Briñas: un bonito lugar a orillas del Ebro

Briñas (La Rioja)

Situada a orillas del río Ebro la bonita localidad riojana de Briñas ha ido creciendo a lo largo de su historia al compás del ritmo del vino. A día de hoy es un rincón que guarda parte de la esencia de su pasado, una esencia salpicada por el susurro del Ebro que le confiere un encanto especial. ¿Te apetece descubrir Briñas a través del siguiente paseo? Acompáñame…

LA HISTORIA

La historia de la bonita localidad riojana de Briñas comenzó junto al antiguo pueblo de Dondon (hoy Carabriñas) en el cual se situaba la mansión romana de Deobriga. Su ubicación, según el Itinerario Antonino de Astorica a Burdigalam (itinerarios que los romanos confeccionaban a modo de guías de viajeros, en este caso era de Astorga a Burdeos) era junto al río Ebro, donde habría existido un puente que comunicaba ambas orillas y permitía continuar el tránsito que venía del paso de las Conchas de Haro; además se cree que a través de dicho itinerario debieron llegar las primeras semillas que dieron lugar a las primeras vides de La Rioja.

En el año 1047 el pueblo de Dondon, junto con la iglesia y el cementerio de Briñas fueron donados al monasterio de Leyre por Sancho Fortúnez. En el Cartulario de Leyre se hace referencia a Briñas (Brinias, Brinnas, Bringas, Brigas) en los siglos XI y XII. Se cree que en estas fechas fue construido el puente hoy denominado “Puente de Briñas”, y que todavía se conserva. Un cartulario de 1075 de San Millán parece referirse a él, ya que habla de un camino que viene de Briñas y busca delante de una colina otro camino a Haro.

Briñas (La Rioja)

Click sobre la imagen para ver en grande

Posteriormente, en el año 1320 Briñas fue comprada por Haro y pasó a ser una aldea independiente, formando uno de los barrios más ilustres de la villa ya que sus habitantes solo eran hidalgos. En 1429 tras la expulsión de los judíos el pueblo de Dondon, desaparece, y sus restos fueron arrasados y convertidos en tierras de labranza. De este modo se creó un espacio deshabitado entre Haro y Briñas.

En Septiembre del año 1632, tras largos pleitos con Haro, se concede a Briñas el derecho a constituirse en concejo independiente de Haro. Desde entonces Briñas ha ido creciendo y prosperando al ritmo que ha ido marcando el comercio del vino, llegando a convertirse en una destacada localidad vinícola. Aunque no todo han sido épocas positivas, ya que a mediados del siglo XVII sufrieron una crisis que fue superada gracias a un nuevo resurgimiento propiciado por la Real Sociedad Económica de Cosecheros de Rioja, cuya labor otorga mayores rentas a los viticultores.

En el siglo XIX tuvo lugar una nueva era en los vinos de Rioja al introducirse nuevas técnicas de elaboración, además de la exportación de los vinos riojanos a países como Francia e Italia (donde las vides fueron atacadas por la plaga de la filoxera) y del comienzo de la construcción de las bodegas centenarias del Barrio de la Estación de Haro. En Briñas las Guerras Carlistas dejaron huella en la villa (se pueden observar los apoyos de los mosquetones en la tapia de la iglesia) pero a día de hoy se conserva intacto su casco urbano, el cual voy a descubriros a través del siguiente “paseo”.

UN PASEO POR BRIÑAS

Recorrer las calles de Briñas es descubrir un bello casco histórico formado por un conjunto de casas solariegas de piedra arenisca, construidas en los siglos XVII y XVIII y en cuyas fachadas podemos contemplar fabulosos escudos heráldicos.

Iglesia de Briñas

Iglesia de Briñas

Si dirigimos nuestros pasos hasta la Plaza de la Constitución descubrimos que junto a ella se alza la majestuosa iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un magnífico conjunto de sillería comenzado a finales del siglo XVI y cuya conclusión se llevó a cabo en el siglo XVII. Se trata de un edificio que consta de tres naves en el que destaca un gran retablo clasicista del siglo XVII, además de otros tesoros barrocos que merece la pena descubrir. La iglesia tiene dos portadas, siendo la principal y más antigua la orientada hacia el Sur. Dicha portada tiene un arco medio punto enmarcado por cuatro columnas corintias. La segunda portada (siglo XVIII) se abre en el cuerpo bajo de la torre. Esta última consta de tres cuerpos y chapitel y fue construida a partir de 1672.

Dos elementos que forman parte de la historia de Briñas y que aun se mantienen en pie son el humilladero y el crucero.

Humilladero de Briñas

Humilladero de Briñas

El humilladero era el lugar de confesión de los reos, antes de subir al cadalso que estaba constituido por una cruz que acogía una horca, en la que era colgado el reo. En el humilladero el reo confesaba sus penas y se encomendaba al Cristo de los Desamparados. Su construcción data de 1669 y en su interior se venera un Cristo de mediados del siglo XVII. En él encontramos esta curiosa inscripción: “Si en una horrible prisión, a tu padre o madre vieras, ¿no es verdad que te movieras a la mayor compasión? Pues mucho más dignas son las almas que están penando. Alívialas aquí echando limosna para este intento que después con gran aumento ellas te lo irán pagando”.

El crucero (siglo XVI) es el único de sus características en La Rioja. Data de 1569 y aunque conserva su inscripción en la parte superior, le faltan elementos como los brazos de la cruz y se encuentran muy deterioradas las imágenes del capitel. (Foto)

En el cerro del antiguo barrio de bodegas de la localidad sobresalen unas construcciones en piedra de sillería a modo de chimeneas destinadas a la ventilación de las bodegas excavadas antaño en la tierra (foto). Dichos respiraderos o chimeneas datan de los siglos XIX y XX. Además de estos elementos, sobre el cerro encontramos el Mirador del Rollo o del Ebro, desde el cual se contemplan unas magníficas vistas sobre el Ebro y los viñedos que conforman el precioso paisaje riojano.

