Castelo de São Jorge: eterna fortaleza de Lisboa

Castelo de São Jorge (Lisboa)

En lo más alto de la Colina de San Jorge, una de las siete colinas que dominan la preciosa capital portuguesa, se levanta uno de los lugares que no nos podemos perder si visitamos Lisboa. Será por su historia, o por sus preciosas vistas, pero el Castelo de São Jorge o de San Jorge, es un lugar de visita obligada para descubrir parte del pasado de la ciudad, y contemplar todo su esplendor desde sus impresionantes miradores. ¿Te apetece descubrirlo conmigo?

UN CASTILLO CON SIGLOS DE HISTORIA

En lo más alto de Lisboa, sobre una de las más imponentes colinas de la ciudad, aguarda mudo el eterno Castillo de San Jorge, una fortificación de época islámica que fue construida por los musulmanes a mediados del siglo XI, cuyo periodo de máximo esplendor fue el vivido desde la conquista de Lisboa en 1147 por Afonso Henriques (primer rey de Portugal) hasta comienzos del siglo XVI. Una época en la que los edificios islámicos fueron adaptados y ampliados para acoger al rey, a la corte y al obispo, además de instalar el archivo real en una de las torres del castillo. En el siglo XIII los reyes de Portugal convirtieron el castillo en palacio real, siendo el lugar elegido para la recepción de personas ilustres, la celebración de fiestas y la proclamación de los reyes a lo largo de los siglos XIV, XV y XVI.

La integración de Portugal en la Corona de España en 1580 hizo que el Castillo de San Jorge adquiriera una función militar que se mantuvo hasta el inicio del siglo XX. Durante este tiempo se remodelaron algunos espacios y surgieron otros nuevos, sobre todo tras el terremoto de Lisboa de 1755, cuando se llevó a cabo una profunda renovación que supuso la aparición de muchas construcciones nuevas que fueron ocultando los restos más antiguos.

Posteriormente, y gracias a unas importantes obras de restauración llevadas a cabo entre 1938 y 1940, el castillo y las ruinas del antiguo palacio real fueron redescubiertos, recuperándose las antiguas construcciones. Debido a ello volvió a adquirir la importancia de siglos pasados y se procedió a su reintegración para uso público. Ya a finales del siglo XX se llevaron a cabo investigaciones arqueológicas en varias zonas, las cuales sirvieron para constatar la antigüedad de la ocupación del castillo en la cima de la colina.

A día de hoy parte de los testimonios de la vida en el castillo siglos atrás los podemos contemplar en la exposición permanente y en el yacimiento arqueológico.

Castelo de São Jorge (Lisboa)

DESCUBRIENDO EL CASTILLO

Nada mas cruzar el arco de entrada que nos da acceso al recinto, nuestra mirada se pierde automáticamente con el borde que delimita las murallas del cielo, ahí donde las vistas de Lisboa resultan más impresionantes que nunca. Es ese el momento en el que te das cuenta que todo lo demás dará igual. Unas vistas únicas que nos harán detenernos sin darnos cuenta del paso del tiempo, antes de aterrizar de nuevo y descubrir la joya que tenemos detrás nuestro.

Bajo la atenta mirada de Alfonso I, el coqueto jardín romántico nos da la bienvenida a la que fuera residencia de reyes. Un rincón en el que se respira belleza y calma y que quedará plasmado no solo en tus fotos, sino en tu retina para siempre. Tras él, la exposición permanente que alberga el castillo nos dará a conocer la forma de vida de Lisboa y las diversas culturas que desde el siglo VII a.C hasta el siglo XVIII formaron parte de la ciudad. La colección está compuesta por un conjunto de objetos hallados en el Yacimiento Arqueológico, el cual descubriremos más adelante.

Junto al espacio expositivo se halla el Café do Costelo y a pocos pasos el restaurante Casa do Leão. El conjunto donde se ubican estos tres espacios junto a la zona del jardín romántico constituye la memoria más destacada de la antigua residencia real. No en vano podemos observar algunos elementos arquitectónicos que formaban parte de dicha residencia.

