Bilbao cosmopolita: Abandoibarra

reflejo

Antiguamente era la estampa industrial de Bilbao. Hoy es una de las zonas más bonitas y modernas de la capital de Vizcaya. Es Abandoibarra. Una zona en la que los desaparecidos astilleros y fábricas han dado paso a una serie de modernas construcciones y bonitos rincones que marcan la nueva vida de este espacio asentado junto a la Ría. ¿Te apetece descubrir la Bilbao cosmopolita? Sígueme.

ABANDOIBARRA AYER Y HOY

La historia de Abandoibarra ha estado marcada por la actividad llevada a cabo por empresas relacionadas con el sector industrial y los Astilleros Euskalduna, los cuales ocuparon la mayor parte de la zona durante años. También formaron parte de este espacio los talleres y almacenes de Renfe, repletos de contenedores de mercancías con destino al Puerto de Bilbao. Debido a la crisis industrial, la actividad en Abandoibarra fue decreciendo, llegándose a parar completamente. A consecuencia de dicha actividad, el área quedó muy degradada, por lo que en 1998 comenzaron las obras de remodelación para hacer que Abandoibarra sea a día de hoy una zona de servicios y ocio, además de presentar una de las estampas más modernas de la ciudad.

En la “nueva” postal de Bilbao tienen presencia modernos edificios ideados por prestigiosos arquitectos, zonas verdes que los circundan y que sirven de esparcimiento y distracción, además de destacados museos como el Museo Marítimo de Bilbao, el Museo de Bellas Artes, o, como no podía ser de otra manera, el mundialmente conocido Museo Guggenheim, que han convertido este lugar en una de las zonas culturales más importantes, no solo del País Vasco, sino de todo el norte de España.

guggenheim

SUS PRINCIPALES ATRACTIVOS

El Museo Guggenheim es sin duda el máximo exponente de la renovación paisajística y cultural que ha sufrido la villa de Bilbao durante los últimos 20 años. Su inconfundible y preciosa fachada exterior, esconde un universo artístico de primer orden mundial, en un museo que puso a la capital vizcaina en el mapa internacional y que cada año recibe una cifra cercana al millón de visitantes. Esculpido por el magistral Frank Gehry, sus formas nos invitan a recorrer con nuestra mirada cada uno de sus rincones, siempre vigilados por la atenta mirada de Puppy, un gigantesco perro de la raza West Highland White Terrier, obra del artista estadounidense Jeff Koons. Es la peculiar manera de darnos la bienvenida a un museo al que aterra acercarse cuando la niebla se cierne sobre su estructura y la figura de Mamá (la araña gigante de 10 metros de altura que vigila la parte trasera del museo) se crece entre las sombras. En realidad no es más que otra de las genialidades que nos regala el Guggenheim y su precioso entorno y que hace de este lugar el centro de todas las miradas. En su interior esconde una importante colección acompañada por exposiciones temporales que merece la pena descubrir.

iberdrolaA pocos pasos del museo se alza casi rozando el cielo la Torre Iberdrola, sede principal de la compañía eléctrica de origen vasco. Tiene 165 metros de altura y fue diseñada por el consagrado arquitecto argentino César Pelli, autor de importantes construcciones en altura como las Torres Petronas de Malasia, La Torre de Cristal (uno de los rascacielos de Madrid perteneciente al complejo de las Cuatro Torres), la Torre YPF de Buenos Aires, El World Financial Center de Nueva York o la Torre Cajasol de Sevilla, entre otras muchas. En un principio se planteó ubicar un hotel ocupando sus últimas plantas, pero debido a la crisis económica de estos últimos años la idea quedó descartada. Fue inaugurada en Febrero de 2012 y su interior alberga los principales espacios y oficinas de Iberdrola. La torre está rodeada de modernos edificios de carácter residencial, obra del arquitecto Carlos Ferrater.

