Escuelas Menores de Salamanca: un tesoro guardado durante siglos

Escuelas Menores Salamanca

Antaño era el lugar donde los jóvenes cursaban sus estudios previos a la Universidad. Hoy es uno de los magníficos rincones que guarda la preciosa ciudad de Salamanca. Son Las Escuelas Menores, un espacio en el que la belleza y la tranquilidad se dan la mano para mostrarnos lo mejor de ellas en forma de tesoros guardados durante siglos.

LAS ESCUELAS MENORES DE SALAMANCA

Las Escuelas Menores de Salamanca, es el edificio donde se estudiaba bachiller (o estudios menores), sin los cuales no se podía acceder a estudiar una carrera universitaria. Las llamadas Escuelas Menores se establecieron en 1428, aunque el edificio actual fue construido en 1533.

Para llegar hasta este precioso rincón hay que atravesar todo el patio de Las Escuelas, pasando por delante de la estatua de Fray Luis de León (foto), realizada en bronce por el escultor Nicasio Sevilla en 1860. La entrada a Las Escuelas Menores se realiza a través de una estrecha portada plateresca (construida en 1532) en un estilo menos refinado que el de la fachada de las Escuelas Mayores. La portada está formada a partir de dos arcos de medio punto apoyados sobre una columna con capitel corintio. Sobre los arcos podemos observar tres medallones con los rostros de Cristo (en el centro) y de Hércules y Teseo (en los laterales). Por encima se alza un triple cuerpo central decorado con escudos imperiales de Carlos I. La fachada se remata con dos medallones que representan a los santos Pedro y Pablo.

Un pequeño zaguán deja paso a un corto pasillo a cielo abierto, hasta llegar a otro doble arco sobre el que aparece esculpido un bello escudo de la Universidad que reza lo siguiente: “Omnium Scientiarum Princeps Salmántica Docte” (Salamanca es la primera en la enseñanza de todas las ciencias).

Escuelas Menores Salamanca

Una vez cruzado este segundo arco nos encontramos ante el Patio de las Escuelas Menores. El patio destaca por su sencillez y sobre todo por la armonía de sus formas. Es de estilo gótico tardío y es una de las mejores muestras de la arquitectura típicamente salmantina. Su planta rectangular está rodeada por cuatro pabellones de un solo piso, recorridos por una bella sucesión de arcos mixtilíneos. Dichos arcos siguen el modelo de los arcos del patio de la Casa de las Conchas, y descansan sobre robustas columnas de granito, con capiteles y basas góticos. Al patio se abren las antiguas aulas donde los estudiantes cursaban sus estudios. El aula más amplia y singular se localiza nada más entrar al patio a mano derecha. En la actualidad es una sala dedicada a albergar exposiciones temporales. Sus cerca de 300 m2 de superficie están cubiertos por un magnifico artesonado con elementos góticos, mudéjares, y renacentistas.

En los muros del patio de las Escuelas Menores y de otros recintos universitarios se pueden observar unas curiosas pintadas: los vítores. Es una tradición que se remonta a los primeros tiempos de la Universidad de Salamanca cuando los estudiantes aprobaban el examen de grado y obtenían en título de doctor. El acontecimiento se celebraba por todo lo alto con una gran comida, fiesta y una corrida de toros en la Plaza Mayor. Además de un anagrama con la palabra “vítor” (con el significado de vencer), el doctor escribía su nombre y la fecha correspondiente.

