9 cosas que no sabemos hacer cuando viajamos

Los amigos de Escapadas Blog me han retado a escribir un articulo sobre las 9 cosas que no se hacer cuando viajo, y la verdad que me ha hecho mucha ilusión que se acordasen de mi para “nominarme”. Así que antes de nada os voy a dejar el enlace a sus 9 cosas que no sabemos hacer cuando viajamos para que conozcáis un poquito más a estos dos grandes aventureros. ¡Allá vamos con mis 9 cosas!

sm--palaciostcruz

1. ESTAR EN EL EXTRANJERO Y COMUNICARTE EN ALGO QUE NO SEA CASTELLANO

Parece mentira pero siempre ocurre. Por más que te mentalices e intentes utilizar palabras clave a la hora de comunicarte con cualquier dependiente/a, recepcionista de hotel, o similar, tardas 0.2 segundos en aparcar la idea de lado y volver a tu castellano habitual para expresar lo que quieres decir. Da igual si no te entienden porque tu ya te has entendido a ti misma y seguro que el/ella, aunque no haya entendido nada, también. Al final, cuando te das cuenta de que no, recurres a la mímica y acabas consiguiendo que te entiendan. Eso si, para agradecérselo acabas despidiéndote con un saludo en su idioma que queda la mar de bien. Es cuando te giras y ves que está sudando la gota gorda del esfuerzo realizado para entender tu marcianada.

lang

2. ENTRAR EN UN MUSEO Y SER LA ÚNICA VISITA GUIADA

Se que quizá no suene muy políticamente correcto, pero me gusta pasar desapercibida y disfrutar de los museos a mi ritmo sin que me estén preguntando cosas que se supone que tengo que saber. A ver, si voy a ver el museo es para conocer lo que no se, ¡no para que me examinen! Eso si, he de decir que me encanta descubrir pequeños museos temáticos y muchas veces las visitas guiadas son una maravilla, pero si que he tenido alguna mala experiencia con este tema y creo que nunca mas entraré en un museo si veo que soy la única persona dentro. Ups!

Museo de las Brujas de Zugarramurdi

3. ELEGIR UNA ESCAPADA EN MINUTOS

Vale, en algunos casos es muy sencillo, sobre todo cuando quieres ver un lugar en concreto y simplemente lo haces. Pero ¿qué pasa cuando tienes ganas repentinas de hacer una escapadilla por los alrededores y empiezas a ver opciones y opciones volviéndote completamente loca para elegir “el destino”? Resultado, una hora después te das cuenta que has perdido un tiempo increible de tus horas de escapada y todavia no tienes claro donde ir. Al final, acabas yendo al primer lugar que se te habia pasado por la cabeza y te das cuenta que era una opción genial.

Elciego (Rioja Alavesa)

4. COGER TRANSPORTE PÚBLICO

Lo reconozco. Aunque en algunos lugares te lanzas cual kamikaze, resulta estresante la idea de montarte en un autobus urbano, metro o tranvía y no saber donde vas a acabar (que todas las lineas se llamen 21, 36, 45… no ayuda). El terror se apodera de todo tu ser y, o acabas andando los kilómetros que te querías ahorrar dejando de ver otras cosas que te hubiese gustado ver, o simplemente te olvidas de ir a visitar eso que está taaaaaaaaaaan lejos.

sm--concha

5. COMER COMIDA TRADICIONAL DEL LUGAR

Antes de que os echéis las manos a la cabeza, he de decir que en este punto influyen diferentes factores. Por un lado, depende del lugar donde me encuentre. Si la comida tradicional se basa en comer orejas, morros de cerdo o cosas del estilo, cualquier otra opción será mejor (lo siento de verdad por los lugares donde es tradición, pero no soy capaz de comer cosas así). Por otro lado, suele ser un clásico el “aqui me han dicho que se come muy bien”. Es entonces cuando llegas y ves que no cabe ni un alfiler, con lo que abandonas tu intención y acabas comiendo algo para llevar que no sabe ni de lejos igual que la gastronomía local, pero que te sirve para matar el gusanillo y seguir viendo la ciudad (o pueblo) en el que te hallas. Si no, siempre quedarán los italianos… ♥