Otro elemento destacado en Briñas es su fuente cuyo nacimiento se cree más profundo que el nivel del Ebro (foto). Está situada dentro de un muro de contención que data del siglo XII y podemos acceder hasta ella descendiendo unos cuantos escalones. Al final de la calle San Marcelo, además, se hallan los vestigios de una antigua ermita junto a los restos de lienzo de muralla, tapias, arcos, chimeneas de ventilación y calados de bodegas en el cerro del barrio de Suso, donde se localiza el núcleo urbano de población más antiguo de la localidad.

Briñas (La Rioja)

A ORILLAS DEL EBRO

La ubicación de Briñas a orillas del Ebro nos permite disfrutar de un magnífico paseo junto al río donde la tranquilidad y un silencio, solamente roto por el canto de las aves y el discurrir del cauce, son los auténticos protagonistas.

El Puente de Briñas, situado entre las localidades de Haro y Briñas, se alza sobre el Ebro desde tiempos remotos. Realizado en piedra de sillería su estructura presenta siete ojos en forma de arcos apuntados y de medio punto. Es de estilo gótico y fue construido en el siglo XIII y reformado en siglos posteriores. Las reparaciones realizadas entre los siglos XV y XIX (muchas de ellas motivadas por las fuertes riadas) configuran su actual construcción. La importancia de este puente radica en ser uno de los pocos que atraviesan el Ebro a su paso por La Rioja, formando parte a su vez del Camino de Santiago. Su figura se divisa desde la N-124, ofreciendo una de las panorámicas más características de esta zona.

Briñas nos ofrece la posibilidad de disfrutar de agradables paseos y rutas que nos brindan la oportunidad de descubrir su magnífico y precioso entorno. Por la localidad transcurre el “Sendero del Ebro” que forma parte de los conocidos como “Senderos del Vino”, los cuales se encuentran debidamente señalizados. Abarca una distancia de 15,45 Km y su recorrido nos conduce hasta el municipio de San Vicente de la Sonsierra. Otra opción es seguir el camino natural del Ebro, realizando alguna de las etapas que transcurren por Briñas: Miranda de Ebro-Puente de Briñas (22,20 Km y 5 horas de recorrido) o bien la etapa entre Haro-Puente de Briñas-San Vicemte de la Sonsierra (15,50Km y 3 horas y 35 minutos de recorrido). Briñas forma parte del Camino de Santiago y el tramo del Camino está debidamente señalizado en la localidad.

Briñas (La Rioja)

OTROS APUNTES

El vino forma parte del pasado y del presente de Briñas y en la localidad encontramos bodegas que nos ofrecen excelentes caldos de la tierra. Algunas de ellas, como las Bodegas Ramón de Ayala Lete e Hijos, Bodegas Heredad Baños Bezares y Bodegas Tobelos, ofrecen a su vez visitas a la bodega y los viñedos, además de catas y degustaciones.

Briñas celebra varias festividades a lo largo del año. La primera de ellas se celebra el 15 de Mayo con motivo de la festividad de San Isidro Labrador. Debido a la tradición agrícola de Briñas, se realiza una bendición de los campos. Tres meses después, el 15 de agosto, se celebran las fiestas en honor a la Virgen de Nuestra Señora de la Asunción, con una ofrenda floral y es tradición la degustación del vino que se elabora en la localidad, además de otra serie de actividades. Al día siguiente se celebra la festividad de San Roque, y por último en Septiembre, el día 16, se celebran las fiestas patronales en honor a San Cornelio y San Cipriano con la celebración de una misa, procesión, verbenas, degustaciones y otra serie de actos.

En Briñas encontramos el Mesón Chomin y el Bodegón Ayala, dos restaurantes donde podemos degustar la deliciosa gastronomía de la zona, siendo también lugares apropiados para la celebración de banquetes, comidas de empresa o celebraciones especiales.

Desde hace más de 40 años el Museo del Vino del Portal de La Rioja de Briñas brinda la posibilidad de conocer todo lo relacionado con el mundo del vino a todos sus visitantes. A su vez ofrecen degustaciones y cursos de cata de vino. La tienda del museo cuenta con más de 1.500 referencias, dando especial importancia a los vinos locales, desde las pequeñas bodegas hasta las primeras marcas de vinos de Rioja.

Briñas (La Rioja)

MIS IMPRESIONES

Briñas es una pequeña y bonita localidad situada a orillas del Ebro que guarda reflejos de su pasado cargado de historia. Recorrer sus calles no nos lleva mucho tiempo, por lo que podemos hacerlo con calma descubriendo los atractivos que esconde este pueblo. No podemos irnos sin acercarnos hasta el mirador del Ebro y disfrutar de la magnífica panorámica del río y del precioso paisaje riojano que rodea este bonito rincón.

Me gustó mucho el paseo junto al Ebro que podemos recorrer tranquilamente andando o en bicicleta. Es una maravilla sentir la tranquilidad que por el se respira, y sin duda es uno de los grandes atractivos de Briñas; como también lo son sus bodegas, algunas de ellas abiertas al público mediante visitas guiadas.

Si tenéis la oportunidad de acercaros por esta zona (muy bonita, por cierto) no puedo más que recomendaros que os acerquéis hasta Briñas y lo descubráis con vuestros propios ojos.

¿Mas entradas sobre La Rioja? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Una respuesta a “Briñas: un bonito lugar a orillas del Ebro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s