Escuelas Menores Salamanca

Otra antigua aula de las Escuelas Menores esconde uno de los mejores tesoros artísticos de la Universidad: el Cielo de Salamanca. Es el único fragmento que se conserva de las pinturas murales que decoraban la bóveda de la antigua biblioteca de las Escuelas Mayores. Es una magnífica obra que fue realizada por Fernado Gallego hacia 1486 empleando la técnica del fresco. Está considerada como una obra extraordinaria por su inusual temática referida a la astrología. El autor se inspiró a la hora de realizar esta obra en algunos grabados venecianos y en las enseñanzas de astrología y astronomía que se impartían en la Universidad de Salamanca. Está realizada sobre una bóveda de cuarto de esfera y enmarcada parcialmente por una inscripción en latín: “Quoniam videbo celos tuos, opera digitorum tuorum, lunam et stellas, que tu fundasti”. (Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has formado.). En el Cielo de Salamanca están representados varios planetas, diversas constelaciones (Boyero, Hércules, Hidra) y cinco signos del zodíaco (Leo, Virgo, Libra, Escorpio y Sagitario). Todo ello acompañado de una representación del Sol sobre una cuadriga tirada por caballos, y otra del dios Mercurio sobre un carro tirado por dos águilas, todo ello sobre cuatro cabezas correspondientes a los cuatro vientos. Es una obra que sorprende y emociona a partes iguales. Una verdadera maravilla.

No debemos abandonar las Escuelas Menores sin dejarnos contagiar por la calma y el sosiego que emana todo el conjunto, en el que muchas veces la luz solar nos regala bellas sombras cambiantes bajo los arcos del patio. Sugerente es también la panorámica que se divisa desde uno de los ángulos del patio en la que podemos contemplar al fondo, presidiendo todo el conjunto, la torre barroca de la Catedral.

Escuelas Menores Salamanca

ALREDEDORES

Nada más salir de las Escuelas Menores nos topamos con uno de los lugares más famosos y reconocibles de la capital charra: la Universidad de Salamanca (Escuelas Mayores). Allí tendremos que buscar la famosa rana en su fachada bajo la eterna mirada de Fray Luis de León, al menos, si queremos aprobar el curso con buena nota ;). Si no queremos visitar la Universidad por dentro, podemos seguir hacia cualquiera de los lados para seguir descubriendo la ciudad. A mano derecha nos adentraremos en la zona de la Catedral Nueva y la Catedral Vieja, llegando hasta el Huerto de Calixto y Melibea si seguimos andando un poco. Si decidimos ir a mano izquierda nos toparemos con otro de los rincones que no nos podemos perder: la Casa de las Conchas, la Iglesia de la Clerecía y la Universidad Pontificia de Salamanca, formando todas ellas una de las postales más bonitas de la ciudad. Desde allí, es obligada la visita a la Plaza Mayor.

HORARIOS Y SITUACIÓN

Horarios:
De 12:00 a 14:00 y de 17:30 a 20:30 h.
Los fines de semana, de 10:00 a 21:00 h.

Dirección:
Calle Patio Escuelas, 1. 37008 Salamanca

Visita gratuita

Escuelas Menores Salamanca

MIS IMPRESIONES

Se trata de un lugar lleno de paz que merece la pena descubrir. Un rincón cargado de secretos que en verano nos permite protegernos del incesante calor que azota la capital charra, haciéndonos participes de su historia antes de volver a recorrer las concurridas calles del casco histórico de la ciudad. Desde su entrada, ya podemos hacernos a la idea de que estamos ante otro de esos lugares donde se respira un cierto halo de misterio comparable al de la Cueva de Salamanca, pero que desaparece al adentrarnos en su claustro. Allí la belleza se convierte en una amable tranquilidad que nos invita a recorrer sus estancias sin prisas, disfrutando de cada inscripción y descubriendo vistas que parecían imposibles de imaginar.

Un punto y aparte merece el Cielo de Salamanca. Un rincón impensable que fascina a propios y extraños, y que consigue transportarnos a un lugar sagrado. Allí podemos sentarnos a observar su preciosa bóveda sin prisas, en medio de una ambientación perfecta. Un pequeño “planetario” a escala que pone el broche de oro a una visita que no podemos pasar por alto si visitamos la preciosa ciudad de Salamanca.

Mas entradas sobre Salamanca: Click aqui
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s