Torre de Belém: historia y belleza a orillas del Tajo

Torre de Belem (Lisboa)

No hay visita a Lisboa que no incluya un alto en el camino en la Torre de Belém. Uno de los rincones más reconocibles de la capital portuguesa cuyo origen se remonta a hace más de 500 años, y que podemos visitar para disfrutar de las preciosas vistas sobre el río Tajo, así como apreciar la belleza que aguarda entre sus muros. Un rincón imprescindible en tu visita a Lisboa, que te invito a conocer conmigo. ¿Me acompañas?

SU HISTORIA

La historia de la Torre de Belém se remonta hasta el siglo XVI, siendo construída entre 1514 y 1519 por Francisco de Arruda, un arquitecto portugués que había trabajado en diversos proyectos militares en Marruecos y cuya influencia se manifiesta en la decoración de los arcos, balcones y cúpulas de la torre. Está considerada como uno de los mejores ejemplos dentro de la arquitectura manuelina, un estilo arquitectónico portugués que se desarrolló bajo el reinado de Manuel I de Portugal (1495-1521) y prosiguió tras su fallecimiento.

En un principio la torre se construyó como fortaleza para proteger la entrada al puerto de Lisboa, a la par que fue el punto de partida de los navegantes que zarpaban rumbo al océano. Aunque a lo largo de toda su historia la Torre de Belém ha tenido diferentes funciones. En primer lugar su carácter defensivo quedó relegado y fue utilizada como prisión, para ser posteriormente centro de recaudación de impuestos y faro.

En 1983 fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Torre de Belem (Lisboa)

DESCUBRIENDO LA TORRE

La Torre de Belém cuenta con 35 metros de altura repartidos en cinco niveles, entre los que se encuentran la Sala del Gobernador, la Sala de los Reyes, la Sala de Audiencias, la Capilla y la Terraza de la Torre desde la cual se divisan unas magníficas vistas. Conviene tener en cuenta que las plantas se comunican únicamente por una escalera de caracol, por lo que puede resultar un tanto agobiante en horas de máxima afluencia de visitantes, haciendo turnos para subir y bajar.

El acceso a la torre se realiza por el baluarte, a través de una pasarela. Su interior es austero, aunque contiene elementos que no podemos pasar por alto. En la Sala del Gobernador destaca su techo abovedado y los accesos a las torres de vigilancia. Por su parte en la Sala de los Reyes cabe señalar su balcón con vistas al sur, hacia la terraza del baluarte. En el siguiente espacio, la Sala de Audiencias, conviene fijarse bien en sus bonitas ventanas, mientras en la Capilla llama la atención su cúpula con símbolos manuelinos. Por último desde la Terraza de la Torre podemos contemplar unas magnificas vistas de todo el entorno.

Volviendo de nuevo al exterior no podemos dejar de contemplar con detenimiento este precioso capricho arquitectónico con sus torres, murallas, almenas y otros elementos como la gárgola del rinoceronte, en honor a Ganda, el primer rinoceronte que llegó a Portugal en 1515. El animal fue un regalo que recibió el rey Manuel I de Portugal de la mano del gobernador de la India portuguesa Afonso de Albuquerque, suscitando un gran interés entre toda la población. En su recuerdo y honor podemos contemplar la figura en la fachada oeste de la torre.

Torre de Belem (Lisboa)

UBICACIÓN Y OTROS DATOS DE INTERÉS

Hay que tener en cuenta que la zona de Belém se encuentra a unos 8-9 kilometros del centro, (la torre concretamente se encuentra en la Avenida Brasília, 1400-038), por lo que se hace necesario el uso de transporte público. Lo más cómodo es hacerlo a través del tranvía 15E que se puede coger en la Plaza del Comercio, pero si no queremos hacerlo en tranvía disponemos de varias lineas de autobús que nos llevarán hasta allí. En concreto las lineas 714, 727, 728, 729 y 751. Además, la linea de ferrocarril que une Lisboa con Cascais, nos deja también en Belém. Para coger el tren a Cascais debemos acercarnos hasta la estación de Cais do Sodré.

Tarifas y horarios de vista:

– Entrada anticipada sin colas: 7.5 euros. (Puedes comprarla aqui).
– Entrada gratuita con Lisboa Card.

Existen descuentos y entradas combinadas. Para mas información consultar (en ingles o portugués) aquí.

Horarios:

– De Octubre a Abril: de10 a 17:30 h. (última entrada a las 17h.)
– De Mayo a Septiembre: de 10 a 18:30 h. (última entrada a las 17h.)
La torre se encuentra cerrada en las siguientes fechas: 1 de Enero, Domingo de Pascua, 1 de Mayo, 13 de Junio, 25 de Diciembre y todos los lunes.
– Dirección: Av. Brasília, 1400-038 Lisboa, Portugal
– Página web: http://www.torrebelem.pt/

Torre de Belem (Lisboa)

ALREDEDORES

Muchos son los lugares de interés que podemos encontrar en los alrededores de la torre. Tanto es así, que una sola tarde no da para abarcar todo, por lo que conviene planificar nuestras visitas para aprovechar al máximo el tiempo que dispongamos. Os voy a enumerar los más interesantes para que elijáis vuestra ruta particular.

– Mosteiro dos Jeronimos
– Museu de Marinha
– Padrão dos Descobrimentos
– Museu Nacional de Arqueología
– Museu Nacional dos Coches
– Museu Coleção Berardo
– Centro Cultural de Belém
– Planetario Calouste Gulbenkian
– Museu do Combatente

PASTELITOS DE BELÉM

No podemos irnos de Belém sin antes probar los mundialmente conocidos Pastelitos de Belém (Pastéis de Belém). Para ello debemos acercarnos hasta la Rua de Belém nº 84 a 92, muy cerquita del Monasterio de los Jerónimos (punto verde del mapa). Y es que desde 1834, los maestros pasteleros de Belém se han encargado de mantener en secreto la receta de sus deliciosos pastelitos, perdurando en el tiempo el sabor originario de la antigua pastelería portuguesa. Para conocer mas detalles sobre la historia, conocer otros productos, o hacer una reserva, podéis visitar su página web: http://pasteisdebelem.pt/es

Torre de Belem (Lisboa)

MIS IMPRESIONES

La Torre de Belém es uno de los monumentos más característicos y bellos de Lisboa, y no nos podemos ir sin descubrirlo. Conviene planificar la visita si queremos adentrarnos entre sus muros, ya que las colas son enormes a casi todas las horas del día. Si quieres evitarlas tienes la posibilidad de comprarlas online y entrar directamente (recomendadisimo) haciendo click aqui. Por fuera, su belleza exterior resulta fascinante; por dentro, cada esquina, cada rincón, parece retrotraernos al pasado. Es una pena que la masificación turistica impida disfrutarlo de otra manera porque es realmente precioso. Si no tienes intención de conocerlo por dentro, no pasa nada, las vistas hacia la torre bien merecen la pena.

Los alrededores nos ofrecen un sinfin de alternativas para que podamos pasar gran parte del día en la zona. El Monasterio de los Jerónimos es quizá el plato estrella, pero otros lugares como el Museo Nacional de los Coches, el Planetario, o el Museo de la Marina, entre otros, bien merecen una visita.

En definitiva, un lugar de visita obligada en tu viaje a Lisboa que no puedes pasar por alto. ¡Ah! ¡Y no te olvides de tu pastelito!

sm-citypacklisboa

¿Mas entradas sobre Lisboa? Click aqui.
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

2 Respuestas a “Torre de Belém: historia y belleza a orillas del Tajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s