A continuación nuestros pies nos dirigen hasta el castillo, el cual se mantiene imponente a pesar del paso del tiempo. Conserva once torres entre las que destacan la Torre del Homenaje, la Torre del Archivo, la Torre del Palacio, la Torre de la Cisterna y la Torre de San Lorenzo, esta última situada a mitad de la pendiente. También cabe señalar la Puerta de la Traición (permitía la entrada y salida de mensajeros secretos) y la Puerta de Moniz, una puerta relacionada con una leyenda que narra el hecho de que Martim Moniz, un noble caballero del rey Afonso Henriques, habría perdido la vida en ese lugar para que la puerta no se cerrara, permitiendo con ese gesto heroico que los cristianos entraran y conquistaran la ciudad. Otro dato de interés: en la Torre del Archivo se encuentra instalada la Cámara Oscura, un sistema óptico de lentes y espejos que permite contemplar Lisboa en tiempo real.

La visita concluye en el Yacimiento Arqueológico, un conjunto en el que observamos restos arqueológicos que dan testimonio a tres periodos señalados en la historia de Lisboa, así como en los restos del antiguo palacio real, una construcción que quedó muy damnificada por el terremoto de Lisboa en 1755. En la recepción de la exposición permanente hay una copia de un dibujo del siglo XVI que muestra como era el palacio y la ciudad antes del seísmo.

Castelo de São Jorge (Lisboa)

TARIFAS, HORARIOS Y OTROS ASPECTOS

El precio de la entrada general es de 8,50 euros

En los siguientes casos la tarifa es con descuento:

– Estudiantes menores de 25 años: 5,00 euros
– Familias (2 adultos y 2 niños menores de 18 años): 20,00 euros
– Personas con discapacidad: 5,00 euros
– Mayores de 65 años: 5,00 euros
– Carristur: 7,50 euros
– Cityrama: 7,50 euros
– LX Card: 7,50 euros
– Operadores Turísticos: 7,50 euros
– Grupos Escolares: 1,00 euro

Visita gratuita en los siguientes casos:

– Niños menores de 10 años
– Residentes en Lisboa
– Guías Turísticos en funciones
– Periodistas con cita previa
– Grupos escolares de Lisboa

HORARIOS

– De 9h a 21h (Marzo a Octubre)
– De 9h a 18h (Noviembre a Febrero)

*Cerrado los dias 1 de Enero, 1 de Mayo y 25 de Diciembre

*Horario de la Cámara Oscura: de 10h a 17:30h

Comentar también que hay servicio de visitas guiadas, café, restaurante, tienda, cajero automático, aseos y puntos de información. Para llegar hasta el castillo podemos hacerlo en autobús (línea 37) o en tranvía (líneas 12 y 28). Los aparcamientos más cercanos son Portas do Sol y Chão do Loureiro.

Castelo de São Jorge (Lisboa)

OTROS DATOS DE INTERÉS

– Torres de difícil acceso para personas con movilidad reducida (escaleras con gran desnivel entre escalón y escalón).
– Si disponemos de la tarjeta Lisboa Card, obtendremos descuento al comprar la entrada.
– Si no tenemos intención de entrar no merece la pena acercarse a ver sus murallas ya que el entramado de casas y callejuelas hace prácticamente imposible que podamos disfrutar de ellas. Para ello es más recomendable acercarse hasta el Mirador San Pedro de Alcantara, en el Barrio Alto, o al Mirador de Graça, desde los cuales podemos contemplar la estructura del castillo así como obtener otras bonitas vistas sobre la ciudad de Lisboa.

Castelo de São Jorge (Lisboa)

MIS IMPRESIONES

Quizá no sea lo que todo turista que llega a Lisboa pone en su orden de prioridades a la hora de descubrir la ciudad, pero lo cierto es que el Castillo de San Jorge esconde entre sus muros, las que probablemente sean las mejores vistas de todo Lisboa, y eso es mucho decir. Por dentro, sus once torres nos invitan a caminar por su historia, accediendo a ellas como si fuésemos parte del entramado de piedra que algún día habitaron los reyes de Portugal. Merece la pena recorrer cada uno de sus rincones para no dejarnos nada (su patio de armas, su yacimiento…), aunque lo cierto es que resulta prácticamente imposible sucumbir a la tentación de volver a acercarse hasta el mirador una y otra vez para seguir disfrutando de las increíbles vistas sobre la ciudad.

A pesar de que el castillo recibe la visita de infinidad de turistas a todas horas del día, una vez dentro da la sensación de estar en un pequeño oasis de calma que no encontramos en otros rincones turísticos de la ciudad. Es como si Lisboa enmudeciese, tiñendo todo con el suave susurro de Alfama y Castelo, los barrios que circundan el castillo. Solo por eso, y por sus vistas, merece la pena pagar la entrada.

sm-citypacklisboa

¿Mas entradas sobre Lisboa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s