Getaria: belleza con sabor a mar

Juan Sebastián Elcano en Getaria

Es la tierra de Juan Sebastián Elcano, la de las anchoas y el txakolí, y cuna de Cristóbal Balenciaga. Pero además de todo ello, es un lugar de la costa guipuzcoana lleno de encanto. Protegida de la furia del Cantábrico por su emblemático “ratón”, Getaria abre sus puertas al mar impregnando con su esencia todos los rincones. Un paseo por sus callejuelas nos hace sentir su propia historia ligada al mar, en un paseo que merece la pena recorrer sin prisas. ¿Te apetece adentrarte conmigo en la preciosa Getaria?

UN PASEO POR GETARIA

Getaria es una preciosa localidad situada a 25 Km. de San Sebastián que está considerada por muchos como una de las más bonitas de la costa vasca. Antaño era un pueblo ligado a la caza de la ballena. A día de hoy muchos de sus vecinos arrantzales (pescadores) siguen vinculados al mar, llenando de bullicio los muelles del puerto cuando regresan a casa.

Getaria es un regalo para los sentidos, especialmente para el olfato y el gusto, sobre todo si nos acercamos a la hora de comer o cenar, momento en que las callejuelas empedradas que rodean al puerto están envueltas por el aroma que desprenden las parrillas en las que poco a poco se van dorando suculentos pescados. Es la esencia viva del pueblo, un aroma que atrapa cada vez más a medida que te vas acercando.

Las calles de Getaria

Callejeando por Getaria

Si hay un rincón precioso en Getaria ese es su puerto pesquero. Situado a los pies del Monte de San Antón –conocido como el Ratón de Getaria- y protegido de los vientos por el “ratón” es uno de los puertos más seguros del Cantábrico y un punto importante de la pesca de bajura. La anchoa, el bonito y el verdel son cada año los principales protagonistas de sus campañas pesqueras. En los últimos años el puerto ha sufrido una importante transformación ya que ha sido dotado de nuevos muelles, pantalanes para embarcaciones de recreo y zonas de carga y descarga. Un puerto pesquero y de recreo que junto con el ratón y el casco histórico de la localidad situado junto al mismo, forman una de las postales más bellas de Getaria. Aunque no hayáis estado allí seguro que muchos de vosotr@s habéis visto su puerto. En la película “Ocho apellidos vascos” es el escenario donde tiene el amarre el barco de Karra Elejalde, el padre de Amaia (Clara Lago) en dicha película.

Puerto pesquero de Getaria (Gipuzkoa)

Puerto de Getaria

Hablando del “ratón”, o Monte de San Antón, es un pequeño monte cuya forma se asemeja a dicho animal, con una silueta que se aprecia especialmente bien desde la vecina localidad de Zarautz. El monte constituye un pequeño parque natural en un entorno privilegiado. Si nos apetece podemos ascender hasta él y contemplar las maravillosas vistas que nos regala desde su punto más alto, además de disfrutar de la belleza natural que nos acompaña durante el recorrido. La base del monte se encuentra junto al puerto. Hasta el siglo XV fue una isla, pero quedó unida al pueblo a través de un istmo artificial, siendo el lugar donde comienza la ruta. El monte tiene alrededor de 100 metros de altitud y desde este punto se divisa una bellisima panorámica de la costa guipuzcoana, con vistas a las localidades de Zarautz y Zumaia, además de los montes que rodean a San Sebastián. Pero antes de llegar a la cima nos habremos encontrado con el faro, desde el cual se observaban las ballenas en siglos pasados. Aunque las rampas tienen un desnivel importante es una ruta recomendable para los amantes de la naturaleza y otro atractivo más de la preciosa Getaria.

Dar un paseo por el casco antiguo de Getaria, además de sentir el propio aroma del pescado, nos permite descubrir otros tesoros como sus preciosas casas con balcones de madera, la iglesia de San Salvador o el monumento en honor a Juan Sebastián Elcano. Aunque sin duda lo mejor es recorrer cada rincón sin prisas, saboreando toda su esencia impregnada en sus estrechas callejuelas y disfrutando de todos atractivos que esconde el corazón del pueblo.

Juan Sebastián Elcano en Getaria

Monumento a Elcano

La iglesia de San Salvador, ubicada en el corazón del casco histórico y a pocos pasos del puerto, es uno de los mejores ejemplos del gótico vasco. Su interior alberga varios exvotos que recuerdan la vocación marinera de la localidad. Destacan también sus grandes ventanales, un bello triforio y marcas de cantero en sus piedras. La iglesia de San Salvador fue el escenario donde en 1397 tuvieron lugar las Juntas Generales para constituir la provincia de Guipúzcoa. Bajo la iglesia, y en un paso subterráneo que se dirige hacia el puerto, se encuentra la ermita de la Piedad. Un rincón donde el silencio te envuelve y te aleja del bullicio presente unos pasos más adelante.

