El Alcázar de Segovia: belleza cargada de historia

Alcazar de Segovia

Es uno de los símbolos de Segovia junto al imponente Acueducto y a la bellisima Catedral. A lo largo de su historia ha sido fortaleza, palacio real, prisión de estado, Real Colegio de Artillería y Archivo Histórico Militar. Es el Alcázar de Segovia. Un palacio con aspecto de cuento que hoy nos brinda la oportunidad de conocer parte de su historia realizando un recorrido a través de sus estancias. Una visita imprescindible en la preciosa ciudad de Segovia. ¿Me acompañas?

UNOS APUNTES SOBRE LA HISTORIA DEL ALCÁZAR

Los orígenes del Alcázar de Segovia se remontan hacia el año 1120 (aunque es posible que la fortificación existiese en tiempos de la dominación romana ya que los restos más antiguos hallados en el lugar son de granito similar al del Acueducto) donde se menciona por primera vez a la fortaleza que defendía a la ciudad por el lado oriental. Unos años después, entre 1124 y 1139, fueron registradas en la documentación las palabras “castillo de Segovia” y “Alcaçar”. Posteriormente, en 1256, tuvieron lugar las primeras Cortes convocadas por el rey Alfonso X “el Sabio”.

A comienzos del siglo XV se realizan las principales obras de lo que hoy es el actual Alcázar en su conjunto. De esta fase cabe destacar la Torre de Juan II y la Sala de La Galera. Las actuaciones de remodelación, ampliación y decoración del Alcázar tuvieron su máxima plenitud durante el reinado de Enrique IV, haciendo que el edificio fuera admirado por las personas que se acercaban al mismo.

Alcazar de Segovia

La proclamación de Isabel I como Reina de Castilla en 1474 es un hecho que siempre quedará vinculado al Alcázar. En una de las salas se rememora dicho acontecimiento gracias a la pintura del artista Muñoz de Pablos. Posteriormente, durante los reinados de Felipe IV y Carlos II, el Alcázar fue utilizado como prisión de Estado siendo esta función casi exclusiva en aquella época.

En 1762 Carlos III fundó en Segovia el Real Colegio de Artillería quedando instalado el 16 de mayo de 1764. El centro permaneció en el Alcázar hasta el 6 de Marzo de 1862, día en el que un incendio destruyó las techumbres y dañó su estructura. A partir de esta fecha el Colegio, luego Academia de Artillería, pasó al Convento de San Francisco de Segovia.

En el año 1898 se instaló en la primera planta del Alcázar el Archivo General Militar. A día de de hoy sigue permaneciendo en la misma ubicación. Finalmente en 1951 se crea el Patronato del Alcázar de Segovia cuya misión es la de conservar el edificio además de regular la utilización del mismo. Gracias a su buen hacer los visitantes tenemos la oportunidad de descubrir y dejarnos atrapar por la historia y esencia que guardan las entrañas del Alcázar de Segovia.

Alcazar de Segovia

UN PASEO POR EL INTERIOR DEL ALCÁZAR

En el Alcázar podemos contemplar diferentes salas que corresponden a distintas fechas de la construcción del palacio.

La primera sala, en la cual comienza la visita, es la Sala del Palacio Viejo, también conocida como Sala de Ajimeces. Es una sala que data de la época de Alfonso X y en ella podemos contemplar un buen número de armaduras, incluídas armaduras ecuestres. Si las observamos con detenimiento podemos ver que algunas de ellas son impresionantes.

Otra sala destacada es la Sala de la Chimenea, una sala que corresponde a la ordenación del Alcázar en tiempos de Felipe II. Es un espacio que alberga un espléndido mobiliario del siglo XVI. En las paredes se pueden contemplar un retrato de Felipe II y otro de Felipe III, además de un tapiz flamenco del siglo XVI. Es una sala muy bonita que merece la pena descubrir tranquilamente.

En la Sala del Solio o Sala del Trono podemos contemplar el trono realizado para la visita de Alfonso XIII y la Reina Victoria Eugenia con motivo del centenario el día 2 de Mayo de 1808. La sala fue realizada bajo el reinado de los Trastámara. La portada que comunica la Sala del Trono con la Sala de la Chimenea conserva intacta su decoración mudéjar original. En las paredes de la Sala del Trono se encuentran los retratos de los Reyes Católicos, los cuales forman parte de la iconografía de reyes encargada por la reina Isabel II. La vidriera del ventanal representa a Enrique IV de Castilla y es obra del artista segoviano Carlos Muñoz de Pablos, autor a su vez del resto de vidrieras que se pueden contemplar en las demás salas.

Otro espacio señalado es la Sala de la Galera, la cual recibe su nombre del antiguo artesonado cuya forma era la de un casco de barco invertido. La sala fue construida por la reina Catalina de Lancáster en 1412, durante la minoría de edad de su hijo Juan II. En los ventanales se encuentran dos vidrieras que representan a Enrique III de Castilla y su familia por una parte, y la otra a Enrique II con escenas de la muerte de Pedro I y Juan II. Uno de los muros está decorado con una pintura que representa la coronación de la reina Isabel la Católica como reina de Castilla y León en la iglesia de San Miguel de Segovia, obra de Muñoz de Pablos.

4

Otra de las salas que descubrimos durante la visita es la Sala de las Piñas, mandada construir por Juan II. La Sala de las Piñas toma su nombre debido a la peculiar decoración del artesonado con 392 motivos que se asemejan a piñas y que llaman poderosamente la atención.

