El Acueducto: la joya y símbolo de Segovia

El Acueducto de Segovia

Es el símbolo de la ciudad de Segovia, y uno de los monumentos más reconocibles de España. Construido piedra a piedra durante la época del emperador Trajano, ha sabido mantenerse en pie a lo largo de los siglos, dibujando el cielo de la capital segoviana. Declarado Monumento Histórico Artístico en 1884, el majestuoso Acueducto de Segovia es uno de los tesoros más importantes del centro peninsular. Una visita obligada en una preciosa ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. ¿Me acompañas?

CUENTA UNA LEYENDA…

…que hubo un tiempo en el que la zona alta de la ciudad de Segovia no tenía fácil acceso al agua. Para poder conseguirla sus habitantes debían realizar un gran recorrido para poder traer el agua de las fuentes situadas en la zona exterior de la ciudad. Era el caso de una joven criada que tenía que llevar cada día agua a la casa en la que servía en lo alto de la ciudad. Para ello tenía que bajar a cuestas con el cántaro a la zona baja donde estaba situada la fuente, para luego hacer el camino de subida con el cántaro lleno.

Un día la joven criada, sumida en la desesperación a mitad de camino, exclamó en alto: “Daría lo que fuera porque el agua llegara sola a las puertas de la ciudad para no tener que volver nunca a recorrer este camino”. Entonces, una voz melodiosa respondió tras ella: “¿Estás segura de que darías cualquier cosa a cambio de que el agua llegara a las puertas de tu ciudad?”. La joven se dio la vuelta asustada y se encontró con un hombre apuesto, al que respondió que sí sin dudarlo ni un momento, ya que pocas eran las pertenencias que tenía que pudieran interesarle al hombre.

El Acueducto de SegoviaEntonces el hombre le pidió algo que la mujer sí que poseía: su alma. En ese momento de debilidad, la joven pensó que el alma era algo que de poco le valía, por lo que aceptó sin dudarlo. Pero antes de estrechar la mano con éste y sellar el trato, se percató de una extraña sonrisa en la cara del hombre, por lo que añadió que sólo le daría su alma si era capaz de hacerlo antes de que el primer rayo del sol brillara a la mañana siguiente. Tras cerrar el trato con un apretón de manos, el hombre se desvaneció ante sus ojos, y la joven continuó su camino a por agua pensando que todo había sido una simple fantasía causada por el gran cansancio que sentía.

La noche cayó y la joven comenzó a dar vueltas en la cama sin poder dormir. No podía dejar de pensar en el extraño encuentro que había tenido al bajar a la fuente por la mañana, asi que decidió levantarse y dar un paseo para airear la mente. Su sorpresa fue mayúscula cuando se asomó al mirador junto a la puerta de San Juan y observó como el extraño que había conocido esa mañana estaba envuelto en llamas y dando órdenes a cientos de diablos, dirigiéndolos en la construcción de una estructura que la joven no tardó en identificar con un conducto para llevar el agua a lo alto de la ciudad.

La obra continuó toda la noche, durante la cuál la joven no paró de rezar a Dios arrepentida por su trato con el diablo y pidiéndole que no dejara que el diablo se llevara su alma, sin obtener respuesta alguna. Cuando toda la construcción estaba prácticamente finalizada, el hombre en llamas y todos sus ayudantes comenzaron a celebrar la victoria mientras llevaban la última piedra al hueco, pero justo en el momento en el que el hombre en llamas iba a ponerla, el primer rayo de sol golpeó su cara.

El diablo, indignado con su derrota, abandonó la ciudad junto a todos sus ayudantes dejando la casi terminada construcción a sus espaldas. La joven, sorprendida por su victoria, corrió a la iglesia para confesar ante el sacerdote. El hueco que quedó libre está ocupado por la estatua de la Virgen de la Fuencisla.

10

LA JOYA DE SEGOVIA

Mas allá de la leyenda, el Acueducto de Segovia es uno de los grandes tesoros no solo de la ciudad, sino de España entera, y un monumento bellísimo y digno de admirar. Su construcción data de principios del siglo II d. C. en época del emperador romano Trajano. Tiene una longitud de 15 km y una altura máxima de 28,10 metros. La construcción muestra todo su esplendor a su paso por la Plaza del Azoguejo, siendo la zona más conocida y mejor conservada del mismo.

El Acueducto tomaba el agua cerca del actual pantano de Revenga. Desde allí, los ingenieros romanos, usando niveles de agua, fueron trazando el recorrido, muy probablemente hasta el actual Alcázar. Una vez establecido el trazado se extrajeron de varias canteras los bloques de granito, los cuales eran rematados a pie de obra y colocados uno a uno y en seco, sin argamasa alguna. Los bloques eran levantados mediante poleas y sogas, y ajustados con palancas de hierro. Sobre él circulaba el agua por un canal, probablemente de hormigón hidráulico que, víctima de numerosas reparaciones, fue sustituido por el actual, que data de finales del siglo XV.

