Un paseo con sabor a mar, Santoña (Paseo Maritimo)

Paseo Maritimo Santoña

Es uno de los rincones más bonitos de la histórica Villa de Santoña, en Cantabria. Una villa cuyo corazón late al ritmo del mar, y que encuentra en su paseo marítimo la cara más amable de su incesante pulso marinero. Engalanado con la fina arena de la playa de San Martín, y vigilado por el fuerte que lleva su mismo nombre, el paseo recorre en apenas un kilómetro parte de la historia de la villa entre bonitos monumentos y jardines cuidados salpicados por la brisa de su calmado Mar Cantábrico. Al final nos espera el puerto, el de las pequeñas y coquetas embarcaciones de recreo y el de los grandes y erosionados navíos preparados para zarpar una vez más. Un lugar cargado de esencia que muestra sin rodeos la identidad de toda una villa ligada al mar. ¿Te apetece recorrerlo conmigo?

EL PASEO DE LA PEREDA O PASEO MARITIMO DE SANTOÑA

Comenzamos nuestro recorrido en uno de los extremos del paseo, junto al Fuerte de San Martín, declarado Bien de Interés Cultural en 1992. Fue construido a principios del siglo XVII y las sucesivas rehabilitaciones realizadas en los dos siglos posteriores le convirtieron en una imponente fortificación. Tiene una superficie de 2.700 metros cuadrados y una planta con forma de herradura con dos pisos, terraza y patio, donde se encuentra la denominada Casa de los Oficiales. Es un edificio de piedra de sillería y su acceso se lleva a cabo por una gran cancela de hierro, con una inscripción de la época de Isabel II. Hace unos años el edificio fue rehabilitado por la Escuela-Taller de Santoña y en la actualidad además de albergar la sede de dicha escuela, es un centro cultural. El fuerte de San Martín no es el único fuerte de la localidad. En el Parque Cultural Monte Buciero tenemos la oportunidad de recorrer la mayor concentración de fuertes, baterías y polvorines de España. El conjunto está formado por el Fuerte de Napoleón o del Mazo, el Fuerte de San Carlos, la Batería alta y baja de Galvanes, la Batería alta de San Martín y el polvorín y cuerpo de guardia del Helechal. (Foto)

Una vez dejado atrás el fuerte y situado más o menos en la mitad del paseo, encontramos el monumento en honor a Juan de la Cosa, un ilustre navegante santoñés. Juan de la Cosa fue un navegante y cartógrafo español conocido por haber participado en los siete primeros viajes a América y por haber dibujado el mapa más antiguo conservado en el que aparece el continente americano. Tuvo un papel destacado en el primer y segundo viaje de Cristóbal Colón a las Antillas. El monumento es obra del arquitecto Angel Hernández Morales y fue inaugurado en 1998. El conjunto está formado por un busto que recrea la figura del navegante y unas placas que lo acompañan, las cuales recogen su mapa-mundi y datos sobre su biografía.

Paseo Maritimo Santoña

Continuamos nuestro recorrido y descubrimos otro monumento que llama bastante la atención, sobre todo cuando lo ves por primera vez. Es el Monumento al Sulero. Un recuerdo a una figura tradicional del ámbito portuario de Santoña que ejercía su actividad desde los muelles del puerto. La figura reproduce un pescador de sulas (pescado pequeño de color plateado) y sus artes de pesca. Es una obra realizada en bronce por el escultor cántabro José Cobo Calderón, autor de esculturas tan conocidas como el Monumento a los Raqueros y el conjunto escultórico del incendio de 1941, ambos en Santander. El sulero se dispone a “pescar” cada día bajo la atenta mirada de todos los que nos acercamos a contemplar su figura. (Foto)

Pocos pasos después, apuntando hacia el mar y recordando parte de la historia de Santoña, observamos un imponente cañón. Se trata de una pieza del siglo XVIII que fue descubierta y extraída de la batería de la Punta del Aguila en 1.990. Tras su restauración ocupa su lugar en el Paseo de la Pereda desde 1.996. Junto al cañón un cartel informativo nos permite conocer que frente a la plaza de toros, sobre el banco de Tobedo, se encuentran los restos del galeón español “Nuestra Señora de la Concepción”, el cual fue quemado por su tripulación para evitar que cayera en manos del enemigo durante el ataque del Arzobispo de Burdeos a la bahía de Santoña en Agosto de 1.639.