Uno de los personajes más ilustres de Getaria es Juan Sebastián Elcano. En su honor y mirando hacia el mar un bello monumento nos recuerda su figura. El monumento se eleva sobre un antiguo baluarte de la muralla de Getaria y está coronado por una victoria alada, a imagen de los mascarones que ornamentaban la proa de los navíos. Pero no es la única escultura en honor a Elcano que encontramos en Getaria, ya que hay otras dos ubicadas en la Plaza Elcano y en la Plaza de los Gudaris.

Relacionar Getaria y el mundo de la moda es hablar de Cristóbal Balenciaga, un prestigioso diseñador de moda nacido en Getaria en 1895. Ubicado en el Parque de Aldamar y en las entrañas de un bello edificio, el Museo Cristóbal Balenciaga nos muestra una colección compuesta por 1.600 piezas de este diseñador considerado como uno de los creadores más importantes de la alta costura. La colección ocupa un lugar privilegiado entre las colecciones de moda más destacadas a nivel internacional.

Museo Balenciaga (Getaria)

Museo Balenciaga

Además de su belleza y esencia Getaria destaca por su deliciosa gastronomía que podemos degustar en sus restaurantes y bares, unos platos que podemos acompañar con su afamado txakolí. El txakolí es un vino blanco con denominación de origen Getariako Txakolina que es elaborado con la variedad de uva blanca Ondarrabi Zuri. Es uno de los caldos más preciados de la zona y marida especialmente bien con los platos de pescado. Bodegas como Agerre, Aizpurua, Akarregi Txiki, Ameztoi, Elkano, Etxetxo, Gaintza o Urki, entre otras, elaboran este preciado vino. Dichas bodegas se encuentran en Getaria pero no son las únicas de la zona ya que en localidades como Zarautz, Olaberria, Deba, Orio o Aia, también se elabora este afamado vino.

Getaria cuenta con dos playas: Malkorbe y Gaztetape. La playa de Malkorbe está situada cerca del casco histórico de la localidad, a escasos pasos del puerto deportivo. Es una playa tranquila de 420 metros de longitud que no presenta fuerte oleaje y dispone de todos los servicios, siendo un arenal con un alto grado de ocupación durante los meses de verano. Es una playa muy apropiada para ir con niños y para disfrutar de una agradable jornada en familia o con amigos. Por su parte la playa de Gaztetape, es un pequeño arenal de 180 metros de longitud que presenta un oleaje más fuerte y que hace las delicias de los amantes del surf. Es una playa poco frecuentada ya que sobre la arena encontramos tramos de roca y piedras. Durante la época estival dispone de servicios mínimos.

Vistas desde Getaria

Vistas sobre Malkorbe

Otra opción muy interesante si visitamos Getaria y nos gusta caminar es disfrutar del paseo que une las localidades de Getaria y Zarautz. El recorrido, cuya longitud es de alrededor de 4km, discurre a través de un paseo junto al mar que nos permite disfrutar de unas maravillosas vistas al Cantábrico, además de observar pequeñas bahías y zonas rocosas que forman una estampa realmente preciosa. El itinerario une el puerto de Getaria con el paseo marítimo de Zarautz, una preciosa localidad que no podéis dejar de visitar si os acercáis por esta preciosa zona del litoral guipuzcoano.

MIS IMPRESIONES

Getaria representa la esencia marinera de los pueblos costeros gipuzcoanos en los que el silencio es solo roto por el sonido de las gaviotas y la propia vida del lugar. Una localidad donde la figura de Juan Sebastián Elcano nos hace entender la importancia y el orgullo de los guetarienses al recordar a
su embajador más afamado. Y a decir verdad, es como si no hubiese otro lugar en el mundo más propicio que Getaria, para haber sido cuna de tan recordado marinero. Sus callejuelas nos atrapan con su inequivocable sabor a mar invitándonos a degustar su deliciosa gastronomía en cualquiera de los restaurantes y bares que vamos encontrando en el camino. Hasta su preciosa iglesia parece formar parte del mosaico que crea el Cantábrico adentrándose en su costa.

Para los amantes de la moda, la oportunidad de visitar el Museo Balenciaga representa una oportunidad de oro para disfrutar con uno de los principales creadores de la alta costura del mundo. Un museo que sorprende y que pone a Getaria en el mapa en cuanto a diseño de moda se refiere. Aunque si lo que queremos es disfrutar de sus arenales y darnos un chapuzón veraniego cuando las altas temperaturas hacen acto de presencia, las playas de Malkorbe y Gaztetape constituyen dos buenas opciones si estamos por la zona.

Mención aparte merece su afamado txakoli, con denominación de origen. Un regalo para los sentidos de los amantes del vino que no podemos irnos sin probar.

En definitiva, un lugar lleno de encanto en la costa guipuzcoana que merece la pena ser descubierto con todos los sentidos.

neutro

¿Mas entradas sobre Gipuzkoa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s