Galleria Vittorio Emanuele II: brillo y glamour en Milán

Decía Molière, un dramaturgo y humorista francés que la belleza del rostro es frágil como una flor pasajera, pero que la belleza del alma es firme y segura. Seguramente no sabía que cuatrocientos años después serviría de inspiración para hablar de uno de los lugares probablemente más bellos del mundo: la Galleria Vittorio Emanuele II de Milán. Y es que como decía Molière, la belleza es firme y segura cuando reside en su alma. Y eso es lo que ocurre con la galería más famosa de la capital lombarda. ¿Te vienes a descubrirla?

IL SALOTTO DI MILANO

Así es como conocen los milaneses a la espectacular Galleria Vittorio Emanuele II: el Salón de Milán. Diseñada originalmente en 1861 y construida por Giuseppe Mengoni entre 1865 y 1877, la Galleria Vittorio Emanuele II, recibe su nombre del primer rey de la Italia unificada y atesora en su interior toda la esencia de lo que la ciudad es a día de hoy. Una esencia que se respira nada más adentrarte en ella y que perdura en la memoria para siempre.

Cubierta con preciosos arcos de cristal y hierro fundido, sus dos pasillos unificados en forma de cruz, moldean el ir y venir de la gente entre lugares históricos, tiendas de lujo y rincones fascinantes que hacen de este lugar una visita imprescindible. Y es que la Galleria Vittorio Emanuele II deja sin palabras por su belleza y elegancia, pudiendo descubrir lujosas tiendas de las mejores marcas, o tomar un delicioso (y caro) café en sus históricos bares, antes de apreciar los escudos de los Saboya, así como de las ciudades de Turín (el Toro), Roma (la Loba), Florencia (el Lirio) y Milán (la Cruz Roja).

QUE VER EN LA GALERIA

Adentrarse en la galería es ya de por si una experiencia pero… ¿sabías que en su interior podemos encontrar entre otros, uno de los cafés más antiguos de la ciudad? Se llama Caffè Biffi y fue fundado por Paolo Biffi en 1867. ¿Qué quién era Paolo Biffi? Pues ni más ni menos que el repostero del rey. Un establecimiento que perdura en el tiempo, y en el que, como en el Bar Campari, merece la pena detenerse a degustar un rico cappuccino.

Pero no solo de cafés vive la galería. Para los amantes de la gastronomía, podemos acercarnos hasta uno de los restaurantes mas prestigiosos de la ciudad, el Savini. Eso si, tendremos que rascarnos un poco el bolsillo para poder paladear sus exquisitas creaciones. Y quien dice un poco… dice un mucho.

Pero además de establecimientos hosteleros de renombre, la galería alberga, como no podía ser de otra forma, algunas de las firmas más importantes del panorama mundial de la moda: Prada, Gucci, Giorgio Armani, Louis Vuitton… Y lo cierto es que recorriendo la galería te das cuenta que probablemente no haya otro lugar en el mundo más adecuado para ello. Aunque si queremos vivir una experiencia verdaderamente glamourosa (y tenemos dinero para ello), podemos alojarnos en el exclusivisimo Hotel Town Galleria, ubicado en pleno corazón de la misma. Una experiencia al alcance de solo unos pocos.

Como ya he comentado antes, no podemos irnos sin acercarnos hasta los escudos de Turín, Roma, Florencia y Milán, que decoran la parte central de la galería. Cuenta la leyenda que aquellos que den tres vueltas sobre los testículos del toro del escudo de Turín, apoyando su talón y pidiendo un deseo, no solo lo verán cumplido, sino que volverán a visitar la ciudad en un futuro próximo.

ALREDEDORES

La Galleria Vittorio Emanuele II enlaza dos de los puntos de interés turístico más importantes de Milán. Su catedral, y el legendario Teatro alla Scala, uno de los teatros de ópera más importantes del mundo. A un paso de este último, podemos descubrir dos de los barrios más característicos de la capital de la moda: Brera y el Quadrilatero d’Oro. El primero, ensalza su lado más bohemio, albergando entre otros lugares de interés la Pinacoteca de Brera, mientras que el segundo nos envuelve entre cuatro calles de perdición donde las firmas más importantes del mundo muestran sus creaciones a precios prohibitivos de hasta cuatro y cinco cifras. Quien sabe si el destino hará cruzar nuestros caminos con algún que otro famoso.

Si volvemos a la zona del Duomo, podemos acercarnos a descubrir el Palazzo Reale (entrada gratis), con sus museos (de pago), mientras que si andamos un poquito más y dejamos atrás la catedral, nos espera un lugar inquietante y no tan conocido, oculto en la Iglesia de San Bernardino alle Ossa. ¿Te atreves a descubrirlo?

MIS IMPRESIONES

No hay otro lugar en Milán que resulte tan fascinante como la Galleria Vittorio Emanuele II. Y da igual si la visitas de día o de noche, porque cada rincón de la misma brilla con luz propia. Puede que no seas un/a fanático/a de la moda y el lujo, pero la visita es tan espectacular que vas a disfrutarlo como si lo fueras.

Si bien la presencia del Duomo parece restarle algo de importancia, nada más entrar te das cuenta de su belleza. Y es que estamos ante uno de los primeros centros comerciales del mundo, y seguramente, uno de los más bonitos. Solo el hecho de pasear bajo su cúpula acristalada es una auténtica gozada.

En definitiva una de esas visitas imprescindibles que no te puedes perder por nada del mundo en la capital de la moda italiana.

¿Mas entradas sobre Milán? Click aqui
Sígueme en Facebook: https://www.facebook.com/ElCuadernoViajero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s