Paseo Maritimo Santoña

El recorrido está llegando a su fin y lo hace en un precioso rincón lleno de historia y encanto que uno no debe dejar de visitar en Santoña: el puerto. El puerto santoñés ha sido históricamente uno de los más destacados de Cantabria ocupando en la actualidad el segundo lugar, solo superado por el de Santander. Está dividido en dos zonas: recreativa y pesquera. En el puerto recreativo conviven pequeñas embarcaciones de recreo que se mecen tranquilas sobre las suaves olas mientras aguardan su turno para dar un paseo por el mar. Por su parte en el puerto pesquero la actividad sigue viva día a día y además de barcos pesqueros podemos observar redes y otros utensilios que forman parte de esta vida ligada al mar. Merece la pena recorrerlo despacio, dejándote empapar por su esencia y por la brisa que envuelve siempre el ambiente y le confiere un encanto especial. No puedes marcharte de Santoña sin acercarte a descubrirlo. (Foto)

OTROS RINCONES

Otro de los lugares destacados aunque quizá no de tanta belleza como los anteriores lo encontramos en la Plaza Prim, donde se halla la escultura en homenaje a Carrero Blanco, obra del escultor Juan de Ávalos y creada en el año 1976. Ya en dirección al puerto, y después de dejar atrás el único local de restauración del paseo (donde merece la pena detenerse a probar un bocado o tomar un aperitivo), encontramos una amplia zona deportiva y de ocio de acceso libre, ideal para hacer ejercicio a escasos metros del mar. Un poco más adelante, encontramos la Plaza de Toros de Santoña, inaugurada en el año 1907.

Paseo Maritimo Santoña

Monumento a Juan de la Cosa

PASEOS EN BARCO

Un buen complemento a nuestra visita en Santoña puede ser realizar una excursión marítima por la costa. Hay varias posibilidades pero bajo mi punto de vista es totalmente recomendable realizar la ruta por el mar que une Santoña con Laredo para volver de nuevo al punto de partida. Es un recorrido que dura alrededor de una hora y media que te permite contemplar desde el mar el Parque Natural de las Marismas de Santoña, los impresionantes acantilados del Buciero, el Faro del Caballo, los fuertes de San Carlos y San Martín, el nuevo puerto de Laredo, los 5 km de la Playa de la Salvé de Laredo, etc. Durante el recorrido sus responsables aportan sus conocimientos acerca del mar, cuentan leyendas, los niños se llevan su Diploma de Marinero Real, etc. En algunas de las excursiones se llevan a cabo degustaciones de anchoas, bonito, sardinas, etc, aunque en este caso el precio del viaje tiene un precio algo mayor (desconozco las tarifas exactas para este año).

Otra opción es realizar el recorrido entre Santoña y Castro Urdiales, otra villa marinera y de gran belleza en Cantabria. La duración de esta excursión es de una hora y es otra alternativa interesante. También podemos optar acercanos hasta Laredo (Puntal) en una barca más pequeña que une las dos localidades de manera directa, sin hacer ningún otro recorrido.

Toda la información de las rutas, horarios, fotos, precios, etc, está disponible en la siguiente dirección: http://www.excursionesmaritimas.com/

Paseo Maritimo Santoña

MIS IMPRESIONES

Santoña es uno de esos lugares donde cada rincón huele a mar, donde sus calles parecen inevitablemente marcadas por su esencia marinera, y la valentía de aquellos que surcan los mares en busca de un futuro mejor, parece impregnado en el carácter de los santoñeses. Pero su paseo marítimo parece transformar todo ese carácter rudo en las más absoluta belleza. Ya sea desde el puerto, o bien desde el Fuerte de San Martín, caminar por su entramado urbano te hace sentir su paz.

Como ya he comentado, son varios los monumentos que podemos encontrar en el camino, aunque quizá el mas bonito de ellos sea el de Juan de la Cosa. Decorado con preciosos detalles marineros, se convierte en todo un símbolo de la villa, orgullo para los santoñeses y lugar de bienvenida para los foráneos que pisan el paseo por primera vez. La postal que forma junto al precioso mar, merece la pena ser descubierto. También merece la pena detenerse ante el monumento al Sulero, una pieza que homenajea la tradición pesquera de la villa y que sirve de enlace entre el paseo propiamente dicho, y el puerto.

Aunque si algo marca el lugar y lo hace único, es la presencia del Cantábrico ante nosotros. Tras caminar por las callejuelas de la villa y sentir su esencia impregnada en cada esquina, alcanzar la linea que separa la tierra del mar y contemplar su belleza, hace que el paseo se convierta en el lugar donde todo cobra sentido. Y es que no se puede entender Santoña sin su mar.

Mención aparte merecen las anchoas de Santoña. De fama reconocida, si queremos descubrir su sabor, no tenemos mas que perdernos por las calles adyacentes al paseo para buscar las pequeñas tiendas/lonja donde comprar este pequeño manjar santo y seña de la villa.

En definitiva, una visita totalmente recomendable si vamos hasta Cantabria, una provincia que además de Santoña ofrece muchos rincones preciosos y atractivos turísticos y de interés a todos los visitantes que nos acercamos hasta ella.

Paseo Maritimo Santoña

Monumento al Sulero

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s