accesos son buenos estando distribuidos a lo largo de toda la playa y dispone de todos los servicios necesarios con duchas, lavapiés, aseos públicos, vestuarios y todos y sombrillas de alquiler. Debido a su buena gestión ambiental, la playa de La Concha renovó en 2007 el EMAS, el máximo certificado de calidad de la Unión Europea.

Video: http://www.youtube.com/watch?v=yRJES1MiIFM
Usuario: DonostiaSanSebastian

SERVICIOS

La playa cuenta con los servicios de duchas exteriores (con un total de 38 y 24 grifos), paneles informativos, carteles, etc. El servicio de alquiler de toldos y sombrillas está disponible desde el 15 de junio al 15 de septiembre en horario de 10:00h a 19:30h. Las cabinas colectivas están abiertas durante todo el año (en los meses de verano en horario más amplio) y cuentan con servicios, duchas con agua caliente, taquillas, botiquín y la posibilidad de alquiler de toallas de ducha.

Otros servicios de los que dispone son los siguientes: salvamento y socorrismo, plataformas marinas para bañistas (gabarrones), balizamiento de seguridad para la zona de baño, punto de información, pasillos de acceso, megafonía (37 bocinas a lo largo del paseo), lavapiés, servicio de alquiler de piraguas y servicio asistido para personas con discapacidad.

Debido a su situación en el centro de la ciudad se puede llegar hasta la playa cómodamente dando un paseo o bien en alguno de los autobuses urbanos que tienen parada en el Boulevard. En el caso de ir con coche los aparcamientos más cercanos se encuentran en El Boulevard, el parking La Concha junto a la playa, o los de San Martín y el Buen Pastor.

Playa de La Concha (San Sebastian)

ALREDEDOR DE LA PLAYA

La Bahía de la Concha cuenta con un precioso paseo a su alrededor que está compuesto por varios tramos con distintos nombres. Comenzando por el extremo oriental, en las faldas del Monte Urgull, se encuentra el Paseo Nuevo, un bonito recorrido con unas magníficas vistas del mar, protagonista de la furia del Cantábrico en los meses mas frios. Un poco mas cerca de la playa, encontramos el puerto pesquero, pequeño pero con mucho encanto, para continuar el camino hacia el edificio del Ayuntamiento (un antiguo casino) donde comienza el Paseo de la Concha. Desde aquí y hasta el final de la bahía se encuentra la famosa barandilla de La Concha, diseñada por Juan Rafael Alday e instalada a principios del siglo XX convirtiéndose en uno de los símbolos más característicos de la ciudad. En este paseo se encuentran los elementos arquitectónicos y ornamentales más destacados: sus elegantes farolas, edificios señoriales, los dos grandes y famosos relojes, o el edificio del centro de talasoterapia La Perla. A continuación se halla el Paseo de Miraconcha que finaliza en el Palacio de Miramar. El siguiente tramo, situado entre Miramar y el Peine del Viento, recibe el nombre de Paseo de Ondarreta. Se trata de un precioso recorrido bordeado por unos jardines en los que encontramos una escultura de la reina María Cristina de comienzos del siglo XX, donde podemos pararnos a descansar contemplando las maravillosas vistas que nos ofrece. El paseo marítimo que bordea la bahía concluye junto al Peine del Viento, el conjunto escultórico de Eduardo Chillida que se agarra fuertemente a las rocas desafiando a las olas del mar.

Peine del Viento (San Sebastián)

Peine del Viento

Junto a la playa y el Ayuntamiento se encuentran los Jardines de Alderdi Eder con sus diferentes conjuntos florales a los que acompañan elegantes palmeras y Tamarindos. Otros elementos destacados son su estanque, la escultura dedicada a D.Quijote y Sancho Panza, los tableros de ajedrez o el tiovivo de época entre otros.

Tras el Ayuntamiento se sitúa la Parte Vieja de la ciudad. Merece la pena recorrer sus calles llenas de tiendas, restaurantes, bares de pintxos y sociedades gastronómicas. También se encuentran en esta zona dos de los edificios religiosos más importantes de la ciudad: la Basílica de Santa María del Coro y la Iglesia San Vicente. El Boulevard donostiarra en un punto de encuentro siempre lleno de gente y bullicio con sus heladerías, cafeterías y terrazas casi siempre repletas. En las inmediaciones se encuentran otros lugares de interés como son la Plaza de Guipúzcoa o la Catedral del Buen Pastor.

Puerto de San Sebastián

Puerto de San Sebastián

MIS IMPRESIONES

Me encanta el mar y disfruto muchísimo solamente con admirarlo. Es una maravillosa sensación sentir su brisa en la piel, escuchar el sonido de sus olas y perder la vista contemplando su intenso color azul. La Bahía de la Concha es un marco incomparable mires por donde mires; las playas de La Concha y Ondarreta con el Palacio de Miramar vigilando ambas, los montes de Igueldo y Urgull abrazando la bahía, o la Isla de Santa Clara, que cuenta con una pequeña playa que aparece y desaparece merced a las mareas, son sus mas destacados elementos. Un amanecer o una puesta de sol, un paseo con la brisa del mar, los rayos del sol, su intenso color azul, y toda su esencia, hacen de este rincón un lugar de visita obligada. Si bien prefiero alguno de los otras arenales de San Sebastián para disfrutar de un jornada de playa (por la excesiva afluencia quizás a la playa de La Concha), es un placer en todos los sentidos recorrerla palmo a palmo. Un placer que se convierte en obligación si visitas la preciosa San Sebastián y que te invito a descubrir con tus propios ojos.

¿Mas entradas sobre Gipuzkoa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s