Ocupando el espacio donde en su día se asentaron los Astilleros Euskalduna, el Palacio de euskaldunaCongresos y de la Música Euskalduna es todo un referente a nivel cultural en Bilbao. Ideado por los arquitectos Federico Soriano y Dolores Palacios, el edificio recuerda la faceta industrial de la zona debido al diseño de su estructura en forma de “buque”. La joya del Palacio Euskalduna es sin duda su auditorio. Cuenta con una capacidad para 2000 personas y fue diseñado por el especialista catalán Higini Arau. Desde sus cómodas butacas podemos disfrutar de un amplio número de espectáculos (danza, teatro, música, ópera, zarzuela, espectáculos infantiles, etc.) a lo largo del año. El palacio cuenta a su vez con una zona expositiva de 2000 m2 en la que durante el año se organizan un buen número de exposiciones.

A pocos pasos del Euskalduna el Museo Marítimo de la Ria de Bilbao nos brinda la oportunidad de conocer todo lo relacionado con la cultura y las tradiciones del mar, especialmente las de Bilbao y los alrededores. En el interior del museo me llamó especialmente la atención la Falúa del maritimoConsulado. Una falúa es un tipo de embarcación destinada a conducir a las autoridades de las instituciones en sus actos y recepciones oficiales, además de otros actos de especial relevancia dentro del ámbito local. Es por ello que este tipo de falúas se revestían de detalles ornamentales, algunos de ellos puramente decorativos y estéticos. La reproducción presente en el museo fue llevada a cabo basándose en el óleo que pintó Francisco Bustrín en el siglo XVII. Todos los visitantes podemos acceder a ella a través de unas escaleras. Además, la exposición permanente del museo pretende darnos a conocer la importancia que ha tenido la Ría de Bilbao como puerto máritimo, industrial y mercantil a lo largo de su historia. Todo ello está organizado en tres grandes zonas en las que encontramos textos y paneles explicativos, maquetas, bonitas reproducciónes, etc. Esta muestra permanente suele estar acompañada por diversas exposiciones temporales a lo largo del año. En el exterior del museo encontramos un conjunto de elementos supervivientes de lo que fueron los Astilleros Euskalduna como son la Casa de Bombas, los diques en los que se exponen diversas embarcaciones y la grúa Carola. La Casa de Bombas es el último edificio que queda en pie de los antiguos astilleros Euskalduna. Fue construida en 1903 y su función era la de albergar las bombas de achique para el vaciado de agua y mantenimiento en seco de los diques. En dichos diques tenemos la oportunidad de contemplar un remolcador construido en 1928 en los Astilleros Euskalduna bajo el nombre de “Auntz Mendi”, el barco denominado “Nuevo Antxustegui” que fue construido en 1958 y presenta el prototipo de embarcación destinada a la pesca de bajura, una barca de salvamento marítimo, o el “Gánguil Portu”, la primera embarcación que se construyó en los astilleros Euskalduna en 1902. Otro de los vestigios del pasado es la grúa Carola, la cual que fue utilizada para la construcción naval en estos antiguos astilleros.

Otro de los museos destacados de Bilbao y de Abandoibarra es el Museo de Bellas Artes. Está situado en uno de los parques más emblemáticos de Bilbao: el parque de Doña Casilda. bellas_artesEl Museo de Bellas Artes guarda entre sus paredes una extraordinaria colección compuesta por más de siete mil piezas (pinturas, esculturas, obras sobre papel y artes aplicadas) que comprende una cronología desde el siglo XIII hasta la actualidad. El museo conserva ejemplos relevantes de arte antiguo, moderno y contemporáneo; y tienen especial interés la pintura de la escuela española y la nutrida presencia de los artistas vascos. Un recorrido por las salas del museo nos permite contemplar y admirar obras de El Greco, Van Dyck, Murillo, Arellano, Meléndez, Bellotto, Goya, Zuloaga, Vredeman de Vries, De Vos, Moro, Sánchez Coello, Gentileschi, Ribera, Gauguin, Cassatt, Sorolla, Oteiza, Chillida, Benson, Mandijn, Zurbarán, Paret, Ribot, Zamacois, Bermejo, Madrazo, Guiard, Regoyos, Romero de Torres, Lipchitz, Delaunay, Gargallo, Millares, Tàpies, Saura, Gutiérrez Solana, Vázquez Díaz, Lüpertz y Kitaj, entre otros.