En la Cámara Regia podemos contemplar la recreación de lo que en épocas pasadas fue una habitación dentro de un palacio. En la Cámara Regia las portadas son neomudéjares y reproducen las existentes en el palacio que Enrique IV tenía en el barrio de San Martín de Segovia.

Por su parte la Sala de Reyes alberga una interesante colección de esculturas que representan a los reyes de Asturias y de Castilla y León. Es un espacio en el que también destaca el retrato de Felipe II, el cual está acompañado por los retratos de dos de sus esposas: Isabel de Valois y Ana de Austria.

La Sala del Cordón recibe su nombre por el cordón franciscano largo y dorado que adorna sus muros y que según cuenta la leyenda fue mandando colocar por Alfonso X “el Sabio” en señal de penitencia por su excesivo orgullo.

Otro de los espacios que podemos visitar en el palacio es la Capilla. En ella se celebró la misa de velaciones de Felipe II con Ana de Austria. En la capilla se conserva el cuadro “La Adoración de los Reyes Magos”, obra de Bartolomé Carducho (año 1600). Es un cuadro que se salvó de las llamas del incendio que asoló el Alcázar en 1862.

La visita a la estancias del palacio concluye en la Sala de Armas, un curioso espacio situado bajo la Torre del Homenaje que guarda una interesante colección de armas de diferentes épocas. Una vez vista esta sala podemos ver el Museo del Colegio de Artillería el cual alberga una buena colección relacionada con la artillería.

10

LA TORRE DE JUAN II

El Alcázar está presidido por la majestuosa Torre de Juan II. Es una torre que mira a la ciudad de Segovia y está situada junto al foso y a la entrada del palacio. En el siglo XV Juan II ordenó su ampliación, y debido a ello adoptó su espectacular presencia actual, no en vano es una de las construcciones más impactantes de la arquitectura palaciego-militar de España. En siglos pasados fue empleada como cárcel en algunas ocasiones. A día de hoy está abierta para todo aquel que desee visitarla. Eso si, el ascenso se realiza por una estrecha y empinada escalera de caracol compuesta por 152 peldaños. Desde lo alto de la torre podemos contemplar unas preciosas vistas de la ciudad de Segovia.

OTROS APUNTES (TARIFAS, HORARIOS, SERVICIOS, ETC)

A la hora de visitar el Alcázar tenemos las siguientes propuestas:

Entrada completa: esta entrada incluye la visita a las salas del palacio, los museos y la Torre de Juan II. La entrada tiene un precio de 7€.

Entrada palacio y museos: la entrada incluye la visitas a las estancias del palacio así como la entrada a los museos. Es una entrada aconsejada para las personas que no pueden o no desean subir a la Torre de Juan II. Su precio es de 5€.

Entrada Torre Juan II: esta entrada incluye únicamente la subida a la torre. El acceso a la torre se lleva a cabo por una estrecha escalera de caracol con 152 escalones y dadas sus particularidades su acceso está restringido para personas con problemas de salud o movilidad reducida. El precio de esta entrada es de 2€.

Si deseamos realizar una visita guiada por las salas del palacio deberemos pagar 1€ más. Es una opción muy recomendable puesto que la persona encargada de realizar la visita nos va explicando lo que vamos viendo en cada una de las estancias, además de contarnos otras curiosidades y aspectos relacionados con la historia y vida dentro del palacio en tiempos pasados. Una vez concluida la visita guiada podemos volver si lo deseamos a cualquiera de las salas del palacio. El Alcázar ofrece a su vez el alquiler de audioguías (en varios idiomas) por un precio de 3€.

Para adquirir cualquiera de las entradas debemos dirigirnos a la taquilla del Alcázar, situada en la Casa de la Química. Allí además de comprar las entradas podemos solicitar cualquier tipo de información, consultar las tarifas reducidas, reservar visitas para grupos, etc.

9

Horarios de visita

El Alcázar de Segovia abre prácticamente todo el año con el siguiente horario de visitas:

– Verano: (de Abril a Septiembre incluidos) de 10:00 a 19:00 horas
– Invierno: (de Noviembre a Marzo incluidos) de 10:00 a 18:00 horas
– Octubre: viernes y sábados se mantiene abierto hasta las 19:00 horas. El resto de la semana se aplica el horario de invierno, de 10:00 a 18:00 horas.

El Alcázar permanece cerrado en las siguientes fechas:

– El 24 de Diciembre (a partir de las 14:00 horas) y el 25 de Diciembre (todo el día)
– El 31 de Diciembre (a partir de las 14:00 horas) y el 1 de Enero (todo el día)
– El 5 de Enero (a partir de las 14:00 horas) y el 6 de Enero (todo el día)
– El día del Alcázar: un viernes completo de finales de Junio o primeros de Julio, por determinar cada año por el Patronato del Alcázar en su Junta de Marzo.

2

MIS IMPRESIONES

Con apariencia de cuento de hadas y con una larga historia a sus espaldas, el Alcázar de Segovia nos abre sus puertas para que los visitantes podamos conocer parte de su historia a través de sus salones y estancias. El recorrido por sus entrañas nos permite contemplar armaduras, mobiliario de época, tapices, retratos, esculturas, etc, que nos transportan a tiempos pasados imaginando como fue la vida palaciega de aquella época. Por su parte la Torre de Juan II nos regala unas magníficas vistas de la preciosa ciudad de Segovia.

El Alcázar es uno de los grandes atractivos de Segovia y una visita imprescindible que no puedo más que recomendar. Yo por lo menos la disfruté mucho y sus imágenes se han quedado grabadas en mi memoria.

¿Mas entradas sobre Segovia? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s