En el centro de la Plaza del Azoguejo, entre las dos hileras de arcos, se puede observar un largo sotabanco enmarcado por piezas molduradas. Era el lugar destinado a los nombres del emperador y de los magistrados locales, a quienes debemos el monumento. Se puede decir que el Acueducto de Segovia es una obra de siglos ya que ha llegado a nosotros gracias a su uso continuado y mantenido gracias a las modificaciones y reparaciones que se han llevado a cabo durante todas las épocas. Una de las más destacadas fue la realizada en época de los Reyes Católicos con la sustitución de los viejos canales por otros de granito, los cuales a día de hoy permanecen a la vista. La conservación de los arcos y de los pilares de la Plaza del Azoguejo nos permite apreciar la grandiosidad de una de más impresionantes obras de la ingeniería romana, declarada Monumento Histórico Artístico por Real Orden de 11 de Octubre de 1884.

El Acueducto de Segovia

ALREDEDOR DEL ACUEDUCTO

La Plaza del Azoguejo, antaño plaza del mercado de la ciudad, está situada junto al Acueducto, donde éste alcanza su mayor altura. Es una plaza llena de vida y desde ella se observan las mejores vistas del Acueducto, siendo ese lugar en el que la mirada se pierde en el impresionante monumento y la imagen que todo turista lleva guardada en su cámara y en su retina. En la plaza encontramos un referente en la restauración segoviana como es el Restaurante Cándido, además de otros restaurantes, cafeterías, tiendas, la oficina de turismo, etc. Es el lugar de encuentro de segovianos y visitantes y punto de partida hacia las principales arterias de la ciudad, haciendo especial mención a la Calle Real, la principal de la ciudad, la de mayor tránsito y comercio y la que nos conduce hasta el Alcázar.

El Acueducto es un buen punto de partida para caminar por siglos de historia y descubrir otros rincones que uno no debe perderse si visita Segovia, como por ejemplo, su muralla. El cerco que rodea la ciudad tiene un perímetro de más de 3.000 metros que nace y muere en el Alcázar. Una muralla que poseía cinco puertas (Santiago, San Cebrián, San Juan, San Martín y San Andrés) de las cuales permanecen a día de hoy tres (Santiago, San Cebrián y San Andrés). Tuvo además varios portillos y actualmente se conservan el del Consuelo, el de San Juan, y los de El Sol y La Luna (reconstruidos a finales del siglo XX).

Otro de los lugares de visita obligada aunque un poco más alejado del Acueducto, es La Judería, un barrio que nos transporta al pasado y que nos permite conocer el legado que los judíos dejaron en la ciudad. Merece la pena recorrer despacio sus calles, respirar su esencia y descubrir edificios como la Sinagoga Mayor (actual Convento del Corpus Christi), la antigua carnicería judía (hoy sede del Museo de Segovia), el Centro Didáctico de la Judería (Casa de Abraham Senneor), la Puerta de San Andrés (Espacio Informativo de la muralla) o el cementerio judío.

Iglesia de San Martin | Segovia

Iglesia de San Martin

Pero Segovia es mucho más y si bien al igual que La Judería no están situados en las inmediaciones del Acueducto, no puedo dejar de hacer mención a otros grandes atractivos segovianos como son el Alcázar, la bellísima Catedral (considerada como la Dama de las Catedrales), sus iglesias románicas o el Monasterio de San Antonio El Real, entre otros. Lo ideal es recorrer sus calles sin prisa, descubriendo todos y cada uno de sus encantos ya que cualquier plaza, callejuela o rincón te traslada a épocas pasadas y llenas de historia. Y es que Segovia respira belleza vayas por donde vayas.

Volviendo hasta el Acueducto y ubicada tras él se halla una escultura que me llamó mucho la atención. Es la Loba Capitolina, una reproducción de la estatua de Luperca amamantando a Rómulo y Remo. La original se halla en los Museos Capitolinos de Roma y la figura segoviana es una donación que la ciudad de Roma hizo a Segovia en 1974 coincidiendo con el bimilenario del Acueducto.

v2

MIS IMPRESIONES

El Acueducto de Segovia es una soberbia obra de ingeniería romana que con sus más de dos mil años de historia permanece en pie mostrándonos todo su esplendor. Es la estampa de la ciudad y se muestra imponente ante nuestros ojos, especialmente si lo contemplamos desde la Plaza del Azoguejo. Si lo observamos con detenimiento podemos apreciar el corte perfecto de sus piedras y como cada una de ellas está colocada sobre otra, demostrando el excelente trabajo que hicieron los romanos siglos atrás. Gracias a ello hoy podemos disfrutar de esta verdadera maravilla.

En uno de los extremos de la Plaza del Azoguejo encontramos las escaleras que nos conducen a la parte más alta del Acueducto. Desde este punto observamos la obra desde otra perspectiva realmente bonita, además de disfrutar de una bella panorámica de Segovia. Es una estampa que todo visitante no debe dejar de admirar.

El Acueducto es el símbolo de Segovia, una preciosa ciudad a la que ha visto crecer a lo largo de toda su historia y que, gracias a su conservación, podemos acariciar con nuestras propias manos. Un rincón que, en definitiva, merece la pena descubrir.

¿Mas entradas sobre Segovia? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s