El parque de Doña Casilda tiene más de un siglo de historia y es todo un símbolo en Bilbao, siendo uno de los parques más simbólicos. Uno de sus mayores tesoros es su espléndido jardín botánico formado por más de 1.500 árboles de 71 especies diferentes que proceden de los cinco casildacontinentes. Otro de los elementos más destacados es el monumento en honor a Doña Casilda de Iturrizar, levantado en 1905 por el escultor catalán Agustín Querol Subirats. El parque es popularmente conocido como el “Parque de los patos” debido a que en su estanque conviven diversas especies de patos (mandarines, colorados…) y cisnes. Un paseo por el parque nos permite descubrir otros elementos como la Casa del Jardinero donde se pueden observar varias parejas de pavos reales extendiendo sus plumas majestuosamente, el monumento homenaje al payaso Tonetti, obra del escultor bilbaino Juan Luis de Larrínaga, un busto dedicado al pintor Ignacio Zuloaga, una hermosa pérgola obra de Juan de Ispizua en la que se realizan diversas actuaciones y que rodea la fuente cibernética que ofrece espectáculos de agua, luz y sonido durante los meses de verano, un tiovivo de estilo clásico, varias fuentes, otras esculturas, así como la cafetería del Museo de Bellas Artes que expande su terraza sobre el parque de Doña Casilda.

Abandoibarra recuerda su pasado industrial con una colección de esculturas que componen el Paseo de la Memoria. Entre ellas destacan entre otras una figura en bronce fundido de Jorge Oteiza situada frente al Ayuntamiento, la obra bautizada como “Sitios y Lugares” de Ángel Garraza, “A la deriva” de José Zugasti, o “Mamá”, la famosa araña gigante de Louise Bourgeois situada junto al Guggenheim.

En Abandoibarra también destacan la biblioteca de la Universidad de Deusto, obra de Rafael Moneo que fue inaugurada en 2010; el Paraninfo de la Universidad del País Vasco, obra del arquitecto Álvaro Siza; el hotel Meliá Bilbao (cinco estrellas) diseñado por el prestigioso arquitecto Ricardo Legorreta o el centro comercial Zubiarte, levantado junto al Puente de Deusto en una zona que antiguamente era destinada para la construcción naviera. Tiene forma semicircular y está dividido en seis edificios que a la vez están agrupados entre sí por pasarelas. El gran lucernario que cubre el techo aporta gran luminosidad a un complejo compuesto por cuatro plantas comerciales y de ocio.

abandoibarra

MIS IMPRESIONES

Abandoibarra es en mi opinión una de las zonas más bonitas y atractivas de Bilbao. Un espacio en el que su historia, de la que aun quedan algunos vestigios, ha dado paso a una nueva vida en la que se respira un aire cosmpolita que te atrapa a medida que vamos descubriendo la zona.

Me gusta especialmente el paseo situado junto a la Ría desde el cual podemos contemplar alguno de los museos y edificios más destacados reflejados en sus aguas, las esculturas del Paseo de la Memoria, o como la Torre Iberdrola intenta tocar el cielo. Es un paseo muy bonito que no os debéis perder si os acercáis a Bilbao.

No puedo dejar de recomendar la visita a los tres museos citados, y si tenéis la oportunidad disfrutar de un espectáculo en el Palacio Euskalduna dentro de su amplia y diversa oferta progamada a lo largo del año. En mi caso tuve la gran suerte de poder disfrutar ¡y mucho! del musical de La Bella y la Bestia hace año y medio. Simplemente me encantó.

Espero que os haya gustado este “paseo” que hemos dado hoy por Abandoibarra. Si os acercáis a Bilbao os animo que descubráis todo su encanto con vuestros propios ojos. Espero que os guste tanto como a mí.

¿Mas entradas sobre Bizkaia? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s