sm--nico

6. PASAR DE LARGO DE UNA BOUTIQUE DE CHOCOLATE

Siguiendo con la temática gastronómica, he de reconocer que hay algo que soy incapaz de hacer cuando viajo, y es el no poder no pararme a disfrutar del trabajo de los maestros chocolateros en cualquier tienda relacionada con el chocolate que aparezca en el camino. Son esos momentos donde te gustaría parar el tiempo, entrar en la tienda y llevarte todo en un saco gigante (la opción te toca la lotería y compras la tienda entera vamos a decir que es inviable jeje). Una delicia para los sentidos que no soy capaz de pasar por alto.

sm--atelier

7. ACERTAR EL TIEMPO QUE TARDARÉ EN VISITAR UN LUGAR

Si, esto podría llevar la etiqueta de “clásico” a estas alturas pero es algo que siempre sale de aquella manera. Sobre todo a la hora de planificar pequeñas escapadas. Y es que lo que va a ser una visita a 3 pueblillos cercanos, acaba convirtiéndose en una visita al primero de ellos… y para de contar. En el fondo es una buena señal, pero entre hacer fotos, ver los lugares de interés y recorrer las calles adyacentes en busca de rincones por descubrir, el tiempo se pasa volando.

sm--time-noja

8. VER TODAS LAS COSAS QUE QUERÍA VER

Otro clásico que se repite una y otra vez vaya donde vaya. Algo que a la hora de escribir mis reseñas viajeras acaba causándome algún que otro quebradero de cabeza cuando llega ese momento en el que te pones a redactar y te das cuenta que se te ha olvidado ver el punto de interés numero 6 del mapa, o lo has visto pero la foto ha salido de pena y es impublicable. ¿Qué haces? ¿No lo pones? ¿Lo pones y no pones foto? Cabezazos contra la pared (no a tanto tampoco llego jeje).

sm--plazamayor

9. DEJAR DE PENSAR EN NUEVOS DESTINOS

Si amig@s viajer@s, es lo que nos pasa a todos/as tarde o temprano, pero en mi caso siempre ocurre aun cuando no has terminado de ver el lugar en el que te encuentras. La mente comienza a volar y las ganas de seguir viendo pequeños y grandes rincones te llevan a soltar los habituales “tenemos que ir a…”. Esta bien, ideas que no falten, pero vamos a disfrutar del sitio primero y ya habrá tiempo de seguir viendo mundo. 😉

sm--aquarium

Bueno estas son algunas de las cosas que me ocurren habitualmente a la hora de llevar mi cuaderno viajero por el mundo. Si os ha gustado leer mis historias os invito a que sigáis los blogs de las siguientes viajeras a las que voy a retar. Ellas son… tachán tachán:

Una luna en mi maleta

De maleta en maleta

La Cosmopolilla

Nos leemos 😉

Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

3 Respuestas a “9 cosas que no sabemos hacer cuando viajamos

  1. Hola Iratxe,
    ¡Madre mía, que rápida!
    Creo que coincidimos en lo de la planificación. Cuando algún sitio nos gusta podemos pasarnos horas y los planes de después se van al traste. Por eso, hace tiempo que dejamos de ponernos demasiadas metas y vamos haciendo sobre la marcha.
    Lo del chocolate, nos ha sorprendido. Muy original esta peculiaridad. Ahora ya sabemos que eres una golosa…..
    Saludos
    Xavi y Joana

  2. Lo de no ver todo lo que tenías pensado a mí también me pasa, je je, pero bueno siempre hay que dejarse algo para poder volver y dejar espacio a la improvisación y los planes que surgen sin pensar, suelen ser los mejores. Lo de la gastronomía reconozco que yo intento probar toooodo lo que es local, aunque siempre hay visitas que repelen un pelín je je muchas gracias por la nominación! En mi Blog podéis leer las nueve cosas que no sé hacer cuando viajo. Un abrazo de la cosmopolilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s